, , ,

POTENCIAL DE MEJORA DE SAN JUAN DEL PUERTO Y LAS MARISMAS DEL TINTO

Después de resultar ganadores del primer premio en el concurso convocado por el Ayuntamiento de San Juan del Puerto para la Rehabilitación de las antiguas instalaciones ferroviarias para Centro de Interpretación de las Marismas y Salinas del Tinto, hoy analizamos las potencialidades del entorno.

PUESTA EN VALOR DEL ENTORNO

Hace unos años que San Juan del Puerto busca volver a mirar al río Tinto y sus marismas. Desde finales del siglo XIX hasta la actualidad, esa conexión entre la ciudad y el río se ha visto truncada por la presencia de la línea férrea de Riotinto, que transcurre paralela al río creando una barrera entre el municipio y su valioso entorno natural.

Los primeros trabajos para la construcción de esta línea comenzaron en 1873, y algunos años más tarde, cuando se dieron cuenta de la importancia estratégica de San Juan del Puerto en el tráfico de mercancías y personas, se levantó un pequeño apeadero. Viendo que no era suficiente, en el año 1900 se erigió una Estación.

El edificio, de titularidad municipal y catalogado por el PGOU, se destina a Centro de Interpretación de las Marismas y Salinas del Tinto, sirviendo de elemento de puesta en valor, interpretación y puerta de entrada al mismo. Se rehabilitará como espacio dotado de contenido, audiovisual y documental, que servirá para transmitir al visitante la importancia del enclave natural, patrimonial y cultural donde se ubica. Servirá como punto de entrada a una serie dotaciones y actividades distribuidas por el hábitat natural que conformará un programa amplio y atractivo al futuro usuario local, provincial y nacional, proyectándose hacia el futuro como un motor de desarrollo municipal, cimentado sobre los principios de sostenibilidad, innovación, accesibilidad, autosuficiencia energética, y baja huella de carbono.

Junto a la Estación, la Nave de Carga del Muelle se propone como edificio de apoyo para bar-cafetería del Centro de Interpretación, así como de los futuros espacios libres dotacionales de ocio y juegos, utilizando la plataforma elevada del Muelle como terraza-mirador hacia el entorno natural dispuesto al Sur.

Dichas intervenciones se ubican a ambos lados del acceso de la pasarela peatonal; elemento clave e iniciador de esta reconexión entre el municipio y su entorno. Desde su construcción se facilita y potencia el cruzar la vía desde el núcleo urbano. Tras la pasarela se continuó con la recuperación de otro punto clave: el Muelle del Tinto, un lugar emblemático para los sanjuaneros por la importancia que tuvo para el municipio la actividad marítima en siglos anteriores. Hoy en día se trata de un centro municipal de actividades náuticas, gracias a la reciente construcción de un pantalán para embarcaciones ligeras. Además, aún puede verse un pavimento sobre pilotes de madera conocido como “los palitos” que sirvió para ampliar el embarcadero hacia el río en el período de 1905 a 1919 en el que se produjo una renovación del ferrocarril.

Todas estas intervenciones junto con las que ocupan esta propuesta y las posibles que pudieran realizarse en el futuro seguirán generando un redescubrimiento y reconocimiento por parte de la ciudadanía del entorno natural de las Marismas, Salinas y el propio río Tinto. Todo este entorno se trata de un espacio natural único, enmarcado en el estuario del Tinto, que nos acerca el agua del Atlántico en cada subida de marea, siendo una de las pocas representaciones de este tipo de hábitat en Andalucía. Todo esto no hace más que conectar a la población con el germen primitivo de su fundación como municipio, el río Tinto y su marisma, recuperando la unión y el sentir que les pertenece y dejando atrás el sentimiento de desapego y alejamiento que el trazado férreo generó como barrera física y virtual que se prolongó durante casi siglo y medio en aras del progreso.

PROYECCIÓN DE FUTURO

Todas las ideas que marcan esta proyección de futuro, tienen el carácter de propuestas con visión a largo plazo. Son ideas que surgen después de un profundo análisis del municipio y todo su entorno, y de analizar todas sus potencialidades presentes y futuras

PROPUESTAS

, , ,

CENTRO DE INTERPRETACIÓN DE LAS MARISMAS Y SALINAS DEL TINTO

Primer premio en el concurso convocado por el Ayuntamiento de San Juan del Puerto para la Rehabilitación de las antiguas instalaciones ferroviarias para Centro de Interpretación de las Marismas y Salinas del Tinto.

HISTORIA DE LOS EDIFICIOS: IMPORTANCIA Y NECESIADAD DE LA REHABILITACIÓN

La antigua Estación de Rio Tinto, representa uno de los edificios más emblemáticos del municipio de San Juan del Puerto (Huelva). Se construyó como estación de viajeros de la línea férrea que unía Huelva y Riotinto tras la concesión de las minas de Riotinto, en el año 1873,  a la compañía The Rio Tinto Company Limited, y la construcción de la infraestructura ferroviaria entre la mina y el puerto de Huelva. El trazado ferroviario estuvo en funcionamiento hasta 1984.

El edificio de la estación fue adaptado a Centro de Interpretación de las Marismas y Salinas del Tinto hace más de una década mediante un proyecto de adaptación, dotándolo del aspecto y acabados actuales. La falta de uso tras su adaptación, así como el vandalismo, llevaron al deterioro y estado actual de dicha dotación, debiéndose proceder al cegado de huecos para evitar la ocupación continuada de la misma. Últimamente ha sido utilizado como almacén de material y útiles destinados a la construcción de la pasarela que cruza la línea de ferrocarril, que se inauguró en febrero de 2018, y que sobrevuela y desembarca al sur de la Estación.

La Nave de Carga se construyó como Almacén de Mercancías de la línea férrea entre Huelva y Riotinto. Albergó una carpintería y, en la actualidad, está siendo usada de forma privada para almacenamiento y establo.

La plataforma del Muelle de Carga constituía el muelle maniobras del Almacén de Mercancías, ambos elevados y dispuestos a la misma altura que los vagones que transitaban por la vía para facilitar las labores de carga y descarga. Presentaba un ramal propio para estas labores. En la actualidad, está siendo usado como cercado para animales de compañía.

La subvención concedida, procedente de la Línea 1 del Programa de Impulso a la Rehabilitación de Edificios Públicos de Entidades Locales (PIREP), marca los requisitos para devolver a la Estación a su estado óptimo para su uso como Centro de Interpretación de las Marismas y Salinas del Tinto (Edificio 1) y la Nave de Carga (Edificio 2) para que sea usada como cafetería y apoyo al Centro de Interpretación.

EL ENTORNO

Los dos edificios que se van a rehabilitar se encuentran en paralelo al trazado de las vías, en la margen sur. Entre ambas edificaciones se dispone una pasarela peatonal de reciente construcción, que cruza sobre las vías y conecta la Estación con el municipio de San Juan del Puerto. 

En la zona sur del trazado de vías se extienden las marismas de la ría del Tinto, de gran riqueza medioambiental, las antiguas Salinas de San Juan del Puerto y el antiguo Muelle de Carga del mineral. En paralelo a la vía férrea discurre un camino que puede entenderse como vía paisajística.

PUESTA EN VALOR DEL ENTORNO

Hace unos años que San Juan del Puerto busca volver a mirar al río Tinto y sus marismas. Desde finales del siglo XIX hasta la actualidad, esa conexión entre la ciudad y el río se ha visto truncada por la presencia de la línea férrea de Riotinto, que transcurre paralela al río creando una barrera entre el municipio y su valioso entorno natural.

El edificio de la estación, de titularidad municipal y catalogado por el PGOU, se destina a Centro de Interpretación de las Marismas y Salinas del Tinto, sirviendo de elemento de puesta en valor, interpretación y puerta de entrada al mismo. Se rehabilitará como espacio dotado de contenido, audiovisual y documental, que servirá para transmitir al visitante la importancia del enclave natural, patrimonial y cultural donde se ubica.

Junto a la Estación, la Nave de Carga del Muelle se propone como edificio de apoyo para bar-cafetería del Centro de Interpretación, así como de los futuros espacios libres dotacionales de ocio y juegos, utilizando la plataforma elevada del Muelle como terraza-mirador hacia el entorno natural dispuesto al Sur.

Dichas intervenciones se ubican a ambos lados del acceso de la pasarela peatonal; elemento clave e iniciador de esta reconexión entre el municipio y su entorno. Desde su construcción se facilita y potencia el cruzar la vía desde el núcleo urbano. Tras la pasarela se continuó con la recuperación de otro punto clave: el Muelle del Tinto, un lugar emblemático para los sanjuaneros por la importancia que tuvo para el municipio la actividad marítima en siglos anteriores. Hoy en día se trata de un centro municipal de actividades náuticas, gracias a la reciente construcción de un pantalán para embarcaciones ligeras. Además, aún puede verse un pavimento sobre pilotes de madera conocido como “los palitos” que sirvió para ampliar el embarcadero hacia el río en el período de 1905 a 1919 en el que se produjo una renovación del ferrocarril.

Todas estas intervenciones junto con las que ocupan esta propuesta y las posibles que pudieran realizarse en el futuro seguirán generando un redescubrimiento y reconocimiento por parte de la ciudadanía del entorno natural de las Marismas, Salinas y el propio río Tinto.

EDIFICIO 1 - ANTIGUA ESTACIÓN

La antigua Estación de San Juan del Puerto se rehabilitará para su uso como Centro de Interpretación de las Marismas y Salinas del Tinto, con el objetivo de que sea un edificio de consumo nulo, es decir, que utilice sólo energía procedente de fuentes renovables.

Manteniendo la estética y la volumetría de la Estación original, se interviene en el edificio para dotarlo con los estándares de calidad que marca el Código Técnico de la Edificación.

El edificio original tiene planta rectangular, se compone de dos crujías paralelas al trazado de las vías, con cubierta de teja a dos aguas. Presenta cuatro huecos en la fachada norte y sur y otros dos en cada una de las fachadas laterales. Tiene un porche en la fachada norte, la más próxima a las vías, que le confiere su tradicional imagen de estación.

La construcción de la pasarela peatonal ha modificado las condiciones del entorno y es necesario crear un nuevo acceso en la fachada sur, con una marquesina simétrica a la existente: zona de sombra, punto de llegada y de estancia de los visitantes. Se creará un banco corrido en la terraza sur para que los visitantes puedan observar el paisaje de la marisma.

El interior se dejará diáfano para su uso como zona expositiva con la salvedad de la inclusión de un aseo adaptado y punto de Información.

Se renovará la cubierta por completo debido a su mal estado de conservación, aprovechando la ocasión para dotarla de aislamiento y asegurar su impermeabilización. Se eliminará la tablazón existente del techo para dejar las vigas de cubiertas vistas y dotar de mayor calidad al espacio expositivo.

Se aprovechará la cubierta para la colocación de paneles fotovoltaicos, con capacidad suficiente de autogeneración eléctrica y almacenamiento suficiente con baterías. De esta manera, el edificio se encaminará hacia un consumo nulo.

EDIFICIO 2 - NAVE DE CARGA

Con esta intervención se pretende que este edificio sirva de apoyo al Centro de Interpretación, destinándolo a Bar.

La intención es mantener la estética y la volumetría existentes, manteniéndose los acabados exteriores, dotando el interior de las condiciones necesarias de habitabilidad, funcionalidad y salubridad. La carpintería se renovará, y se repondrán los acabados deteriorados dando un tratamiento antihumedad a las partes bajas de los muros de cerramiento.

Se trata de un edificio de pequeñas dimensiones, con muros de carga y cubierta de teja a dos aguas. Las fachadas presentan unos grandes huecos: el oeste se renovará como puerta de acceso, mientras que las otros serán grandes ventanales acristalados.

Al igual que en el Centro de Interpretación, se renovarán los faldones de cubierta, se repondrán todas las instalaciones y se dotará de confort térmico al espacio interior, mediante las instalaciones de climatización y renovación del aire interior. Se dotará de red de conexión a internet y, en la cubierta se dispondrán paneles fotovoltaicos.

, , ,

LA CASA DE BLAS INFANTE EN ISLA CRISTINA

NUESTRA PROPUESTA

Nuestra propuesta plantea una vuelta a los orígenes, a descubrir la esencia constructiva de la casa que habitó Blas Infante durante su estancia en Isla Cristina entre los años 1923 a 1931, donde tuvo sede su notaría y que él consideraba “su patria” por haber nacido allí sus dos hijas.

La casa, de estilo neomudéjar, tiene dos plantas de altura y sigue la tipología de las viviendas notables de la época: ventanas salientes, cancela del tipo sevillano, azulejería, etc. Su elemento más característico es la fachada de ladrillo visto, donde destacan los dos balcones de la planta superior con ajimez (ventana arqueada, dividida en el centro por una columna), únicos entre las viviendas de Isla Cristina. Influenciado por sus viajes a Marruecos, el interior estaba decorado al estilo morisco.

PUESTA EN VALOR DEL BIEN CATALOGADO

El estado actual de la vivienda presenta alteraciones que se han ido realizando con el paso de los años. La vivienda original partía de tres crujías, teniendo la tercera un saliente en la medianera, donde se encontraba originalmente la escalera. Es nuestra intención devolver la vivienda a su estado original, eliminando la escalera actual que le imprime a la casa un carácter de uso como si fueran dos apartamentos independientes, en vez de como un único espacio.

Se propone la eliminación de las particiones interiores, que desvirtúan la continuidad de los espacios, y las construcciones posteriores que dan a la calle Catalanes y que carecen de valor.

Una vez depurado el volumen original, se centran los esfuerzos en la puesta en valor de la fachada, la restauración de los forjados y la recuperación del patio original de la vivienda.

La fachada, elemento característico de la vivienda y que ha permanecido prácticamente invariable a lo largo de los años, se limpia y se retiran los elementos que generan caos (como el cableado aéreo, la antena, etc.). Se propone mantener los elementos singulares que le aportan carácter, como son los postes para el cableado, la placa que distingue la casa como “asegurada de incendio” y el azulejo conmemorativo.

Además de restaurar la cerrajería existente, se renuevan las carpinterías exteriores para mejorar su eficiencia energética y se recupera la ventana con arco superior de los ajimez.  

Debido a su mal estado de conservación, se hace necesario la demolición de los forjados y se propone la reconstrucción con la misma tipología, con vigas de madera, alfarjías y entrevigado cerámico.

El patio es el epicentro de la vida de la casa andaluza: sus paredes blancas, sus azulejos sevillanos, el agua del pozo. Una vez retirada la higuera que lo tiene colonizado, el patio vuelve a relucir con sus paredes llenas de macetas. Se mantienen los huecos de ventanas que nos permiten ver el patio. Es un lugar que nos invita a estar en su interior.

Para apoyar esta edificación original, se amplía la vivienda aprovechando la disponibilidad del solar colindante ubicado en el nº 8 de la calle Catalanes. Se construye una pieza de dos alturas, con fachada hacia la calle Sevilla, que contiene los espacios servidores (ascensor accesible, núcleo de aseos, instalaciones, archivo/almacén) y que sirve de charnela entre la vivienda original y la ampliación.

Si volumen original se dedica fundamentalmente a espacios expositivos abiertos al público, con una oficina en la primera crujía y zona de atención al público a continuación del zagúan, que organice la llegada de visitantes; en la ampliación se construye una sala de uso mixto, equipada para impartir cursos, conferencias, charlas o servir como espacio expositivo adicional y volcada al nuevo patio trasero.

Esta sala polivalente se plantea con una estructura metálica continua y una partición móvil acristalada que permite que, una vez abierta, la partición quede oculta en el armario adosado a fachada, y la sala y el patio se fundan como un único espacio continuo. 

La propia estructura metálica se convierte en una pérgola vegetal que favorece el uso del patio en los meses de verano y la creación de una zona intermedia entre el uso interior y exterior.

COHERENCIA DE LA INTERVENCIÓN

Teniendo la fachada de ladrillo como punto de partida y el volumen original de la vivienda como eje vertebrador de la propuesta, obtenemos un espacio expositivo muy versátil,  con una sucesión de  salas contiguas que permiten un recorrido libre por la planta y facilita el futuro proyecto museístico.

Aprovechando la disponibilidad del solar anexo, se construye una pieza de dos plantas de altura, que alberga los espacios servidores, permite la accesibilidad de la planta alta y es donde se ubican los aseos e instalaciones, para que estos usos no distorsionen el volumen original.

Se amplía el espacio expositivo con una sala multiusos en planta baja que se puede abrir completamente al patio trasero. Esta ampliación da fachada a las calles Sevilla y Catalanes y se remata con una cubierta vegetal, que sirve como zona de esparcimiento de planta alta o espacio expositivo exterior.

En el diseño de las fachadas se han tomado elementos de celosías tradicionales llevados a un diseño contemporáneo. En la fachada a la calle Sevilla se replica el ajimez original, con el diseño de un hueco alargado, que se parte en dos por un pilar metálico. De un lado, en el patio, el hueco exterior remarcado por la pérgola vegetal y del otro, la ventana interior sobre el armario donde se recogen las instalaciones y la partición plegable. De esta manera, la realidad del nuevo espacio construido se divide en dos por ese gran ventanal móvil, igual que el hueco del ajimez queda partido por la columna de fundición.

INTEGRACIÓN CON EL ENTORNO

La casa de Blas Infante se encuentra en el nº 7 de la calle Diego Pérez Pascual, antigua calle Real, y forma parte de la “Ruta de Blas Infante” que es un recorrido por la Isla Cristina peatonal, donde se desarrolló la vida laboral, social y cultural de Blas Infante.

Ya se está llevando a cabo una puesta en valor de toda la ruta, desde el muelle, la plaza de Las Flores, y el Paseo del Chocolate. Nuestra propuesta, además, abre el nuevo patio a las calles Sevilla y Catalanes, creando un triángulo cultural con vértice en la plaza de Las Flores, pasando por la biblioteca e integrando este nuevo contenedor cultural en esas dos calles, ya peatonales del centro histórico, pero con un carácter más secundario y que se verían revitalizadas.

La gran puerta trasera permite la realización de actividades al aire libre, con acceso desde la calle Catalanes y de forma independiente al del resto de la casa si fuera necesario.

,

CAL

Si hablamos de cal todos tenemos en mente la imagen de los pueblos blancos que salpican el territorio andaluz. Todos hemos crecido viendo a nuestros abuelos “encalar” las casas anualmente y hemos sido testigos de cómo, paulatinamente, se dejó de utilizar la cal. No podríamos decir exactamente cual fue el momento en el que las pinturas plásticas irrumpieron en nuestras vidas sustituyendo a la cal, o en cuando fue la primera vez que un constructor nos miró raro al prescribir mortero de cal más allá de su uso en el mortero bastardo para el agarre de la teja.

PROPIEDADES

La realidad es que la cal es un material natural con múltiples cualidades que la hacen idónea para su uso en edificación:

  • Absorbe CO2 durante el proceso de endurecimiento ayudando a purificar el ambiente.
  • Con un proceso de fabricación natural se obtienen formas diversas libres de productos químicos, se trata de un producto natural con muy poco procesado. Es un material ecológico y respetuoso con el medio ambiente. El ciclo de la cal está dentro de la economía circular.
  • Tiene propiedades antisépticas: su alta alcalinidad evita la proliferación de microorganismos. Esta propiedad era muy importante en una época con poco acceso a la medicina y donde ésta no se encontraba muy desarrollada. Era su forma de prevenir frente a epidemias.
  • Es transpirable al vapor de agua y a su vez impermeable al agua en estado líquido: en obras de rehabilitación conviene utilizar materiales transpirables que dejen respirar al muro y evite que la humedad se quede atrapada en el mismo, lo que sucede con las pinturas plásticas. Esta ventaja se puede aprovechar igualmente en obra nueva.
  • Reducen el consumo energético gracias a sus propiedades aislantes: su color blanco refleja la radiación solar, evitando que los muros absorban energía térmica y logrando interiores más frescos.

HISTORIA

La fabricación de la cal es un proceso artesanal que generó una industria propia en Andalucía, focalizándose en Morón de la Frontera. La cercanía a las canteras de la Sierra de Esparteros, con una pureza de material del 98% de carbonato cálcico, favorecieron la creación de hornos de cal que todavía a día de hoy siguen activos.

Para la construcción de un horno de cal se elegía un terreno con pendiente considerable, cerca de la cantera de caliza y no muy lejos de donde se iba a extraer la leña.

Se construía la caja exterior mediante paredes de piedra en seco con las juntas de arcilla, era la olla. La olla contaba con unos 4 metros de diámetro y unos 2 metros de profundidad. Dejando 2 aberturas en la parte inferior, una la puerta por donde se metería la leña y la otra para ventilación del horno.

A continuación, se colocaban todas las capas de piedra caliza, manualmente, eligiendo la disposición según el tamaño de las piedras y sin ningún tipo de conglomerante.

Se remataba con un “sombrero” compuesto por una capa de cal y arcilla para impedir que el fuego saliera del horno.

El proceso tradicional podría durar varios días (según la capacidad del horno), hasta que el maestro calero daba el visto bueno. La piedra caliza se había convertido en cal viva.

En la provincia de Huelva tenemos nuestra propia cultura calera en el pueblo serrano de Santa Ana la Real.

HORNOS DE CAL DE SANTA ANA LA REAL

La industria calera de Santa Ana la Real generó una identidad y caracterizó sus relaciones con las poblaciones vecinas. Le sirvió para diversificar su economía en una comarca fuertemente marcada por la agricultura, la ganadería y la minería. Se trataba además de una actividad que se integraba a la perfección en el entorno pues demandaba para su funcionamiento recursos naturales presentes en su espacio circundante: carbonato cálcico como materia prima y leña y matorral como fuentes de energía.

Llegó a contar con una quincena de hornos que producían unos 23.000 kilos de cal en sus momentos álgidos. Pero la llegada del cemento, con una irrupción brusca y generalizada, devino en la desaparición de la industria calera.

En 1999 la Asociación Cultural Valle de Santa Ana impulsó la patrimonialización de los hornos, que fueron incluidos en el Catálogo General de Patrimonio Histórico de Andalucía.

El último horno de cal de Santa Ana la Real se apagó en 1966 y no fue hasta febrero de 2022 que tuvo lugar una nueva cocción en el “Horno del Evaristillo” tras su restauración.

Actualmente se puede recorrer el patrimonio calero de Santa Ana la Real a través del Sendero de los Hornos de Cal.

CONCLUSIONES

Como venimos diciendo habitualmente, para continuar avanzando en sostenibilidad hay que mirar hacia atrás. Las técnicas tradicionales esconden un saber popular que puede ayudarnos hoy en día a conseguir el confort sin aumentar la huella de carbono.

Nos hemos acostumbrado tanto a instalar sistemas de climatización que no concebimos construir desde el ahorro pasivo.

La cal está presente en la edificación en forma de morteros y pinturas, incluso como puente de unión entre materiales. Es un material igual o más versátil que el cemento.

El uso de la cal en sus múltiples formas ayuda a mantener los interiores frescos, a evitar la proliferación de microorganismos, a que los muros transpiren y su plasticidad hace que absorba mejor las dilataciones debidas a los cambios térmicos.

La durabilidad de la cal es mayor que la del hormigón, los restos más antiguos de cal datan del 6.000 a.C mientras que cemento se viene usando en los últimos 200 años y no se prevé esa durabilidad.

Su hándicap reside en que la cal es más cara que el cemento. Debemos aprender a mirar al futuro y priorizar el ahorro que genera a largo plazo sobre la inversión inmediata.

Fuentes: IAPH, Catálogo General de Patrimonio Histórico de Andalucía, periódicos de la provincia de Huelva y Gordillos Cal de Morón.

, ,

LA PLAZA DE LA IGLESIA DE MOGUER.

NUESTRA PROPUESTA

La propuesta se basa en un estudio histórico de este espacio urbano, analizando y recuperando los elementos que han marcado su carácter y que más se han repetido a lo largo de los diferentes estados en los que se ha encontrado esta zona del municipio.

Los primeros documentos que encontramos de la plaza datan del s.XVI, en los que se puede ver como al espacio que hoy se llama plaza Ntra. Sra. De Montemayor se le denominaba como “Campo de Santa María”. Del mismo modo, a la zona ubicada frente a la entrada principal de la iglesia se le conocía como “Placeta de la Iglesia”.

Aunque hoy en desuso, en la tradición medieval, el término campo estaba muy extendido por toda Europa. El nombre procede de que antiguamente estos espacios eran prados para obtener pastos o terrenos cultivados como huertos, incluso en algunos casos eran utilizados como cementerios.

En muchas ciudades, la vida social, comercial y religiosa giraba alrededor del campo. Sobre los campos  gravitaban numerosas actividades cotidianas: el mercado, las tiendas artesanales, las iglesias con sus cementerios, los juegos de los niños y el abastecimiento del agua. Los campos poseían, la mayoría de las veces en el centro, uno o más pozos, que antiguamente eran las únicas fuentes de aprovisionamiento de agua de la ciudad.

Los campos más grandes, debido a su extensión, se convertían a veces en lugar de manifestaciones al aire libre, como ceremonias religiosas, corridas de toros, espectáculos circenses, procesiones, torneos o discursos de grandes predicadores. La progresiva centralización de los servicios de la ciudad empezó a debilitar la función del campo como centro de reunión.

Una de las ideas principales de la propuesta es recuperar el carácter de campo de ese espacio, llevándolo al siglo XXI. Además de esto, otra de las intenciones importantes es la recuperación y puesta en valor del espacio que se encuentra frente a la puerta principal de entrada a la iglesia, o “Puerta del Sol”. La que se conocía como Placeta de la Iglesia, no era más que una zona de carga y descarga, así como lugar de paso de tráfico rodado, y actúaba más como una especie de rotonda para vehículos que como un espacio previo de entrada a un edificio de indudable valor. La intención es devolverle ese carácter de antesala del templo, crear un espacio de reunión que pusiera en valor y enfatizara la entrada principal. Se amplia el pódium existente eliminando la actual escalera y creando una gran escalinata que conecta en todo su perímetro el pódium con la superficie inferior que se encuentra a una altura aproximada de -1,20 m. A su vez, esta escalinata sirve de graderío y elimina esa sensación de desconexión entre ambas cotas, generando una zona mucha más amplia frente a la puerta principal y regalando un nuevo espacio público a la ciudad.

Todo esto se  consigue empleando los mismos materiales en ambas superficies, con una base de un granito blanco sobre la que aparecen bandas de granito beige, con un tono muy parecido al de la iglesia, que además responden a las pilastras de la propia fachada y se extienden hasta llegar al encuentro de dicho espacio con las fachadas de las viviendas adyacentes.

Otra de las cuestiones importantes a resolver es la mejora de accesibilidad e integración de todo el entorno de la iglesia.

Repasando la documentación fotográfica de las diferentes décadas se aprecia como la plaza siempre fue mucho más accesible y diáfana, permitiendo un espacio de reunión social. Además, utilizaba los árboles para crear espacios de sombra y descanso.

Si bien nos encontramos con una superficie prácticamente a nivel en la zona norte, conforme bajamos hacia la zona de la puerta principal, la diferencia de cota entre el viario y la plataforma de la plaza llegaba a alcanzar hasta una altura de 1,40 m. Esto, junto con los arriates colocados en los años 80, hacían que se redujera el espacio público utilizable por los peatones y limitara el acceso a la plaza.

En esta actuación se eliminan todas esas barreras arquitectónicas, dotándolo de un carácter peatonal y se relegan a los vehículos a un acceso restringido (residentes, carga y descarga y emergencias).

Se sustituye la fuente central por dos más pequeñas, focalizando la atención sobre la iglesia, y especialmente sobre sus portadas barrocas de ladrillos avitolados. Como hacíamos en el espacio de la puerta principal, volvemos a jugar con un pavimento base de granito blanco y con bandas de granito beige que focalicen la atención sobre la fachada de la iglesia, haciendo protagonista al edificio de este espacio urbano.

Respecto a la vegetación, se conservan los naranjos y palmeras existentes, manteniéndolos en su sitio o trasplantando algunos a ubicaciones que coincidan mejor con la nueva ordenación. Además de los naranjos y palmeras, se colocan algunos árboles de mayor porte, en lugares estratégicos para proporcionar espacios de sombra y frescor, creando zonas más agradables y vivibles. Sumado a las dos fuentes, de pequeña escala, buscando el placentero sonido del agua al caer.

MATERIALES Y MOBILIARIO

La forma de materializar la propuesta es bastante sencilla, buscando una uniformidad y elegancia en toda la intervención.

Partimos de una superficie base de granito blanco alba en módulo de 45×90 cm sobre el que aparecen el resto de elementos. En primer lugar, las bandas de granito silvestre moreno en formato 45×45 cm, de tono muy parecido al de la fachada restaurada, que se distribuyen siguiendo los ritmos de pilastras de las fachadas de la iglesia y se prolongan hasta encontrarse con las edificaciones que delimitan este espacio urbano.

Las escalinatas-graderío se forman mediante escalones macizos de granito. Los propios bancos surgen del pavimento como bloques de granito macizo (con sección 45×45 cm) y se entremezclan con 6 bancos de fundición de estilo modernista, cuyo origen se vincula a la ciudad de Moguer y que hoy se encuentran en los espacios públicos de medio mundo.

La intervención propone reutilizar todas las farolas, tanto de pie como de pared, existentes en la actualidad en este espacio público. Son de estilo fernandino y enlazan con los bancos de fundición. Existe también una iluminación ambiental para embellecer aún más las fachadas de la iglesia y convertir el espacio público en un verdadero “espacio escénico”.

Se diseñan dos fuentes ornamentales personalizadas para la plaza. Estan construidas en granito en su perímetro, siguiendo el mismo módulo de la solería y los bancos. Y su parte interior, donde está el agua, se acabará mediante azulejos artesanales lacados a mano en color verde botella. Además poseerá un mascarón construido en granito beige desde donde se verterá el agua mediante una pieza cilíndrica de latón.

Tal como se ha indicado, se respeta la vegetación existente, a base de naranjos y palmeras, pero se acompaña con algunas especies que proyecten más sombra colocadas en lugares estratégicos. Además, existen algunos parterres a nivel del suelo siguiendo el mismo módulo, que restan dureza a la plaza y donde se pueden plantar flores de temporada u otra especie de vegetación baja, en clara referencia al espíritu de campo que originó este espacio urbano.

INTEGRACIÓN DE LOS RESTOS ARQUEOLÓGICOS

La torre de la iglesia de Nuestra Señora de la Granada es el único elemento que se conserva de la iglesia que se alzaba en la misma ubicación. Las obras de ejecución de la plaza han sacado a la luz parte de los cimientos del templo mudéjar del siglo XIV que han permitido a los arqueólogos confirmar el trazado de la primitiva iglesia, girada respecto de la actual y que seguía la alineación de la torre, esta última más pequeña y más baja en su etapa mudéjar.

Su relevancia reside en permitirnos conocer el trazado de los muros perimetrales del templo y estimar su escala. La cota y la imposibilidad de lograr una conservación con garantías han llevado a su correcta protección y su posterior tapado. Sin embargo, la huella de lo encontrado se ha trasladado a la plaza mediante el trazado de una tira de latón empotrada en la solería.

, , ,

LA PLAZA DEL PESCADO

El centro histórico de Moguer es Conjunto Histórico y Sitio Histórico por pertenecer a los Lugares Colombinos. Dentro de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado “Moguer 2020” (EDUSI), el Ayuntamiento de Moguer ha llevado a cabo la recuperación del antiguo Mercado de Abastos y su entorno inmediato, regenerando el tejido urbano y revitalizando el mercado municipal y aledaños.

EL MERCADO Y SU ENTORNO

El mercado municipal es un edifico de dos plantas edificado aproximadamente en 1960. Anexo a él, se alzaba el edificio de las cámaras frigoríficas, una construcción de una planta que pudiera ser del s. XIX.

Este conjunto edificado, pese a su céntrica localización, genera en su entorno un espacio degradado debido a su inadecuada integración en la trama y el paisaje urbanos. Ocupa una apertura de la manzana donde se asienta el ayuntamiento, apertura efectuada por la calle Diego Lozano que deja espacios marginales que habría que adecuar e incorporar a la actuación de regeneración urbana necesaria.

EL MERCADO HOY

El antiguo mercado y las cámaras frigoríficas se situaban sobre un solar con una superficie de 597 m². El Mercado se desarrollaba en dos plantas y una azotea no transitable. El edificio de cámaras frigoríficas se desarrollaba en una sola planta de altura y estaba anexado al edificio principal de mercado.

Ligado al espacio del mercado está el tramo colindante de la calle Mercado y la calle/plazuela de Diego Lozano, espacios que se han integrado funcionalmente con la actuación y que supone otros 700 m².

El edificio del mercado dispone de dos plantas; la planta baja se dedica a mercado mientras que la planta alta se destina a asociaciones. Sobre esta segunda planta aparece un gran volumen central con lucernario a dos aguas, alrededor de este volumen aparece también una terraza perimetral al aire libre. Esta planta se podría entender como una tercera planta construida dado el impacto visual que genera.

Mercado-Maquetaestadoprevio Mercado-Maquetareformado

REGENERACIÓN URBANA

Con este proyecto se pretende recuperar un área residencial degradada y revitalizarla con actividades económicas y dotacionales adecuadas a las necesidades actuales.

Se plantea una remodelación urbana que mejore las relaciones de la edificación con su entorno, mediante la rehabilitación integral del conjunto de la edificación constituida por el mercado y las cámaras y la nueva ordenación de los espacios colindantes de las calles Mercado y Diego Lozano. Se mantienen las alineaciones existentes y la altura máxima que es de dos plantas con salida a una terraza con castillete de acceso e instalaciones.

Se propone el vaciado de ambos edificios (mercado y cámaras) y la reconstrucción en su interior de un nuevo edificio de dos plantas más terraza, que da respuesta al programa funcional y a su integración con el entorno, al diferente carácter de los dos inmuebles que ocupa (mercado de s. XX y cámaras del s. XIX) y al contacto o proximidad con los edificios inmediatos.

La dificultad de la intervención radica en la necesidad de conservar, mejorar y potenciar las bondades del sistema constructivo utilizado, su organización espacial y su lenguaje urbano. Para ello se redistribuyen los metros actuales de forma que se pudo elevar una planta las edificaciones de borde que conectan con la trama urbana circundante, alineando las alturas en la calle Mercado y la plazuela de Diego Lozano.

Así se consigue liberar la cubierta y mejorar las vistas de la Torre, recuperando un espacio secundario y convirtiéndolo en la culminación de los usos del edificio.

EL NUEVO MERCADO

La propuesta busca potenciar el orden estructural y espacial original transmitido a través de cuatro “torres” en las esquinas, conectadas por huecos alargados horizontalmente. Se acentúan aún más esas “torres”, elevando los dos volúmenes extremos una planta y transformando los huecos horizontales en verticales de mayor superficie, para mejorar la iluminación y ventilación interior, y conectando los espacios interiores y exteriores, recuperando el espíritu de espacio abierto del antiguo mercado que existía antes de la construcción del actual. Se trataba de un espacio cubierto con estructura metálica pero abierto en todo su perímetro.

Exteriormente el edifico se muestra enfoscado y pintado en color blanco, con zócalos de piedra caliza, creando una fachada uniforme y acorde con el entorno. Se colocan carpinterías en tonos oscuros y sin cerrajería exterior.

El interior está acabado con materiales y terminaciones en colores claros, que provocan un espacio neutro e iluminado en el que serán los propios productos del mercado, las personas y el mobiliario los que aportan color al edificio. Como único punto de color de la propuesta se plantea que los lucernarios-chimeneas de ventilación, situados en la cubierta vayan terminados con los colores de la bandera de Moguer (azul y amarillo) haciendo un guiño al carácter municipal del edificio.

EL MERCADO RESULTANTE

La planta baja del edificio resultante se dedica al uso original de mercado, incluyendo también puestos de restauración. La planta primera se destina a escuela de hostelería, un uso vinculado directamente a la planta baja. Se plantea la extensión del uso de restauración a la azotea del conjunto y a la plazuela anexa al edificio.

Los parámetros tipológicos y formales de la nueva edificación respetan los propios del Conjunto histórico, mejorando asimismo la relación de la edificación con su entorno más inmediato, su accesibilidad y con la incorporación de materiales y acabados más acordes al lugar donde se ubica y a la singularidad de los usos a los que se destina.

Puedes ver toda la propuesta aquí.

, ,

PISCINA DAS MARÉS DE ÁLVARO SIZA. #VISITAAHAUS

piscinas de Leca de Palmeria de Siza.

Hemos estado en Oporto y hemos visitado las piscinas de Leça de Palmeria de Álvaro Siza

El verano es el momento idóneo para estar con la familia y hacer una de las cosas que más nos gusta, una #VisitaAhaus. Nos desplazamos a Oporto y dedicamos una mañana soleada a conocer este archiconocido proyecto de Álvaro Siza, declarado Monumento Nacional en 2011.

A continuación, lo que necesitas saber si quieres visitarla: localización, transporte, precio, etc.

PREPARATIVOS PARA LA VISITA

Cómo bien recomendiendan en Jot Down: “Si van a Oporto y solo pueden ver una cosa, visiten las Piscinas das Marés de Álvaro Siza”. Alto y Claro. Si estás pensando en ir a Oporto, te recomendamos que reserves un día para acercarte a Matosinhos.

En la web de la Casa de la Arquitectura del ministerio de cultura Portugués puedes reservar una visita guiada por 4 obras de Siza, incluidas estas Piscinas. Muy recomendable si te interesa hacer una inmersión en la obra del maestro portugués. Pero de lo que hoy te hablamos es de un día de playa en familia. 

 Porque cuando viajas con un arquitecto, ya todos sabemos lo que pasa…

LOCALIZACIÓN Y TRANSPORTE: CÓMO IR

Las piscinas se encuentran en la avenida de la Libertad de Matosinhos, una ciudad costera al norte de Oporto.  Desde el centro de Oporto, se puede llegar en metro (línea A), tren (desde la estación de San Bento, cuya visita es obligada) e incluso en bicicleta. Si tenéis coche, tardarás sólo 20-25 minutos en llegar y hay bastante aparcamiento disponible por la zona.

Llegar a las piscinas ya es una experiencia en sí.  En 2006, Álvaro Siza (40 años después de la construcción de las piscinas) es el encargado de la Ordenación de la  Avenida Marginal de Leça da Palmeira (2006). La marginal es una tramo de costa de 2 km de rocas y arena, que terminan en el faro y la capilla de Boa Nova.

Se trata de un límite, una alargada frontera entre la costa y el bravo océano, frente la periferia confusa de la ciudad. Es un espacio claramente horizontal con un faro como contrapunto. Sin embargo, el crecimiento de la ciudad estaba poniendo en peligro la armonía reinante.   El proyecto de Siza transforma lo que era una carretera en una calle con carácter urbano, ordenando las circulaciones y los aparcamientos. De esta forma, la parte que limita con la costa, se reserva para el uso del peatón y la aparición de vegetación. Esta actuación se caracteriza por el respeto por la horizontalidad del lugar, el cuidado extremo de los pavimentos y la presencia de un muro como límite entre lo natural y lo artificial.

Llegarás paseando a las piscinas y tu primera percepción de ellas será verlas y disfrutarlas desde arriba. Ponerlas en escala y en contexto.

PRECIO Y ACCESO

Una rampa de hormigón visto te conducirá hacia la entrada al nivel de las piscinas. Puedes comprar la entrada sobre la marcha y te pondrán una pulsera de color en función de si vas a pasar allí medio día o el día completo.

Los niños pagan una entrada reducida y, si son menores de dos años, tendrán la entrada gratuita.

Os recomendamos ir temprano si queréis apreciar el edificio con menos bañistas. Abren a las 9:00h y cierran a las 19:00h.

Es recomendable contar como mínimo con dos horas para la visita. Si el tiempo acompaña quizás te apetezca pasar el día, pero ten en cuenta de que es probable que el agua esté bastante fría.

LAS PISCINAS DAS MARÉS

Nos gustan los proyectos que saben integrarse en el entorno, nos gustan los proyectos que perduran en el tiempo, nos gustan los proyectos que acercan las personas a la naturaleza y por supuesto, nos gustan los proyectos de Álvaro Siza.

Aunque se trate de un proyecto archiconocido, y aunque hayan pasado 60 años desde su construcción, las piscinas das Marés en Matosinhos siguen enamorando al visitante.

Siza sólo tenía 28 años cuando recibió el encargo para la construcción de unas piscinas de agua salada que proporcionaran una zona segura de baño, ya que el Atlántico no se presta a un baño tranquilo. Pero la edad nada tiene que ver con la genialidad y en este caso Siza supo ver que las piscinas no podían ser un elemento aislado, que ni estuviera en la ciudad ni estuviera en el mar, las piscinas eran el nexo de unión y, como tal, la intervención debía ser respetuosa con el mar y con la ciudad

Proyectó dos vasos de piscina, una para niños y otra para adultos, que se integraban en la orografía existente y que se ejecutaban en hormigón visto, de esta manera la roca natural y la artificial convivían en armonía. No existen formas puras, todo se difumina y lo proyectado se convierte en naturaleza.

El edificio que alberga las instalaciones se sitúa a cota intermedia entre la ciudad y las piscinas, paralela al paseo superior y mimetizándose con el entorno y formando parte del paisaje. El acceso se realiza a través de una rampa de muros ciegos que te aleja del ruido y te acerca a la naturaleza. En los vestuarios predominan la madera embreada y los tiradores de acero, y las instalaciones quedan vistas.

Nada de artificio y nada que distraiga de lo esencial: lo natural.  

ÚLTIMAS RECOMENDACIONES

Vive la experiencia de ponerte la ropa de baño en los vestuarios.

Extiende tu toalla entre las rocas.

Toma el sol.

Lee.

Date un baño.

Pide un café.

Mira el paisaje.

, ,

EL CENTRO HISTÓRICO

El centro histórico de Moguer es Conjunto Histórico y Sitio Histórico por pertenecer a los Lugares Colombinos. Dentro de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado “Moguer 2020” (EDUSI), el Ayuntamiento de Moguer nos encarga la Ordenación del entorno de Nuestra Señora de la Granada y espacios adyacentes.

Dado el ámbito espacial y las singularidades del Conjunto Histórico (hablamos de una superficie cercana a las 50 hectáreas, con uso global residencial, un gran número de bodegas, así como destacadas edificaciones singulares tales como el Monasterio de Santa Clara, el Convento de San Francisco, el antiguo Hospital del Corpus Christi, la Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Granada, el edificio del Ayuntamiento, los lugares vinculados con Juan Ramón Jiménez,…), desde el Ayuntamiento de Moguer pusieron en marcha una serie de actuaciones de regeneración del espacio urbano en torno a los espacios públicos y edificaciones para la puesta en valor de los mismos y la revitalización del patrimonio histórico del municipio.

El centro neurálgico de la actividad moguereña está conformado por “las cuatro Plazas” (Plaza del Marqués, Plaza del Cabildo, Plaza de las Monjas, y la que nos ocupa; Plaza de la Iglesia), conformando un itinerario cultural en torno a destacados inmuebles tales como el Monasterio de Santa Clara, el Ayuntamiento o la parroquia de Santa María de la Granada.

En la última década, se han desarrollado múltiples actuaciones en las Plazas de las Monjas, del Cabildo y del Marqués, así como en las calles que conectan las mismas: calle Burgos y Mazo, calle Reyes Católicos, calle Almirante Hernández Pinzón y las calles Francisco Hernández Pinzón y Francisco Garfias. En todas estas intervenciones se ha utilizado una plataforma única y prestando especial cuidado a la estética, con pavimentos en piedra natural y diseños geométricos.

Se consigue así generar un entorno peatonal y accesible al centro urbano y, a la vez, poner en valor los edificios de interés situados en sus inmediaciones (Ayuntamiento, Iglesia de Nuestra Señora de la Granada, Convento de Santa Clara, Casa Museo de Juan Ramón Jiménez,…).

De todos estos espacios, el entorno de la Iglesia Nuestra Señora de la Granada es el último de los que quedaban por intervenir, para que se entendiera como una parte integrante de la red de itinerarios y espacios culturales del municipio.

LA IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE LA GRANADA

Se trata de una iglesia de aspecto catedralicio, del S.XVIII, erigida sobre los restos de una antigua parroquia mudéjar del S.XIV Con sus 5 naves, y grandes dimensiones, se trata del mayor templo religioso de la provincia de Huelva.

Recién restaurada la parroquia de Nuestra Señora de la Granada, que preside la denominada coloquialmente Plaza de la iglesia, era la oportunidad perfecta para revitalizar una de las zonas más emblemáticas de todo el municipio.

Antes de la intervención, los alrededores de la iglesia de la Granada estaban divididos en cuatro espacios diferenciados: la Plaza Nuestra Señora de Montemayor (de unos 1.000 m2), la zona de viario rodado que bordeaba la plaza, el espacio situado frente a la puerta principal de la iglesia, conocida como la “Puerta del Sol” y la calle Tras Iglesia.  No podemos olvidar el “Patio de los Naranjos”, en el lateral este de la parroquia, que aunque no es objeto de esta intervención, termina de configurar el entorno del edificio religioso. Todos estos espacios ocupan una superficie aproximada de 3.150 m2.

El principal espacio se situaba en un lateral de la iglesia y se configuraba como una plaza adosada al inmueble, sin relación con éste, rodeada de zonas de tráfico rodado y aparcamientos. El aspecto de ese estado previo es fruto de la remodelación realizada a principios de los 80 del siglo pasado y es ajena al espacio donde se sitúa, configurándose en torno a una gran fuente circular y delimitada por espacios ajardinados como elementos de protección frente al tráfico rodado que la circundaba. 

La fuente es, quizás, el más desafortunado de todos esos elementos, ya que provocaba un funcionamiento circular de todo este espacio y focalizaba toda la atención sobre el punto central en vez de hacia la iglesia, que es el elemento más importante de todo el entorno y el que da origen a esta apertura de la trama urbana.

La plaza tiene dos esculturas. Por un lado, el “Idilio de Abril” que representa el pasaje juanramoniano del mismo nombre y, por otro lado, un  “Sagrado Corazón de Jesús”, que se encontraba escondido bajo la torre.

La configuración poco accesible, su dudosa estética y la predominancia del vehículo frente al peatón, hacían de esta plaza un espacio público poco versátil y ajeno a los  valores históricos y culturales de su entorno.

¿CUÁL ES TU OBRA FAVORITA? 1/3

Después de ver los videos de Stepien y Barnó en los que un grupo de arquitectos hablan de sus obras favoritas, nos quedamos con muchas ganas de ver imágenes de todas esas obras y saber un poco más de ellas, y nos consta que no solo nos pasó a nosotros… Interesante por descubrir obras no tan conocidas y la visión personal de cada arquitecto en relación a ellas.

Hoy repasamos las obras favoritas de ANNA I EUGENI BACH, SANTIAGO DE MOLINA, ALMUDENA DE BENITO y JAVIER GARCÍA LIBRERO. Os invitamos a descubrirlas con nosotros.

El entorno doméstico debe ofrecer un espacio de recogimiento donde poder meditar y buscar respuestas críticas a la cultura consumista y a la orientación urbanística, ofrecer un espacio alternativo donde retirarse, estar en calma, un refugio. Un lugar donde plantear y reconsiderar la relación entre los medios de comunicación, la sociedad de consumo y la forma de habitar.

2-KRESGE COLLEGE – Charles W Moore, 1969-1974. Campus de Santa Cruz de la Universidad de California, Estados Unidos.

Esta obra recoge muchas ideas y formas de hacer arquitectura de este arquitecto. El complejo está formado por edificios colocados irregularmente formando un pequeño «pueblo» compuesto por bloques con habitaciones y edificios que sirven para otras funciones, “una plaza europea en un bosque americano”. Esta es una obra representativa de Cahres W. Moore. Destacan las dobles fachadas que tienen muchos edificios y los Super Graphics que hay en algunos de ellos. La gran funcionalidad del complejo hace que se cumpla la intención de Moore de que los alumnos disfruten su estancia.

3-LOYOLA LAW SCHOOL – Frank Gerhy, 1978-1996. Los Ángeles, Estados Unidos.

Gehry tratando de mezclar a pequeña escala todas las tipologías clásicas posibles con un lenguaje contemporáneo en su momento (una pequeña iglesia con campanile como pequeña capilla albina, un pequeño juzgado central como mezcla de templos en planta pero de volumen prismático, etc, etc..) Una mezcla de edificios postmodernos con guiños a elementos clásicos que formalizan una plaza con espíritu antiguo.

“Una plaza rodeada de edificios con un lenguaje exuberante”.

1-CONVENTO DE SAINTE MAIRE DE LA TOURETTE – Le Corbusier, 1957-1960. Lyon, Francia.

El paisaje, el cielo y las nubes que pasan en movimiento se perciben y se apropian de la composición. “De fondo nos encontramos la planta del monasterio tradicional que Le Corbusier descompone con su visión cubista”. El monasterio fue construido para ser utilizado como Iglesia, residencia y lugar de aprendizaje para los frailes dominicos. La Tourette es uno de los edificios más importantes del movimiento moderno.

2-ERMITA DE SAN BAUDELIO DE BERLANGA – Desconocido, siglo XI. Soria, España.

La ermita fue construida a finales del siglo XI por artesanos, posiblemente, mozárabes. El arabismo es evidente en la linterna y en la tribuna. Su situación en la tierra (de nadie) fronteriza entre cristianos y musulmanes puede justificar la mezcla de influencias. “Por fuera es un cubo muy sencillo que no dice mucho, situado además en un paisaje bastante agreste. Pero una vez que se pasa al interior, la cosa cambia, entras un lugar que es bastante fantástico, casi como un jardín interior hecho de arquitectura”.

3-SANTA SOFÍA – Isidoro de Mileto, Antemio de Trales, año inauguración 537. Estambul, Turquía.

Todo un clásico de la historia de la arquitectura. “Edificio que se reconstruye varias veces y que sirve de claro ejemplo de la capacidad que tiene la arquitectura para ofrecer versiones mejoradas de una misma cosa a través de los siglos y las intervenciones.

1-SPACE NEEDLE – Edward E. Carlson, 1962. Seattle, Estados Unidos.

Es una estructura de 184 m de altura y pesa unas 9550 toneladas, colocando el centro de gravedad de la torre apenas a un metro del nivel del suelo. Para llegar a la cima es necesario tomar un ascensor que tarda tan sólo unos segundos en subir. Actualmente es un restaurante giratorio, desde donde se puede apreciar toda la ciudad de Seattle.

Está construida para soportar vientos de hasta 320 km/h y terremotos de hasta magnitud 9.5 en la escala de magnitud de momento.

“Una obra increíble de arquitectura e ingeniería”.

2-CÚPULA DEL REICHSTAG – Norman Foster, 1992-1999. Berlín, Alemania.

El principio inspirador ha sido, de hecho, el de hacer públicamente más accesible la acción de gobierno; de aquí, la elección de crear una única entrada para el público y para los políticos, y de predisponer, en la primera planta, de una pared de vidrio, con vista directa a las salas del parlamento.

Junto a la relación con el edificio preexistente, Foster ha elegido conservar algunas huellas del pasado, que emergieron durante los trabajos de demolición y dejar visible la relación entre lo nuevo y lo viejo, respetando la instalación de la estructura originaria.

Completamente diferente a la anterior es, en cambio, la nueva cúpula: una futurística estructura de vidrio y acero, en cuyo interior dos tramos helicoidales conducen a un área de observación, justo en correspondencia con la sala de plenos.

3-CENTRO CULTURAL GEORGE POMPIDOU – Richard Rogers y Renzo Piano, 1977. París, Francia.

El museo fue concebido como un gran container vacío, moldeable según las necesidades de cada evento, y rodeado por una envoltura tecnológica compuesta por los sistemas técnicos que sirven a ese gran espacio: la piel de vidrio con sus vigorosas estructuras metálicas de soporte, los conductos y equipos de acondicionamiento de aire y las escaleras mecánicas que conectan los diversos niveles del edificio.

“Edificio muy rompedor, muy archigram. Muy interesante también por la operación urbanística que plantearon. Construyeron solo la mitad del solar y el la otra mitad crearon un espacio público, una plaza.”

4-VILLA TUGENDHAT – Mies Van Der Rohe y Lilly Reich, 1928-1930. Brno, República Checa.

Al igual que en Barcelona, Mies empleó aquí el mismo principio de «planta libre» y «espacio fluido»; junto a los soportes cruciformes y cromados utilizó de nuevo las pantallas de piedras preciosas, como un bloque de ónix hasta el techo, que se extendía en paralelo a lo largo de la mansión y separaba la zona de trabajo de la sala de estar, así como un tabique semicircular revestido de madera de ébano de Macasar que preservaba la zona comedor del espacio restante.
Otros elementos adicionales, como cortinas de seda en tonos suaves y muebles, diseñados en su totalidad por Mies en colaboración con Lilly Reich, contribuyeron, además, a distribuir la zona principal de la estancia polivalente.

1-RASCAINFIERNOS – Fernando Higueras, 1972. Madrid, España.

Para Higueras la vivienda, como tipología, debía asemejarse a vivir en una cueva. Por ello, excavó a pico y pala un hueco en su jardín de 9 x 9 metros de lado, donde crearía luego su refugio bajo tierra. A pesar de estar enterrada a siete metros, el hábitat posee una calidad espacial que invita a quedarse; un enorme lucernario de doble altura con cuatro claraboyas ventila e ilumina con una luz cenital las piezas del hogar convirtiéndolo en un espacio agradable para vivir.

“Es uno de los espacios más sobrecogedores en los que he podido estar. Recomiendo su visita totalmente.”

2-PISCINAS DAS MARÉS– Álvaro Siza, 1961-1966. Matoshinos, Oporto, Portugal.

Se trata de piscinas de agua salada situadas en contacto directo con el mar sobre un macizo rocoso, por lo que el arquitecto quiso incorporar al lugar como parte imprescindible del proyecto.

Así, sin modificar el terreno, generó las piscinas con la mínima intervención posible. Los muros de las piscinas se extienden hacia el mar y se funden con la roca natural y el nivel del agua está estudiado de tal forma que los bañistas no puedan casi distinguir donde termina lo artificial y donde empieza lo natural, de modo que prácticamente uno pueda llegar a pensar mientras nada en ellas que se encuentra en alguna suerte de estanque natural generado por el ir y venir de las mareas.

“No hay un lugar mejor donde pasar una tarde de verano. Un lugar mágico sin duda”.

3-MUSEO GUGGENHEIM– Frank Lloyd Wright, 1956-1959. Nueva York, Estados Unidos.

El edificio en sí mismo se convirtió en una obra de arte. Desde la calle, el edificio parece una cinta blanca enrollada en forma cilíndrica, levemente más ancha en la cima que abajo. Internamente, las galerías forman un espiral. Así, el visitante ve las obras mientras camina por la rampa helicoidal ascendente iluminada, como un paseo.

Para su diseño se inspiró en un “ziggurat”, templo babilónico piramidal escalonado, invertido.

“No creo que haya un museo igual que este en ningún sitio del mundo. Ni tampoco que haya una experiencia museística como la que ofrece este museo”.

REALES ATARAZANAS DE SEVILLA

Las Reales Atarazanas de Sevilla constituyen un ejemplo magnífico de arquitectura industrial que ha llegado a nuestros tiempos muy maltratado.  Estuvieron en funcionamiento entre los siglos XIII y XV y por el camino se han ido perdiendo sus naves y su identidad.

Su ubicación es estratégica, se ubica fuera de la muralla, entre la Puerta del Carbón y el Postigo del Aceite y acompañada por la Torre del Oro y la Torre de la Plata. Se trata de una construcción en fábrica de ladrillo visto de corte gótico y mudéjar, que muestra el influjo almohade en las construcciones sevillanas medievales  de la época.

Su principal cometido fue la construcción de galeras (una en cada nave), que era el único tipo de embarcación que se podía construir en su interior debido a su diseño. Cuando éstas fueron perdiendo potencia bélica frente a las naos y las carracas, se abandonó el uso de astillero y se destinó a almacén comercial.

Atarazana significa astillero, su especialidad era la construcción de galeras y frente a las 17 naves se encontraba una explanada de arena que llegaba hasta la orilla del Guadalquivir. De ahí que el nombre del barrio donde se ubica sea “El Arenal”.

De las 17 naves originales quedan en pie 7: cinco se demolieron o se mutilaron para la construcción del Hospital de la Caridad y otras cinco se demolieron para la ejecución de la Delegación de Hacienda. El abandono de su actividad como astillero provocó que se asignaran diferentes usos al edificio que fueron modificando su configuración.

A finales del siglo XVI se modificó para alojar la Aduana de Indias y Artillería. Posteriormente en la nave 8 se construye la Iglesia de San Jorge y en las cuatro naves contiguas se adosa lo que posteriormente sería el Hospital de la Caridad. En su interior se pueden encontrar todavía algunos de los arcos originales, aunque en general el edificio ha “sobrescrito” la edificación original con nuevos arcos, columnas y detalles barrocos.

Desde el siglo XVIII hasta el XX alojó la Real Maestranza de Artillería, habilitándose como almacenes las bóvedas de las naves 2, 4 y 6. La Aduana, ya en desuso, fue demolida en 1940 para construir la Delegación de Hacienda.

Las 7 naves que quedan en pie son una muestra del potencial de la época, siendo los astilleros medievales más antiguos y de mayor dimensión de su época. Sorprende saber que el suelo interior del edificio actual no es el original, sino que es el resultado de las sucesivas riadas del Guadalquivir y que enterrada se encuentra una longitud igual a la que se eleva desde la cota existente. Las excavaciones arqueológicas han dejado a la vista la cota original en la zona de estudio.

Su último uso conocido fue como sala de exposición de Centro Andaluz de Arte Contemporáneo. La Junta de Andalucía firmó en 2009 un convenio con La Caixa para su cesión por 75 años y la ejecución del CaixaForum en su interior pero pero la falta de consenso entre Cultura, la entidad financiera y el proyecto presentado por Vazquez Consuegra Arquitectos paralizó el proyecto y llevó a la construcción del actual CaixaForum en la Cartuja.

El edificio ha estado desocupado hasta febrero de 2022 cuando finalmente se ha llegado a un acuerdo entre todas las partes y han comenzado las obras para albergar el gran centro cultural proyectado por Guillermo Vázquez Consuegra.

Durante el tiempo que ha estado en desuso ha sido escenario del rodaje de Juego de Tronos para recrear las criptas de la Fortaleza Roja en 2016, y de La Peste en 2017.

Para los arquitectos que estudiamos en la Universidad de Sevilla se trató, en la mayoría de los casos, de nuestro primer acercamiento al dibujo. Sus arcos, bóvedas, naves, varias cotas, interpretación de lo original, lo modificado y lo desaparecido… La complejidad de su historia nos brindó la oportunidad de enfocar los trabajos académicos desde varias perspectivas.

En AHAUS lo recordamos con mucho cariño.

Fuentes: Wikipedia, Diario de Sevilla, Fundación La Caixa y Estudio Vázquez Consuegra, Tesis Doctoral de Julia Molino Barrero, Plano de Antonio Collantes de Teherán. Infografías del departamentos de infografías del Diario de Sevilla. Fotografías de Javier Serrano Fajardo y Google.

, , ,

30 VIVIENDAS PROTEGIDAS EN ARACENA

Propuesta presentada por AHAUS arquitectos al concurso público licitado por el Ayuntamiento de Aracena para la rehabilitación del antiguo cuartel de la Guardia Civil y su reconversión en 30 alojamientos protegidos para alquiler.

EL ANTIGUO CUARTEL

El Antiguo Cuartel de la Guardia Civil de Aracena data de la Segunda República y fue construido en la ladera del castillo. Resuelve la implantación de los volúmenes mediante terrazas que se conectan por escaleras. El acceso principal se sitúa en la Avenida de Huelva, en una posición predominante respecto al vial, dada la diferencia de cota, que se resuelve con un gran basamento de piedra. Además del acceso principal cuenta con un acceso a la terraza central desde la calle San José.

El edificio tiene forma de U. Sobre el zócalo de piedra se alza el edificio principal: un volumen blanco de una planta de altura, en el que destaca la portada central de piedra con una escalinata de acceso y que lleva al visitante al recibidor del edificio, con la típica solería empedrada de Aracena. Las alas laterales y el volumen que avanza hacia el patio se encuentran a una cota superior, a ellos se accede mediante escaleras interiores del edificio.

El patio del Cuartel se encuentra flanqueado por dos volúmenes de apartamentos, uno al este y otro al oeste, de dos plantas cada uno que no conectan interiormente con el edificio principal. El edificio este cuenta además con un semisótano que queda enterrado en el patio interior pero tiene ventanas hacia el exterior, debido a las condiciones de la parcela.

La estructura de las edificaciones se resuelve con muros de carga de ladrillo y cubiertas a dos aguas acabadas con teja árabe. Los forjados intermedios se componen de viguetas metálicas y entrevigado cerámico. Las carpinterías de madera pintada en colores oscuros se presentan en ritmos verticales en todos los alzados.

NUESTRA PROPUESTA

El programa de necesidades desglosa los 30 alojamientos necesarios de la siguiente forma: 5 alojamientos de un dormitorio, 2 alojamientos de un dormitorio accesibles, 21 alojamientos de dos dormitorios y 2 alojamientos de tres dormitorios.

Partiendo de la base de la conservación de la volumetría existente, se hace evidente que los metros construidos no son suficientes para albergar el programa exigido. Se propone la ejecución de un nuevo volumen de dos plantas que cierre el patio central hacia el sur.

Este nuevo volumen viene a completar una composición volcada hacia los espacios exteriores, reivindicándolos como parte del proyecto.

Se conserva el recibidor empedrado del edificio principal y su conexión con el patio. Este eje, tanto formal como visual, encuentra continuación en el nuevo edificio que se propone en el patio. Allí encuentra su reflejo en la escalinata que salva el desnivel y en el gran espacio central abierto que divide el edificio en dos partes. Se favorecen las vistas hacia el Castillo que corona el cerro.

Se establecen tres niveles para la implantación de los alojamientos:

  1. Cota actual de las alas laterales del edificio principal. (+1.00m)
  2. Cota actual de la entreplanta en los edificios de dos plantas. (+2.50m)
  3. Cota actual de la primera planta de los edificios de dos plantas. (+5.50m).

Se han minimizado los recorridos interiores de los volúmenes, colocando las entradas de los apartamentos siempre desde espacio exterior. Esta idea sencilla hace mejorar notablemente la funcionalidad de este tipo de edificios, así como garantizar la accesibilidad universal a la mayoría de espacios.

Para ello se ha generado un elemento integrador, que recoge los tres lados del patio (este, sur y oeste), dejando que destaque el edificio principal por su diferencia volumétrica. Este elemento integrador se materializa en forma de celosía que cierra las galerías de acceso a los apartamentos en los bloques de dos plantas. Su diseño se inspira en motivos de estilo mudéjar presentes en el Castillo de Aracena, claro dominador de la ladera donde se emplaza este conjunto de apartamentos.

EDIFICIO PRINCIPAL (1 PLANTA)

Aquí se sitúan los 2 alojamientos de 3 dormitorios y 4 alojamientos de 2 dormitorios. Repartidos de forma simétrica respecto al eje y a la cota +1.00m, se accede a ellos desde el patio. Se conserva la fachada a la Avenida Huelva y se modifican los huecos al patio para dar respuesta al nuevo programa. El volumen que se adelanta hacia el patio acoge zonas comunes, que se vuelcan hacia el exterior.

EDIFICIOS LATERALES  (2 PLANTAS)

Se conserva la volumetría de ambos, respetando las fachadas a la Avenida Huelva y modificando las interiores. En las plantas situadas a cota +2.50m se colocan 2 apartamentos de 2 dormitorios y uno de 1 dormitorio (en cada una), la misma configuración se repite en la planta superior (cota +5.50m).

EDIFICIO DE NUEVA CONSTRUCCIÓN (2 PLANTAS)

Se genera un nuevo volumen lineal al sur del patio que se adaptará a los niveles anteriormente nombrados (+2.50m planta baja y +5.50m planta primera) y que cierra el conjunto, respetando las volumetrías preexistentes.

En la planta baja se sitúan zonas comunes, los 2 alojamientos de 1 dormitorio accesibles y 2 alojamientos de 2 dormitorios. En la planta primera se colocan los alojamientos restantes: 7 alojamientos de 2 dormitorios y 1 alojamiento de 1 dormitorio. Se dividen en dos paquetes situados a los lados del espacio central que surge como reflejo del eje existente en el edificio principal.

Las zonas comunes, junto a las viviendas accesibles se plantean como espacios de reunión, donde se puedan impartir charlas y clases o realizar actividades grupales, siendo posible su compartimentación. Estas salas se conciben como espacios en constante relación con el exterior a través de grandes paños acristalados hacia el castillo. En la zona común más al oeste además, este muro de cristal se curva como respuesta a la calle San José que sube bordeando la parcela.

LOS ACCESOS

Como ya hemos indicado, el acceso desde la Avenida de Huelva se conserva por su valor patrimonial y su importancia en la composición del Antiguo Cuartel. Sin embargo, se hace necesario la creación de un itinerario accesible.

Para ello no existe mejor opción que recurrir al acceso ya existente desde la calle San José. Éste se encuentra a cota de vial exterior y comunica con la terraza inmediatamente superior al patio, actualmente a cota +3.20m.  Se propone el rebaje de la terraza hasta la cota +2.50m (70 centímetros menos), incluyendo una rampa en el interior de la parcela.

De esta forma se consigue que las plantas bajas de los tres volúmenes de dos plantas se encuentren a la cota del itinerario accesible. Incluyen rampas accesibles para bajar al patio central, tan solo 1.50m por debajo de la cota de planta baja. También se incluye una escalera en el eje de la composición.

El acceso a la planta alta es común tanto para el nuevo edificio como para las alas laterales existentes, mediante dos escaleras que sirve de nexo de unión entre lo nuevo y lo viejo. Esta decisión de eliminar las escaleras interiores de las alas laterales dado su mal estado de conservación nos posibilita que quepan tres alojamientos por planta y minimizar los metros construidos de espacios de circulación.

Estos espacios de circulación se formalizan mediante un sistema de galerías rematadas por celosías permeables que unifican toda la nueva intervención y crean un telón de fondo sobre el que admirar y revalorizar aún más el conjunto arquitectónico que formaba el antiguo cuartel de la Guardia Civil.

EL DISEÑO

La propuesta se ha diseñado pensando en la completa integración con el conjunto existente, a la vez que muestra su contemporaneidad y hace un guiño a la historia de la ciudad de Aracena.

Se ha estudiado la arquitectura de la zona para la mejor comprensión de las necesidades, la cultura y el respeto al valor patrimonial de Aracena.

Es por ello que el diseño de las celosías que cierran las galerías hacia el patio recupera un patrón mudéjar presente en la torre de la Iglesia Prioral Ntra. Sra. del Mayor Dolor, uno de los edificios más emblemáticos de Aracena y que se sitúa en lo más alto de la ladera dominando todo el entorno.

Se diseña un panel tipo de 2.00 x 3.00m que incluye un hueco central al igual que en el diseño original.

LA MAQUETA

, ,

CASA VIVAS

Cuando tenemos que intervenir en un edificio existente, lo primero que hacemos es analizarlo constructiva y espacialmente para poder imaginarnos las posibilidades que puede ofrecernos en el futuro. No optamos por la vía rápida del derribo ni por la conservadora de restaurar por restaurar. Tenemos que estar totalmente seguros antes de tomar una decisión. Como si de un médico se tratara, nos dedicamos a buscar un diagnóstico del edificio para ver si basta con una aspirina, si hay que usar el bisturí o si la enfermedad realmente no tiene solución.

LA VIVIENDA EXISTENTE

Casa Vivas es una vivienda de los años 40 de estilo señorial. Se trata de una vivienda familiar que ha acogido a tres generaciones de la familia Vivas y ha ido creciendo con ella. Cuenta con un edificio principal de dos plantas con una fachada de ritmos verticales y recercados con cerrajería típica de la época. El acceso se sitúa en el eje central de la misma. Un pretil remata su fachada ocultado la cubierta inclinada a dos aguas de teja.

Su composición interior, de muros de carga paralelos a fachada y altos techos con forjado de revoltones, es continuación natural del exterior. Las estancias que se generan en el interior están muy compartimentadas, conforme a la forma de entender la vivienda en el siglo pasado.

En su llegada al patio el edificio original se desvirtúa con la aparición de un anexo longitudinal en la medianera norte. Una serie de edificaciones en línea albergan una ampliación posterior donde se ubicaban la cocina, una salita y un trastero. Al fondo de la parcela se alza la edificación más reciente del conjunto: un anexo de dos plantas para almacenaje que queda desvinculado del resto de edificaciones.

¿POR QUÉ UNA REHABILITACIÓN?

Casa Vivas nos muestra las bondades de las construcciones de comienzos del siglo XX y nos desvela sus puntos débiles. La sucesión de vanos de altos techos abovedados pierde su potencia a causa de la extrema compartimentación de la planta.

La composición de fachada, sobria y monocroma a pesar de las molduras que rematan sus extremos, nos habla de una preocupación por la imagen y la posición social.

La vivienda era el mayor exponente del estatus de una persona y en este caso la vivienda resultante goza de gran potencial. El gran vínculo emocional de la familia Vivas con la casa ha favorecido su conservación a lo largo de los años y le han permitido llegar a 2020 manteniendo sus características principales.

Frente a la posibilidad de haber construido una nueva vivienda, estas características avalan la decisión de rehabilitar la vivienda existente, adaptándola a las necesidades de lo propiedad, potenciando sus puntos fuertes y actuando sobre los débiles.

LAS CLAVES DE LA INTERVENCIÓN

La intervención se centra en la planta baja del edificio principal de Casa Vivas y en sus anexos en el patio, espacio suficiente para albergar el programa completo de una vivienda. La planta superior y el edificio del fondo de la parcela quedan al margen.

Cuando llegamos a Casa Vivas, el edificio principal se encontraba muy afectado por humedades de capilaridad, fruto de los sistemas constructivos de la época. Durante el proceso de diseño y proyecto, se fueron atajando estas patologías interviniendo sobre el arranque de los muros de carga hasta que han quedado solucionadas.

LA MATERIALIZACIÓN DE LA CASA

Casa Vivas está compuesta por anchos muros de carga encalados y pintados en blanco, con carpinterías de madera con contraventanas y techos de revoltones pintados en blanco.

La intervención no pretende eliminar el alma de la casa. Es por ello que se mantiene el color blanco como vector principal y se introduce el gris como elemento de contraste y para realzar las líneas.

Se sustituyen las carpinterías de fachada por otras con mejores prestaciones térmicas y acústicas, pero siempre manteniendo el estilo formal y la gama grisácea. Tanto las cerrajerías como el zócalo se pintarán en color gris.

Se ha buscado diferenciar la casa original de lo nuevo construido, con diferentes materiales pero todos ellos tradicionales. Así, el volumen de nueva planta del patio se ejecutará con ladrillo cara vista en tono gris. El muro de fachada, ciego en la cocina, se vuelve permeable en el patio de servicio, creando un juego de vistas entre ambos exteriores.

El acceso a la planta superior se realiza por una escalera que queda semioculta tras el muro perforado del patio. Es una escalera de servicio, liviana, que sube con una chapa plegada que parece que casi no tocara el suelo.

En el centro del patio se coloca una pequeña piscina integrada en la suave pendiente hacia el edificio del fondo. La pavimentación del patio se realiza con el mismo ladrillo cara vista gris, con diferente aparejo, incorporando césped en la zona que rodea a la piscina.

El gran voladizo en L de hormigón, que protege ambas fachadas, se horada coincidiendo con la ventana del salón para permitir la entrada del principal material en la arquitectura, la luz. El vuelo se pliega sobre sí mismo hasta apoyar en el suelo, generando en su camino un banco empotrado del mismo material.

Como remate del nuevo volumen, donde termina el voladizo de hormigón y empieza el muro de ladrillo perforado, se ha deconstruido la esquina, en un homenaje a Mies Van der Rohe.

“El momento decisivo en un proyecto de rehabilitación nunca está en el dibujo. El éxito está en consensuar unas claves de actuación que respeten el edificio original a la vez que lo actualicen a las nuevas necesidades. Eso, y un extremo cuidado en la materialización, seña común de todos nuestros proyectos.”

, , ,

ESPACIO SANFA FE

ESPACIO SANTA FE es la propuesta presentada por AHAUS arquitectos junto al arquitecto José Álvarez Checa al concurso público licitado por el Ayuntamiento de Huelva. El objetivo era rehabilitar el antiguo mercado de Santa Fe (Huelva), declarado B.I.C., y su entorno inmediato. Esta propuesta obtuvo el segundo premio.

Se trataba de consolidar los elementos estructurales para asegurar la estabilidad del edificio y frenar su deterioro y, por otro lado, rehabilitar el interior dotándolo de un nuevo uso multicultural, poniendo en valor las características arquitectónicas del edificio.

Espacio Santa Fe – Render interior

LA IMPORTANCIA DEL EDIFICIO

El antiguo mercado de Santa Fe es un ejemplo de arquitectura industrial de vidrio y hierro. Es un edificio único, de planta cuadrada concéntrica y cubierta resuelta mediante estructura metálica de tipo Polonceau, a lo que hay que sumar sus destacadas fachadas de fábrica de ladrillo con lenguaje historicista.

Cualquier intervención que se realizara en él debía permitir la percepción del patio central como espacio unitario, y el entendimiento de su configuración originaria como mercado cubierto característico del siglo XIX.

A la hora de diseñar el edificio, el arquitecto Manuel Pérez quiso crear un espacio cubierto diáfano solo interrumpido por las columnas de fundición, de una esbeltez que las hacía casi invisibles. La originalidad del proyecto está en utilizar el sistema Polonceau, inicialmente pensado para cubiertas a dos aguas, a un edificio más complejo, a cuatro aguas y distintas alturas. Diseñó el edificio con la máxima luz que le permitía esta técnica: 25 m.

Ésta decisión convierte al Mercado de Santa Fe en un ejemplar único. No existe ningún o