,

CASA ARACENA

QUIÉN

Casa Aracena es una vivienda unifamiliar entremedianeras para una pareja con dos hijos jóvenes. Cuando contactaron con el estudio vivían en un piso pequeño, con deficiencias en iluminación natural y sin espacios exteriores. Tras pasar el confinamiento en una vivienda de esas características, deciden ponerla a la venta y construirse un nuevo hogar que mejore su calidad de vida y que les aporte todas esas cosas de las que carecían en su anterior vivienda.

DÓNDE

El solar donde pretenden construir se sitúa en la parte trasera de una casa familiar, donde actualmente existe una pequeña bodega-garaje autoconstruida. Uno de los condicionantes de partida es que la planta baja debía seguir teniendo ese uso, pero a su vez ser compatible con la construcción de una planta alta donde se ubicaría la nueva vivienda. Por tanto, debíamos derribar la construcción existente, y plantear una planta baja que albergue una bodega-garaje con conexión con la casa familiar en planta baja y con la nueva vivienda en planta alta.

QUÉ (NECESITAN)

Las necesidades estaban muy claras: una casa práctica, que funcione bien y que les aporte todo aquello que les faltaba en su anterior vivienda: interiores muy luminosos y ventilados, y espacios exteriores donde poder relajarse o hacer deporte.

CÓMO

La planta baja es el punto de conexión de toda la intervención. Se entiende como espacio de unión de ambas familias albergando el garaje común y la zona de celebraciones familiares.

En la planta alta se construye la nueva vivienda. Con la zona de noche, compuesta por el dormitorio principal y dos dormitorios individuales para los niños, que se vuelcan hacia la calle con orientación este. Esta zona de noche se encuentra separada de la de día mediante el paquete de servicio, de tal forma que los espacios de salón-comedor y cocina se abren hacia el patio trasero, que sirve de colchón con la otra casa. En este patio trasero, en planta alta, nos encontramos con una terraza a la que se accede desde el salón, y que busca una expansión del espacio de vida hacia el exterior. En la terraza se colocan elementos naturales, plantas y un estanque, que actúan como telón de fondo de la casa y proporcionan frescor y relajación a estos espacios.

En la cubierta se plantea un pequeño castillete que sirve de gimnasio, pero que puede abrirse completamente hacia la azotea de modo que toda la parte superior de la vivienda puede ser utilizada como zona de esparcimiento y deporte. En esta planta se plantea un lucernario que ilumina la escalera de acceso y simultáneamente el salón-comedor y el pequeño pasillo de conexión entre las zonas de día y noche. También servirá como chimenea de ventilación de toda la vivienda ya que estará automatizado para poder abrirse o cerrarse en función de las necesidades.

LOS MATERIALES

El presupuesto disponible para la ejecución de la obra nos obliga a buscar y seleccionar cuidadosamente los materiales a emplear. La casa se resuelve con materiales naturales y de fácil adquisición, todos disponibles en un radio inferior a 30 km, lo que favorece el control del presupuesto.

En el exterior se utiliza el mortero de cal, la piedra caliza y carpinterías de madera.  Y en el interior se utilizan materiales naturales como la madera, la caliza y el hormigón visto, junto con elementos de gres porcelánico y vidrio.

Este proyecto es un ejemplo de cómo, con poca inversión y con un objetivo claro, se puede mejorar tu calidad de vida. Y para ello, la arquitectura ofrece infinidad de recursos; solo hay que saber elegir bien.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.