, ,

LA CASA ROCIERA

EXPLORANDO LA IDENTIDAD DE EL ROCÍO

En el corazón de la provincia de Huelva yace una joya arquitectónica única: la aldea de El Rocío en Almonte. Este enclave, rico en tradición y espiritualidad, ofrece una interesante perspectiva sobre el urbanismo y la arquitectura vernácula.

Sus calles de arena, sus edificaciones de líneas simples y su diseño urbano orgánico nos transportan a tiempos pasados, cuando la vida se desenvolvía en armonía con la naturaleza circundante.

Originariamente las casas de El Rocío eran un ejemplo perfecto de la arquitectura vernácula. Construidas principalmente con materiales locales como madera, barro y caña, estas viviendas reflejaban la sabiduría ancestral de adaptarse al entorno.

Hoy en día, las viviendas se renuevan con materiales más duraderos y modernos, pero sin perder su esencia. Sus fachadas encaladas brillan bajo el sol.

ORIGEN DE LA ALDEA

La aldea de El Rocío tiene sus raíces en una mezcla de historia, tradición y devoción religiosa. Su origen se remonta al siglo XIII, cuando se construyó una pequeña ermita en honor a la Virgen del Rocío. 

A lo largo de los siglos, El Rocío se convirtió en un importante centro de peregrinación mariana en Andalucía, atrayendo a miles de fieles cada año, especialmente durante la Romería del Rocío, una de las celebraciones religiosas más grandes y populares de España.

El desarrollo de la aldea estuvo estrechamente ligado a la devoción a la Virgen del Rocío y al flujo constante de peregrinos que visitaban el santuario. Con el tiempo, se construyeron casas, tabernas y otros servicios para atender las necesidades de los visitantes, dando lugar a la formación de una comunidad permanente en torno al santuario.

LA CASA ROCIERA

La estructura tipológica de la casa rociera se emparenta con la arquitectura doméstica almonteña, que tiene en la casa agrícola su mejor ejemplo, basado en la entrada única por el frente del edificio, tres crujías paralelas a fachada, con corral y alpende al fondo, generalmente sin salida por ser medianero al fondo con otra casa.

La choza rociera, articulada por el eje que la atraviesa desde la puerta al corral, se acopla con un esquema ordenadamente inverso al de la casa agrícola almonteña, en la disposición de los usos domésticos dentro de una doble o triple crujía interiores.

En su interior, primero las chozas y luego las casas rocieras, albergan el programa funcional propio de un medio rural de ocupación masiva y temporalmente puntual coincidiendo con la romería, peregrinaciones y demás celebraciones. Tradicionalmente, frente al mero lugar de descanso, cobra mucha importancia el espacio común del salón, inmediato a la entrada, donde se lleva a cabo la vida diaria con una concurrida afluencia de personas: recepción, reunión y fiesta.  El patio y el corral o cuadras, incluían la cocina y aseos, hoy estructurados más convencionalmente. En muchos casos el corral posterior, donde cabía la cuadra, era un cercado que incluía un pequeño huerto, hoy desaparecido.

La evolución de la choza hasta la casa rociera reciente bebe de referencias como las de las barriadas onubenses del arquitecto Alejandro Herrero o el conocidísimo poblado de Esquivel  obra de Alejandro de la Sota (fotografía abajo). 

Casas de una sola planta han cedido el paso a las de dos alturas, que arriba multiplican sus dormitorios y cuartos de baño y definen más claramente los usos de las respectivas estancias y dependencias, más privadas que las de la planta baja.

La fachada, comúnmente, tiene una resolución urbana doméstica, de huecos verticales con rejas, apariencia regionalista y abundante iconografía de la Virgen y otros temas rocieros, muchos resueltos con la habitual presencia de la cerámica. Las cubiertas suelen ser inclinadas con teja árabe (o incluso machihembradas industriales) o cubiertas planas con azotea a la andaluza, en detrimento de las soluciones vegetales con cubierta de castañuela, enea o cañizo y soportada por una estructura de palos como el de las primitivas chozas.

Los porches delanteros suelen delimitarse con pretiles bajos de fábrica, que sirven de banco y que los aldeanos llaman poyos. También se utilizan rollizos de madera, que además sirven para el atado de caballos delante de la puerta de la casa, en el centro de la fachada.

En contraposición a la fachada principal, la trasera doméstica se hace hacia un callejón de aspecto netamente rural, con tapias ciegas y portones para el acceso de carruajes y animales. Esta fachada de tono menor, se corresponde en paralelo con la de las casas de enfrente, configurando una calle puramente de servicio.

Mención especial merecen las parcelas en esquina, que pueden abrir huecos en las dos fachadas principales y tener porche en ambas fachadas.

, ,

BETI JAI. #VISITAAHAUS

¿Cómo acaba un frontón de pelota vasca en mitad de Madrid?

#VisitaAHAUS a BETI JAI

Que la corte real de la reina María Cristina veraneara en el País Vasco hizo que aumentara la afición por la pelota vasca. El traslado estacional de la Reina tenía un impacto económico en dicho deporte; el inmediato era el incremento de espectadores y en segundo plano el crecimiento de las apuestas vinculadas. Sin embargo, cuando la corte volvía a Madrid el negocio descendía.

El empresario José Arana vio una oportunidad clara y encargó al arquitecto Joaquín Rucoba la construcción de un frontón en Madrid. Así fue como el 29 de mayo de 1894 se inaugura el Beti Jai madrileño con la asistencia de la Reina y un aforo de 4000 espectadores.

El edificio está formado por un cuerpo principal de planta trapezoidal, un cuerpo en forma de “L” curvada (el graderío), el espacio de juego delante de éste (cancha y frontón, con su pared izquierda reforzada por contrafuertes escalonados exteriores) y finalmente, en el ángulo de la “L” se levanta un cuerpo secundario de forma triangular.

El cuerpo principal, con fachada a la calle Marqués de Riscal, está constituido por tres plantas, dos mas entresuelo. Estaba destinado a vestíbulo principal con taquillas, salones de descanso y dependencias administrativas. La cancha se encuentra a una cota inferior a la de la calle y se desciende por unas escaleras centradas en el vestíbulo principal.

El cuerpo del graderío, de cuatro plantas, está formado por galerías abiertas a la cancha con un antepecho corrido y ligeramente volado, constituido por barandillas de hierro forjado, decoradas por una delicada ornamentación. El frente del graderío queda dividido en vanos por finas columnas de fundición y se desarrolla con una ligera curvatura que “abraza” los 67 metros de longitud que tiene la cancha. Las gradas se encuentran cubiertas mediante una estructura metálica con ligeras bóvedas tabicadas, decoradas por pinturas.

Resalta en la cubierta, de viguetas de madera y tablazón, el vuelo a modo de marquesina que se prolonga hacia la cancha, con cartelas de hierro forjado trabajadas a modo de filigrana unidas a las columnas de fundición, con cobertura original de zinc.

La cancha y contracancha son algo mayores de lo habitual; la cancha mide 67 m de longitud, 20 m de anchura y la pared izquierda alcanza los 11 m. Destaca la fachada interior de ingreso a la cancha, con una interesante fábrica de ladrillo neomudéjar.

El cuerpo secundario posterior, de tres pisos y semisótano, dispone de dos cajas de escaleras y en él se situaban las áreas de servicio (cocina, restaurante, enfermería…). Es interesante el contraste entre las fachadas interiores, abierta y con estructura de finas columnas, y las fachadas neomudéjares, con fábricas de ladrillo masivas y compactas y complejos juegos de pilastras, huecos y recercados.

La fachada principal, al interior, combina el ladrillo rojo aplantillado con revestimientos de revocos en impostas, cornisas y pilastras. Se divide en tres cuerpos: en el primero una puerta central en arco de herradura flanqueada por dos vanos; en el segundo se abre un óculo flanqueado por dos ventanas rematadas con medio punto; en el tercero tenemos tres vanos con arcos lobulados. Se concibe como fachada urbana, creando la ilusión de plaza pública.

Hacia 1900 existían en Madrid 18 frontones con juego diario a la misma hora. La oferta superaba a la demanda y fue necesario introducir otros espectáculos: exhibición de esgrima, concursos de hípica… Durante 1904 y 1905 fue también Centro de Ensayos de Aeronáutica donde Leonardo Torres Quevedo construyó el primer telekino y realizó una demostración moviendo un triciclo a distancia, haciendo historia como pionero en el desarrollo del control remoto.

En los años 20 albergó un taller de montaje de la empresa automovilística Studebaker y posteriormente fue un concesionario de Harley Davidson. Durante este periodo se autorizó la apertura de un hueco de acceso de vehículos.

Al comienzo de la Guerra Civil fue cuartel de la CNT y tras la guerra queda en manos de la Falange dando apoyo a la Sección Femenina que tenía su sede cerca del Beti Jai. En 1948 la Falange se lo cede al Ayuntamiento de Madrid y comienza la degradación del edificio. Se tapiaron los graderíos y se destinaron a almacenes, trasteros…

En 1977 el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) emite un informe poniendo en valor el Beti Jai como último frontón en pie en Madrid pero la inexistencia de legislación sobre patrimonio la reclamación cayó en saco roto. En 1989 el Ayuntamiento vende el recinto a una empresa que pretendía construir viviendas. En esta ocasión la reclamación del COAM se ve reforzada por la Ley de Patrimonio de 1985 y se le asigna la categoría de Monumento de Interés Deportivo de Madrid. En 1994 vuelve a cambiar de manos, la nueva empresa pretende declararlo en ruinas para eliminar la protección y conseguir el derribo. El Ayuntamiento, por el contrario, aumenta la protección sobre el edificio aunque no evitó que entrase en la lista roja de Hispania Nostra en 2006.

La ocupación del edificio en 2007 generó un punto de inflexión que derivó en un potente movimiento ciudadano que reclamaba su rehabilitación, consiguiendo en 2011 que fuera declarado Bien de Interés Cultural, comenzando en 2015 las obras de consolidación previas a la rehabilitación. En 2018 se recupera la cubierta histórica con sus característicos lambrequines y se materializa su salida de la lista roja de Hispania Nostra. Se puede observar que ha sido necesario reforzar la estructura, en este caso la estructura original se encuentra pintada en blanco y los nuevos elementos se colocan en un plano secundario pintados en colores oscuros para no restar protagonismo.

Desafortunadamente, el COVID vino a paralizar las obras y así se encuentran en la actualidad. El Ayuntamiento de Madrid organiza visitas guiadas al edificio, no dejéis pasar la oportunidad de conocerlo si pasáis por Madrid.

Finalizamos con una imagen extraída de la propuesta de Javier Coronado Palomero y Amelia Rodríguez de la Torre Somoza, con la colaboración de René Martínez, para el concurso que el COAM convocó en 2018. Se propone la cubrición del espacio de juego por cerchas atirantadas que permiten albergar competiciones deportivas y espectáculos de distinta naturaleza, con el principal objetivo de recuperar el juego de pelota. El título de la propuesta es “Bizitza Berria: nueva vida para el Beti-jai”.

Fotografías propias, de Igor GM (Flickr) y de archdaily.cl.

PAREADOS DOS FLORES

DOS FLORES son dos viviendas pareadas exentas situadas en un enclave privilegiado con vistas al mar.

Si la ubicación de cualquier proyecto es fundamental para su definición, en este caso lo es aún más; el mar se convierte en el principal foco hacia el que mira el edificio, enmarcado en este caso por un conjunto de pinos de gran porte que se encuentran en la parcela y que se conservan como elementos de sombra.

LOS CLIENTES

En una tipología pareada las premisas de partida se duplican. El resultado final debe satisfacer a dos familias que parten de necesidades diferentes. La primera familia, con dos hijos adultos, busca espacios familiares, que permitan la reunión de todos y las futuras incorporaciones. La segunda familia, sin hijos, busca espacios cómodos y abiertos para disfrutar las estancias en la playa y reunirse con amigos.

Sin embargo, les une un único objetivo: poder divisar el mar desde los máximos puntos posibles, y esa es la idea que genera toda la casa.

LA PROPUESTA

Si recordamos los 5 puntos de la arquitectura de Le Corbusier y miramos el edificio de nuevo, se reconoce la influencia de los mismos en la separación estructura/fachada. La fachada pasa como una piel por delante de la estructura y es recorrida por una ventana panorámica que permite la visión hacia el exterior desde cualquier punto de la casa.

También tiene cierta influencia, volumétrica y conceptual, de una de las viviendas más conocidas de la historia de la Arquitectura, ´La Casa de la Cascada’ de Frank Lloyd Wright y sus grandes terrazas en voladizo. Los elementos programáticos que requieren privacidad se han adosado a la medianera entre las dos viviendas y se ha liberado la planta para que la relación interior/exterior sea algo más que una anécdota.

MATERIALES

El exterior de las viviendas se ha revestido con mortero de cal, material tradicional que aporta confort térmico a la vez que deja transpirar a las viviendas. En el interior podemos encontrar materiales nobles como el mármol o la caliza.

La cubierta inclinada oculta las instalaciones y, coronando el conjunto, la chimenea adquiere especial protagonismo por la reminiscencia naval.

, ,

CAN LIS. #VISITAAHAUS

¿Quién dice que marzo no es buena época para visitar las islas Baleares? Lejos del bullicio veraniego, es el momento perfecto para una #VisitaAHAUS

Hemos estado en Mallorca y visitando el sur de la isla, nos acercamos a PortoPetro a tentar a la suerte y pudimos entrar en Can Lis, la de Jorn Utzon y su esposa, donde se trasladaron a vivir después de la (tormentosa) obra de la Ópera de Sidney y que, hoy en día es considerada, una de las viviendas más importantes del siglo XX.

PREPARATIVOS PARA LA VISITA

Realmente no hicimos ningún preparativo para la visita, más allá de Googlear la ubicación y llamar a la puerta. Tuvimos mucha suerte de que tuviera esos días unos arquitectos haciendo una estancia en la casa y nos la enseñaron amablemente.

Pero el canal oficial dice que, si queréis visitar Can Lis, debéis contactar con la Fundación Utzon. Organizan visitas los viernes de verano, la entrada es gratuita y por orden de llegada. Dejan entrar a 25 personas a la vez, durante media hora.

Nosotros pudimos disfrutar de la casa en soledad. Ese rato, sentados en el salón de Can Lis, mirando al horizonte, no se puede describir con palabras.

LA HISTORIA DE CAN LIS

Can Lis (1972), obra de Jørn Utzon en Mallorca, es la casa donde se trasladó a a vivir tras dejar la obra de la Ópera de Sidney en 1966. Se trata de una casa situada en un acantilado frente al mar, cerca de Portopetro.

En un primer momento, la familia Utzon compró un terreno en las montañas (donde hoy en día se sitúa Can Feliz, otra vivienda de Utzon que no se puede visitar), pero las autoridades del momento no le dieron el permiso para construir allí. Por eso, Utzon compró esta parcela en un acantilado cerca de Portopetro.

Décadas después, acosados por las visitas, la familia abandona Can Lis y se traslada a Can Feliz. 

LA CASA

Una de las genialidades de Can Lis es la reinterpretación de una casa tradicional mallorquina, la forma de construcción y el uso de materiales locales.

La planta de Can Lis está marcada por el día a día de la familia Utzon. . Jørn Utzon siempre decía que la arquitectura no es su forma externa, sino que es esencialmente el marco que encierra una sucesión de rituales y eventos.

Fue con la ayuda de un constructor local, Jaime Vidal, como de los primeros bocetos de Utzon emergió el diseño final durante la ejecución de las obras.

La fundación Utzon compró Can Lis en 2011 y llevó a cabo una restauración de la Casa para eliminar elementos que no fueran los estrictamente originales y convertirla en el refugio de artistas y arquitectos que es hoy.

El uso de estos huecos abocinados en el salón y los dormitorios le da, a los tres pabellones situados a la izquierda de la entrada un carácter de estancias principales, donde se llevan a cabo los rituales más sagrados de la vida en familia. No los verás en la zona de la cocina, los baños o el patio.

El mobiliario es muy sobrio, casi inexistente.

En general, se respira paz.

“Ser arquitecto significa tener una fantástica profesión. Para mí ha sido un regalo del cielo”. (UTZON)

, ,

VILLA SAVOYE DE LE CORBUSIER. #VISITAAHAUS

Hemos estado en la Villa Savoye y esto es todo lo que necesitas saber si quieres visitarla.

Hace unos meses, volvimos a hacer una de las cosas que más nos gusta, una #VisitaAhaus. Nos desplazamos a París y dedicamos una mañana a conocer uno de los grandes iconos de la arquitectura del siglo XX: La Villa Savoye de Le Corbusier. Si estás pensando en viajar en las fiestas, te contamos lo que necesitas saber si quieres visitarla: localización, transporte, precio, etc.

PREPARATIVOS PARA LA VISITA

Si estás pensando visitar la casa te recomendamos que lo organices con tiempo ya que, aunque podrías comprar la entrada sobre la marcha, es recomendable tener una reserva con la hora de entrada.

Las entradas se pueden comprar online a través de esta página web. Nosotros las compramos con un par de días antes de la visita, así que no requiere demasiada antelación.

El vídeo explicativo que verás al principio de la visita (en el garaje de la vivienda) tiene el audio en francés, subtitulado al inglés.

Es recomendable contar como mínimo con dos horas para la visita.

LOCALIZACIÓN Y TRANSPORTE: CÓMO IR

La Villa Savoye se encuentra en el numero 82 de la rue de Villiers, en Poissy, una zona residencial,  a unos 30 km del centro de París. Tardarás una hora en llegar tanto si decides ir en coche como si usas el transporte público. Como aprovechamos un viaje a París para ir a conocerla, utilizamos el  tren de cercanías RER A hasta la estación de Poissy y de allí, fuimos dando un paseo. No es el paseo más bonito del mundo, pero la llegada a la casa merecerá la pena.

PRECIO Y ACCESO A LA CASA

Hay una entrada general sin guía que cuesta unos 8€ y hay una entrada gratuita para menores de 18 años y estudiantes. Es obligatorio el uso de mascarilla en el interior (al menos en el momento de nuestra visita). No hay parking ni tampoco una consigna donde puedas dejar tus pertenencias o maletas durante la visita.

Podrás acceder libremente a la parcela y descansar en la explanada de césped que rodea la vivienda, incluso aunque no tengas entrada o para esperar a que llegue la hora de tu visita.

Está permitido hacer fotos para uso personal durante todo el recorrido. Es más, creemos que no verás a nadie que no esté fotografiando cada rincón de la casa. La mayoría de ellos seguramente serán estudiantes de arquitectura o arquitectos babeando.

HISTORIA DE LA VILLA SAVOYE

Entre 1929 y 1931, Le Corbusier y Pierre Jeanneret construyen esta villa por encargo de los Savoye para que fuera su casa de vacaciones y que acabó convirtiéndose en el manifiesto de los 5 puntos para una nueva arquitectura que son el resumen de su teoría arquitectónica: pilotis, fachada libre, ventanas corridas, planta libre y terraza-jardín.

Durante la II Guerra Mundial la villa fue ocupada y posteriormente abandonada, llegando a un grave estado de conservación. En 1958 pasa a ser propiedad municipal y posteriormente  Poissy la cederá al Estado francés para su restauración.

En 2016 la UNESCO la incluyó en la Lista de Patrimonio Mundial junto con otras 16 obras de Le Corbusier.

Le Corbusier escribiría sobre ella “Es una verdadera promenade architectural”. Al entrar “el espectáculo arquitectónico es inmediatamente perceptible; se sigue un recorrido, y las variadas perspectivas se suceden una tras otra; jugamos con la afluencia de la luz, iluminando muros o creando sombras”.

EL EXTERIOR DE LA VILLA SAVOYE

Esta “caja en el aire” como la llamaba su creador se encuentra al fondo de la parcela.

Lo primero que nos encontramos al entrar en la parcela es La Casa del Jardinero, prototipo de una vivienda unifamiliar mínima, diseñada por Le Corbusier para una familia de 3 personas, con el espacio totalmente optimizado con muebles integrados, agua corriente y electricidad (éstas últimas una auténtica modernidad para la época).

No la pudimos visitar por estar en reformas. Aun así, sabemos que tiene 45 m2 e incluye, en planta baja, una pequeña habitación y un lavadero/ducha y, en la planta superior, un dormitorio separado de la cocina por un armario, la sala de estar, un dormitorio individual y un aseo.

Al fondo del camino, la primera impresión de la casa es su fachada sureste. Geométrica y depurada, esta fachada es la encarnación del Movimiento Moderno.

En el lado opuesto, en la fachada noroeste se encuentra la entrada principal. Los pilotis mantienen la primera planta prácticamente suspendida, y su horizontalidad se ve acentuada por la ventana corrida. Los muros de la última planta son semiesféricos, así el arquitecto dinamiza su fachada y le da un carácter único.

LA VILLA POR ESTANCIAS

El camino de grava, bordeado de rosales, servía para la entrada de coches de la familia Savoye y será el que nos conduzca a la vivienda. La planta baja se curva para facilitar el giro de los vehículos.

La visita interior comienza desde la entrada principal. Una mampara vidriada ilumina el hall. El vestíbulo, muy luminoso, es el propio de una casa burguesa, con una puerta doble para los propietarios y visitas y una simple puerta lateral para el servicio cerca de la escalera.

A la derecha de la entrada principal se sitúa un pequeño mostrador para enseñar el ticket con la entrada. Por una pequeña puerta te guiarán hacia el garaje para ver el video introductorio de la visita. El garaje, ahora vacío, podía recibir tres coches aparcados en espiga. Ciertamente no es el mejor lugar para empezar la visita, porque distorsiona la experiencia del paseo arquitectónico buscado por Le Corbusier con su diseño.

El resto de la planta baja lo ocupan dos habitaciones para el servicio, equipadas cada una con lavabo y radiador; el lavadero con dos grandes pilas de hormigón en bruto, y el estudio del chófer que incluía, además del dormitorio, un baño y una sala de estar en relación con el garaje.

Es sorprendente la luz que tiene el lavadero, con un gran ventanal hacia el suereste, que funciona también como un jardín de invierno. El estudio del chófer no se puede visitar.

De vuelta al vestíbulo encontramos los dos elementos principales que nos acompañarán durante toda la visita: la escalera de caracol y la rampa.

La escalera es del tipo de caracol y conecta todas las plantas de la vivienda. Su uso estaba reservado al servicio de la casa pero Le Corbusier en lugar de esconderla, la destaca, como si fuera una escultura de hormigón armado.

La rampa, reservada para los Savoye y sus invitados, es el alma de la vivienda, es lo que te permite deambular mientras asciendes. Libera la mirada del visitante y permite disfrutar de los puntos de vista sobre los volúmenes y los juegos de la luz. También podrás pararte a ver el escaso cariño en su conservación (ay!).

La rampa te conducirá a la zona noble de la planta primera y a las terrazas de la cubierta.

El salón de la villa Savoye sorprende por sus 86 m2. Tiene un gran ventanal corredero orientado al sureste que da a la terraza-jardín y sus paredes son de colores. Le Corbusier creía firmemente que los colores afectaban al estado de ánimo de los usuarios y ayudaban a crear atmósferas. Aunque hoy visitamos la vivienda sin muebles añadidos, tal y como el arquitecto la entregó a sus propietarios y en el salón sólo vemos la chimenea, sabemos que los Savoye colocaron el comedor cerca de la pared azul y el salón junto a la pared rosa.

Junto al salón se dispone la cocina, a la que se accede a través de la despensa y que está equipada con alacenas y pasaplatos. Da la sensación, por el alicatado blanco de las encimeras y muebles, de ser un laboratorio y no es el único principio higiénico de la casa.

En la fachada opuesta, y con la misma orientación que el ventanal del salón, se dispone el dormitorio principal y el del hijo. 

El dormitorio principal ocupa una zona de 60 m2 y está formado por una entrada, el baño, la zona del dormitorio y pequeño despacho (o boudoir) con una mesa ingrada bajo la ventana y vistas hacia la terraza-jardín. La posición de la cama está “sugerida” por dos pilares que estarían enmarcando el cabecero y el baño es de inspiración oriental y solo se separa de la habitación por una cortina. El diván alicatado, que es la pieza que llama más la atención del baño, recuerda a la butaca LC4 diseñada por Le Corbusier, Charlotte Perriand y Pierre Jeanneret.

El dormitorio para el hijo de los Savoye, tiene un espacio para dormir, un baño con dos puertas (para que accediera tanto él como sus amigos) y una zona de estudio con una mesa de hormigón. El espacio es estrecho, pero la luz es magnífica y me habría quedado a vivir allí. Estuvimos mucho tiempo ahí, lo reconozco. 

Existe un tercer dormitorio para invitados, con un armario integrado y que separa el suelo de parquet del dormitorio del baño alicatado. Los baños se iluminan cenitalmente a través de lucernarios que nos encotraremos más adelante en la cubierta.

LOS ESPACIOS EXTERIORES

Junto al final de la rampa que nos conduce a la planta primera hay una puerta que nos conduce de la terraza-jardín. Es un jardín en azotea que tiene una parte cubierta (protegida del viento y de la lluvia) y otra al aire libre, con una mesa como mobiliario integrado.

Las aberturas rectangulares de los muros perimetrales, continuación de las ventanas corridas, enmarcan las vistas al paisaje.

Dos jardineras de hormigón ocultan los lucernarios del garaje y aportan verdor al jardín. En teoría, la junta entre el pavimento debería servir para que creciera el verde pero, en la época de nuestra visita, ese efecto no se conseguía.

La rampa y la escalera continúan su ascenso hasta la segunda planta o solárium. Se podría decir que su arquitectura recuerda el estilo aerodinámico (estilo derivado del art decó y que incorpora elementos náuticos como ojos de buey, barandas, etc.). Los muros que sirven para cortar el viento, recuerdan chimeneas de barcos.

El hueco en el muro, en el eje de la rampa, es la conclusión de la promenade que ofrece, como un cuadro, la contemplación del espectáculo en el valle del Sena.

CURIOSIDADES Y RECOMENDACIONES FINALES

Villa Savoye es la última de la serie de doce villas puristas creadas por Le Corbusier entre 1922 y 1931. Encarna lo esencial de su pensamiento sobre la arquitectura moderna: ausencia de ornamentos, formas geométricas y el uso del hormigón armado y el vidrio.

¿Sabías que además de no esconder la escalera de servicio, Le Corbusier colocó un lavabo  de pie en el vestíbulo de la vivienda? Los principios higiénicos van de la mano de la arquitectura moderna. Está solo, de pie, como una escultura. Es una ubicación radical, ya que no se encuentra en una estancia sanitaria, sino en la entrada, el espacio donde se recibe a los visitantes.

Aunque en la versión de proyecto, el lavabo estaba un poco más oculto, en la versión construida, el lavabo se ubica alineado con los pilares centrales que bordean la rampa mientras que la escalera ocupa su antiguo emplazamiento. Este objeto industrial adquiere un estatus casi religioso, como una fuente de agua sagrada, convirtiéndose en paso obligado al principio del recorrido de la villa. El paso de la pandemia de la Covid-19 por nuestras vidas le dan una nueva dimensión a este lavabo en la entrada de una vivienda.

Villa Savoye es una verdadera joya y tras la visita entiendes por qué es tan especial. Su diseño sigue resultando completamente actual a pesar de sus casi 100 años de vida.

,

LA CASA DE LA PARRA

Si habéis visto nuestros anteriores proyectos de vivienda sabréis que siempre hablamos de varios conceptos que aparecen como denominador comun en nuestras obras: la luz (directa o indirecta) que da sentido a las estancias, la conexión de los espacios (nos gusta que el exterior penetre en la casa y la casa salga al patio), el uso de materiales tradicionales (madera, piedra natural, mortero de cal) que nos traigan al presente la esencia del pasado, y el patio (siempre el patio) como centro de las miradas y de la vida de la casa.

Si los ingredientes son los mismos, os preguntaréis:

¿Qué es lo que hace a las casas diferentes entre sí?

LOS HABITANTES

Cada familia tiene unas necesidades diferentes, según su trabajo, el número de miembros que la integran o la edad de los mismos. Hay que pensar en los espacios de forma que puedan ir evolucionando a la vez que lo hace la familia.

La Casa de la Parra será el hogar de 4 personas. En el momento de diseño: un matrimonio con dos hijos pequeños, que buscan espacios amplios de juego y estudio, pero que son conscientes de las necesidades de independencia que surgirán en un futuro.

Se proyectan 3 dormitorios y un estudio. Los dormitorios incluyen zona de estudio individual para un futuro, pero el estudio puede ser utilizado en la actualidad como zona de teletrabajo de los padres incluso como sala de cine en los ratos libres.

El salón, amplio y diáfano, da salida directamente al patio que permite extender la zona de juego en las épocas del buen tiempo. La cocina integra una mesa para pasar tiempo en familia mientras se cocina y generar un punto de encuentro a la hora de comer.

LA UBICACIÓN Y LA MORFOLOGÍA

Una vivienda aislada y otra entre medianeras exigen un tratamiento diferente desde el proyecto, al igual que sucede con la forma de la parcela. Para nosotros las parcelas irregulares suponen un reto y un mayor diálogo entre la casa y el solar donde se construye.

La Casa de la Parra agrega dos parcelas para concebir un espacio doméstico privado entre medianeras. La forma de las mismas es irregular, rematándose al fondo con un pequeño fondo de saco a una cota inferior conectado por un pequeño pasillo. Ha sido esa anomalía en el parcelario la que ha definido la ubicación del salón polivalente, de la piscina e incluso el pequeño sótano al fondo de la parcela es fruto del desnivel existente. Un diálogo directo del programa con el parcelario que no podíamos obviar.

CASA DE LA PARRA - Sección CASA DE LA PARRA - Sección constructiva

EL PATIO

Para nosotros el patio es una estancia más de la vivienda y de las más importantes, pues junto con la cocina y el salón conforma los llamados espacios públicos: los que utiliza la familia para reunirse, entre ellos o con otras personas. Lejos de ser un espacio vacío, estamos firmemente convencidos que debe ser un espacio rico en cualidades.

La Casa de la Parra se ancla a un gran patio extendido como zona de estancia y ocio. El «umbral» entendido como la transición entre el interior y el exterior está protagonizado por la parra que da nombre a la casa. Una gran pérgola que recoge la fachada del patio en toda su longitud y es el soporte de la parra que da verdor, frescor y sombra a la casa.

Más allá de la parra está la piscina adosada a una pronunciada irregularidad de la medianera, y la barbacoa. Ésta se diseña desde el proyecto para crear un elemento único e integrado, que lejos de ser un elemento de uso puntual, se concibe como un punto de reunión y que se remata con un gran banco para charlar mientras se asa la comida. 

EL ENTORNO

Si ya hemos hablado de los habitantes, de la ubicación y la morfología y por supuesto del patio, ¿qué nos falta?: El entorno.

El entorno entendido como la localidad o zona dentro de la localidad, que rodea a la vivienda. Las otras casas, su  estética, su historia, su cultura… Sin el entorno una casa no se entiende. Es el entorno el que genera su fachada, ya sea por integración o por diferenciación. 

La Casa de la Parra se ubica en un entorno diverso, aparentemente homogéneo, rodeado de viviendas de una o dos plantas de carácter rural, pero que tras un análisis profundo nos devuelve una imagen diferente. Las viviendas circundantes han ido sufriendo pequeños cambios que han ido desvirtuando su carácter tradicional y ha cortado el hilo temporal que permite entender la evolución de la ciudad.

La Casa se abstrae de esas actuaciones y se mueve atrás en el tiempo hasta recuperar los orígenes: fachadas blancas, de ritmos verticales, y pretil de remate que oculta la cubierta de tejas a dos aguas, al modo de las casas señoriales.

El acceso a la vivienda se sitúa descentrado, en este caso por exigencias de la pronunciada pendiente descendente de la calle, y focaliza las miradas recuperando un elemento típico: el ventanuco de ventilación de los «doblaos» de la zona. Aquí se trata de una apertura que permite la entrada de luz en el zaguán, iluminándolo aún cuando la puerta se encuentra cerrada. La puerta se enmarca con un recrecido al modo de las portadas antiguas. La blancura del encalado solo se ve alterada por la aparición de un zócalo de protección de mármol blanco que tiene su réplica en la tira de mármol que decora y remata el pretil.

La cerrajería rebusca en la tradición y recupera las rejas de barrotes redondos, pletinas y líneas simples que no eclipsen la belleza de las líneas puras.

La chimenea de la casa adquiere una nueva funcionalidad. Su carácter dominante visualmente esconde una doble función: por un lado equilibra la cubierta al contar con una gran potencia visual frente al gran paño de teja y por otro lado, recoge las antiestéticas instalaciones de climatización que plagan los tejados de las ciudades. Es así como aparece un tiro alargado que emerge del faldón acaparando las miradas desde el patio.

LOS MATERIALES

Como sucede en la mayoría de las viviendas andaluzas, los grandes paños encalados adquieren el máximo protagonismo. En la Casa de la Parra conviven con el zócalo de mármol hacia la calle y con remates en piedra caliza en el patio. Solería de gres de gran formato colocados en el interior dan la sensación de amplitud por la reducción del número de juntas entre piezas y las puertas de madera natural aportan equilibrio y calidez.

El punto de vegetación lo aportan la parra en la pérgola y el arriate que circunda el patio, acompañando sin interferir en su día a día.

Es sorprendente que, utilizando los mismos materiales se puedan obtener diferentes resultados.

,

¿CUÁL ES TU OBRA FAVORITA? 2/3

Después de ver los videos de Stepien y Barnó en los que un grupo de arquitectos hablan de sus obras favoritas, nos quedamos con muchas ganas de ver imágenes de todas esas obras y saber un poco más de ellas, y nos consta que no solo nos pasó a nosotros… Interesante por descubrir obras no tan conocidas y la visión personal de cada arquitecto en relación a ellas.

Hoy repasamos las obras favoritas de BELÉN MARTÍN GRANIZO, PACO CAMINO, LAURA ORTÍN y JOSÉ RAMÓN HERNÁNDEZ CORREA. Os invitamos a descubrirlas con nosotros.

El proyecto supone, como parte integral del mismo, el marco de Aránzazu, con la rica pincelada de su vegetación y la maravillosa disposición de luz y sombras en sus rudos peñascos e impresionantes barrancos. La nueva Basílica revestirá los caracteres de robustez y de sencillez del pueblo vasco. Nada de líneas femeninas y académicas, que respiran a salón romántico. Será robusta, francamente agreste; la torre del campanil irá tachonada de piedras en punta, símbolo del espino.
El hecho de una construcción en la montaña nos ha movido a desechar materiales valiosos y decorativos, pero extraños, como el mármol y el bronce. La riqueza se conseguirá con el uso de materiales lósales, piedra, cal, madera, hierro forjado…

“Representa toda la “belle epoque” de la arquitectura y el arte en este país. Es uno de los grandes ejemplos de la arquitectura española”.

2-MUSEO NACIONAL DE ARTE ROMANO – Rafael Moneo, 1981-1985. Mérida, España.

Los arcos fueron ampliamente utilizados por la civilización romana para conmemorar sus grandes logros y hazañas. Constantino, Tito, y Septimio Severo los construyeron para conmemorar sus victorias militares. Ingenieros en Segovia y Nîmes las incorporaron a sus revolucionarios acueductos. Y 1.500 años después de la caída romana, Rafael Moneo le dio un toque moderno a esta antigua estructura en el impresionante Museo Nacional de Arte Romano de Mérida, ubicado en la antigua ciudad romana de Augusta Emerita en la Península Ibérica. Los altos soportales de sencillos arcos semicirculares fusionan la historicidad y el diseño contemporáneo, creando un llamativo pero delicado acceso a las ruinas de una de las más grandiosas ciudades del Imperio Romano.

“Otro espectáculo para la vista. La materia pura, la luz, el color…No puede haber mejor escenario para nuestro patrimonio romano que este museo”

3-AUDITORIO DE LEÓN – Mansilla y Tuñón, 2001. León, España.

El Auditorio vuelve su cabeza de león hacia el espléndido edificio del Hostal de San Marcos, y su rostro cubista se construye como un apilado de ventanas en el que aparecen dos órdenes diversos: el perímetro de los huecos, que hace referencia a una geometría abstracta, y el hueco interior de cada ventana, fruto de las necesidades del interior. De esta forma, el plano construido oscila entre un conjunto de ventanas apiladas, a la vez iguales y distintas, que esparcen la duda sobre si el perímetro exterior es anterior al apilado o producto de éste. Es, en realidad, un apilado de indicios contrarios.

“Es un edificio que aúna y resume los dos edificios anteriores (Basílica de Aránzazu y Museo de Arte Romano de Mérida”

1-MEZQUITA DE CÓRDOBA – siglos VIII-XVI. Córdoba, España.

La Mezquita de Córdoba es una catedral realmente única en el mundo, que incluye más de ocho siglos de arquitectura y arte español (S. VIII-XVI). El templo nos da vistas sublimes con cientos de columnas y arcos islámicos. Mezcla elementos califales como el mihrab y las cúpulas junto a elementos góticos y renacentistas.

“Los edificios tienen que producir emoción. Y si un edificio me ha producido emoción esa es la Mezquita de Córdoba”.

2-TORRE BBVA – Francisco Javier Sáenz de Oiza, 1978-1981. Madrid, España.

Es una obra singular por su original concepción estructural, sus proporciones extraídas de las teorías clásicas sobre la belleza y una acertada elección de los materiales. Y todo ello, dentro de la más estricta modernidad para el momento de su construcción.

“Probablemente sea el edificio que para mí mejor representa la ciudad en la que vivo y he vivido muchos años”.

3-UNITÉ D’HABITATION DE MARSELLA – Le Corbusier, 1946-1952. Marsella, España.

El proyecto constituía una visión innovadora de integración de un sistema de distribución de bienes y servicios autónomos que servirían de soporte a la unidad habitacional, dando respuesta a las necesidades de sus residentes y garantizando una autonomía de funcionamiento en relación al exterior. Esta naturaleza autosuficiente pretendida por Corbusier era la expresión de una preocupación que comenzaba a surgir en los años veintes, en sus análisis de los fenómenos urbanos de distribución y circulación que empezaban a repercutir en la sociedad moderna.

Este en concreto está pensado para realojar a las víctimas de los barrios destruidos de la ciudad y pone en pie un principio cuyo desarrollo se remonta al “inmueble villa” y los “bloques dentados” de 1922.

“Por su fuerte influencia en las generaciones posteriores y por la investigación que supuso en su momento sobre las nuevas formas de habitar”.

1-ROLEX CENTER EN LAUSSANE – SANAA, 2007-2010. Lausane, Suiza.

El diseño del nuevo Centro de Aprendizaje de la EPFL tiene un impacto esencial en la apariencia del campus. Las suaves ondas blancas con innumerables variaciones de volumen que fluyen crean un ambiente especial con áreas espaciosas para el público y zonas de trabajo íntimas.

“Destaco como consigue ralentizar el ritmo europeo y llevarlo a una idea más oriental de calma y sosiego”.

2-CASA DE LA CASCADA – FRANK LLOYD WRIGHT, 1936-1937. Pennsylvania, Estados Unidos.

El diseño de la casa es una clara muestra de la arquitectura naturalista, ya que todas las decisiones tomadas para su construcción van encaminadas a integrar la edificación con el paisaje y hacer que la obra se convierta en un elemento natural más del entorno, en plena armonía con el mismo y el paso del tiempo.

Del terreno del lugar se extrajeron rocas que conforman mamposterías de la parte baja de las fachadas del edificio, colocadas en ese lugar para crear una progresión desde la roca natural del suelo hasta el hormigón de las partes altas. El resto de las fachadas es de color crema, color contrastante con el entorno verde o marrón (según la estación). Otro elemento contrastante de la casa son las formas ortogonales que tienen los voladizos y las paredes, imponiéndose así la casa como “arquitectura”.

“Todo un clásico. Me supuso dos aprendizajes importantes. Por un lado como la divulgación de la arquitectura puede crear una conciencia colectiva que dista bastante de la realidad, esta casa es un ejemplo de ello. El segundo aprendizaje fue el de la figura del arquitecto interiorista. En esta obra todo está diseñado al máximo, no faltaba un solo detalle por diseñar”.

3-TORRES BLANCAS – Francisco Javier Sáenz de Oiza, 1964-1969. Madrid, España.

Oiza quiso hacer un edificio de viviendas singular, muy alto, que creciera orgánicamente, como un árbol o como un conjunto arbóreo, recorrido verticalmente por escaleras, ascensores e instalaciones, como si fueran venas o vasos leñosos que unían las viviendas con el suelo.

La única torre de hormigón visto en que se plasmó la idea original, despliega una concepción organicista: conjunto de elementos verticales de apariencia arbórea sobre los que se abren miradores y terrazas con núcleos de jardines, al modo de Le Corbusier. La obra ganó el Premio de la Excelencia Europea en 1974.

 “Me produjo un despertar hacia lo orgánico”.

1-AYUNTAMIENTO DE SÄYNÄTSALO – ALVAR Y AINO AALTO, 1950-1952. Säynätsalo, Finlandia,

El complejo está compuesto por cuatro edificios de dos y tres plantas, con una altura máxima de 17 metros, que se relacionan a través de un patio interior. El edificio está hecho de ladrillo rojo, sin barnizar, un material muy poco usado en Finlandia, por lo que resultó novedoso, combinado con madera oscura, cristal y detalles de cobre. También se utilizaron ladrillos en algunas zonas del suelo.

La traba de los ladrillos está colocada con una enorme precisión y exactitud y en su interior el cristal y la madera se disponen asimétricamente, componiendo un collage de superficies diferentes.

“Un lugar muy agradable, tranquilo y cómodo para trabajar. Me llamó mucho la atención algo que no se puede apreciar en los libros: el olor del lugar, ese olor a madera…”.

2-AYUNTAMIENTO DE HILVERSUM – WILLEM DUDOK, 1928-1931. Hivelrsum, Holanda.

La inmediata aceptación pública del edificio deriva del hecho de que es uno de los muy pocos edificios de su período cuyo contenido simbólico se adecua a su función y a la forma constructiva.

Estilísticamente el trabajo de Willem Marinus Dudok puede estar asociado con la Escuela de Amsterdam, por su énfasis en la expresión individual, pero también con el grupo De Stijl a través de su uso de la forma geométrica. Como todo su trabajo, el edificio diseñado para el Ayuntamiento de la ciudad holandesa sirve al interés público y no se entrega a caprichos personales.

“Otro edificio muy tranquilo, agradable y acogedor, pero muy monumental. Consigue jugar con las dos corrientes del momento en Holanda, como eran De Stijl y la escuela de Amsterdam, que tenían cierto enfrentamiento entre ellas.”

3-CASA DE INVITADOS EN LA CASA DE NIELS BOHR – Vilhelm Wohlert, 1957. Tisvilde, Dinamarca.

Fue el primer proyecto construido por el arquitecto, expresión de la esencia de la arquitectura en una pieza de pequeña escala, cerrada en invierno, abierta y habitada en verano.

“Es como un cofre secreto que cuando se abre, los cierres se transforman en viseras, terrazas.. No puede ser más sencilla, más ingeniosa y más acertada.”

,

CASA EUROPA

Casa EUROPA es el sueño que, durante mucho tiempo, lleva persiguiendo su propietario. La idea es proyectar una vivienda que cubra todas sus necesidades en el presente y las que puedan surgir en el futuro en una única intervención. Es por ello que se plantea una casa de grandes dimensiones, con múltiples y diferentes espacios, que puedan absorber esos posibles usos.

DÓNDE

La vivienda se ubica en una zona residencial de viviendas aisladas, con parcelas cercanas a los 1000 m2 de superficie, que se dispersan entre pinares y campos de golf. 

Las dimensiones de la parcela permiten la existencia de diferentes espacios exteriores donde se podrán ubicar una piscina, zona de barbacoa, terrazas y espacios ajardinados que complementen los espacios interiores y creen un micro universo dentro de la misma parcela.

La parcela cuenta con una proporción rectangular, y dimensiones aproximadas de 20 x 50 metros, la entrada a la misma se sitúa al oeste, y origina la planta en L de la vivienda y la implantación de ésta en la parcela. De este modo se consigue que los espacios de vida exteriores estén orientados al sureste, así como los grandes paños acristalados que los conectan con las estancias interiores.

QUÉ (NECESITAN)

El cliente quiere construirse la casa de su vida, que sea capaz de acoger y abarcar sin problema las diferentes situaciones que se le puedan presentar a lo largo de los años: la vida en pareja, tener hijos, visitas eventuales o estancia permanente de sus padres, reuniones familiares y de amigos, celebraciones, prácticas deportivas, etc…

Además de todo lo anterior, el propietario es aficionado a los automóviles, le gusta cuidarlos y aparcarlos en un espacio diseñado y cuidado, que se aleje de la imagen de un simple garaje.

CÓMO

El proyecto parte de una planta en forma de L, en la que su lado más corto se encuentra paralelo al lindero de la parcela desde donde se produce la entrada. Este acceso se realiza desde un punto intermedio, mediante una pasarela que nos dirige hacia la casa. En este recorrido dejamos a la izquierda un primer “patio” hacia el que se abre el salón-comedor controlando el acceso a la vivienda. A la derecha, se encuentra una zona ajardinada delimitada por un gran muro blanco, que esconde tras de sí otro pequeño patio, esta vez de servicio y que sirve de apoyo al lavadero-despensa que se encuentra anexo a la cocina.

Una vez entramos a la casa, nos encontraremos en un punto intermedio entre la cocina y el salón-comedor, dos espacios conectados pero con posibilidad de independizarse mediante una cristalera con perfilería de acero negro. Esta zona es el corazón de la vivienda, a través del cual se producen las conexiones al resto de espacios interiores y exteriores. 

Otra gran cristalera, situada al este, conecta el salón y la cocina con la gran terraza trasera, cubierta por una pérgola bioclimática y en la que se encuentra ubicada la piscina. La idea es que esta zona funcione como salón exterior durante algunas épocas del año.

En el lado más largo de L, con grandes aberturas al sur protegidas por un vuelo y pequeñas al norte, se ubica la zona de dormitorios. A esta zona de noche se accede desde el salón a través de un pasillo acristalado que actúa como distribuidor, y que regala hermosas vistas antes de dormir y una vez que sales del dormitorio por las mañanas.

Los dormitorios y baños se ventilan e iluminan mediante ventanas horizontales en la fachada norte, buscando una mayor privacidad y creando una sucesión de aberturas que pretende que se lean como un único elemento. Tan solo el dormitorio principal se abre también al sur, mediante un ventanal que inserta la imagen del agua y el sonido de su cascada dentro de la habitación.

En el sótano encontramos dos espacios principales diferenciados. Por un lado, la zona de aparcamiento de coches, con un diseño e iluminación muy cuidados que potencien y acompañen la belleza de estos vehículos. En el otro, y justo debajo de la cocina y salón-comedor, se ubica un espacio multifuncional que servirá como zona de reuniones y celebraciones, cine, etc… Además de estos dos espacios principales también se colocan en esta planta los cuartos de instalaciones, trasteros y demás espacios auxiliares de la edificación.

Por último, cabe destacar que la cubierta de la casa tiene un papel fundamental. En ella se ubica una pequeña estancia cubierta que funcionará como gimnasio y que usará toda la cubierta como zona de práctica deportiva exterior. En esta planta nos encontramos un elemento muy particular dentro del volumen ortogonal de la vivienda: un muro curvo que homenajea al de la conocida Casa Malaparte. El muro sirve como elemento que dotará de sombra y protección de vistas y vientos a una zona que funcionará como solárium, y que se conecta con la zona de piscina gracias a una interrupción del peto de ladrillo que se transforma en un paño de vidrio.

MATERIALES

Debido a las dimensiones de la casa, se utilizan materiales sencillos y económicos cuyo mantenimiento sea el mínimo posible y que garanticen su resistencia y durabilidad al cabo de los años. En toda la vivienda se utiliza el cerramiento de fábrica tomada y enfoscada con mortero de cal tradicional, con la posibilidad de dejar el mortero al natural sin pintura. Se utilizan elementos pétreos naturales para rematar alféizares y pretiles, así como el propio hormigón visto de la estructura para vuelos y elementos de protección de las ventanas. Éstas estarán fabricadas en PVC en color gris claro y con vidrios de alta eficiencia. En el interior se utilizan materiales naturales como la madera y la piedra natural junto con elementos de gres porcelánico de gran formato.

En general podemos concluir que utilizamos muy pocos elementos para construir esta vivienda, y todos ellos pueden encontrarse en un radio de menos de 50 km favoreciendo la viabilidad económica de la construcción y su sostenibilidad.

SECCIÓN CONSTRUCTIVA Sección RENDER

Una casa para el presente, pero sobre todo para el futuro. Dinámica, versátil y atemporal. El sueño de hoy que acogerá los sueños del mañana.

,

CASA IBAQ

QUIÉN

Casa IBAQ nace para ser el primer hogar de una pareja joven que inicia su vida en común. Debe responder a sus necesidades actuales y tiene que ser versátil para asumir las futuras.

Hemos concebido la casa como germen de los espacios exteriores y éstos espacios exteriores como extensión de la casa. Su situación en la parcela la hace funcionar como una vivienda exenta, aunque se trate de una pareada.

DÓNDE

La parcela, de tamaño moderado, se sitúa en una de las principales áreas de crecimiento de la ciudad de Palos de la Frontera, en una zona residencial cuya tipología principal es la de viviendas pareadas y aisladas.

Actualmente, es la zona más demandada por la población joven de la localidad para construir su primera vivienda e independizarse.

La casa se sitúa en una zona elevada, en una calle con cierta pendiente, en la que su fachada trasera, orientada al noreste, mira hacia una de las vías principales vías de entrada a la ciudad. La fachada principal se encuentra orientada al suroeste, y eso explica la ubicación de la piscina en esta zona, así como la aparición de un gran voladizo, compuesto por una pérgola bioclimática, cubriendo la terraza delantera.

QUÉ (NECESITAN)

Los clientes necesitan una casa funcional y versátil, de esta forma, el salón-comedor y la cocina se entienden como el núcleo de la vivienda y se orientan al sur. Se abren al jardín con la interposición de una gran terraza previa a la piscina. Se busca la idea de conectar estos espacios interiores con los exteriores, de modo que se multiplique la superficie útil y las posibilidades de uso.

En la parte trasera de la planta baja se ubica una gran zona de estudio. El teletrabajo ha llegado para quedarse y la casa reserva un espacio a tal fin. Éste se vuelca y se abre hacia el jardín, de manera que puedan trabajar en un espacio al aire libre, reservado y tranquilo.

En la planta alta se ubican los espacios más privados. El dormitorio principal, con vestidor y baño propio, que se orientan hacia la parte delantera de la vivienda. Existen también otros dos amplios dormitorios, que se sitúan en la parte trasera. A todos ellos se accede mediante un distribuidor situado justo en el centro de la planta, evitando así la aparición de pasillos y aprovechando al máximo la superficie construida.

En planta sótano se encuentra la zona de garaje, al que se accede directamente desde el exterior mediante una rampa. Se reserva parte del sótano para acoger reuniones familiares o instalar una sala de cine casera. Los cuartos de instalaciones y almacenaje se ubican aquí para liberar la superficie sobre rasante para otros usos productivos.

CÓMO

La idea principal del proyecto es la de potenciar todos los espacios interiores y exteriores, conectándolos entre sí y sacando el máximo partido a la reducida edificabilidad permitida.

Para poder conseguir esto, se opta por una solución muy sencilla: ubicar la entrada principal a la casa en un punto intermedio de la fachada lateral (este). De este modo, y con una escalera de ida y vuelta vinculada a un espacio distribuidor frontal, se eliminan los pasillos y se resuelve el acceso a todas las estancias disminuyendo en gran medida los metros útiles que se suelen ocupar en los espacios servidores. Además, con esta solución, conseguimos que todas las estancias puedan abrirse y volcarse a los espacios exteriores adyacentes.

MATERIALES

Como es habitual en nuestros proyectos, se busca que el mantenimiento sea el mínimo posible. En la planta baja, se utiliza un ladrillo cara vista de color negro con carpinterías de PVC en el mismo color, creando un basamento oscuro en toda la construcción y disminuyendo notablemente el mantenimiento de las partes más castigadas por el tiempo y el uso. En planta alta, y como contraste, utilizamos la fachada de fábrica tomada y enfoscada con mortero de cal tradicional, pintada con pintura al silicato en color blanco puro y con elementos pétreos naturales para rematar alféizares y pretiles. En esta planta se utilizan carpinterías de PVC en color blanco para potenciar aún más el contraste entre amblas plantas. Solo un elemento interrumpe y une ambas plantas, y es la fracción de fachada, en planta alta, que da continuidad a la puerta de entrada en la baja.

En el interior se utilizan materiales naturales como la madera y la piedra natural junto con elementos de gres porcelánico de gran formato.

SECCIÓN CONSTRUCTIVA Sección RENDER

Una casa que se expande al exterior duplicando metros útiles y aprovechando al máximo los espacios generados, aunando usos y posibilidades. Una casa que contrasta, con el blanco y el negro de su aspecto exterior, como antítesis de toda la gama de grises que ofrecen los posibles usos de sus espacios interiores y exteriores.

,

CASA FUCO

QUIÉN Y QUÉ NECESITAN

Casa Fuco es una vivienda unifamiliar aislada para una pareja con dos hijos preadolescentes. Necesitaban una casa sencilla y funcional donde poder convivir los cuatro, pero en la que cada uno tuviera su espacio e independencia. Por ello se plantea un diseño en el que los espacios de día se encuentran en planta baja, así como la habitación principal con vestidor y baño incorporado. En planta alta se ubican los dos dormitorios de los niños, con la escalera como elemento central y con una terraza propia cada uno. 

Esto permite a la familia mantener la independencia y que la vivienda funcione únicamente en la planta baja cuando los hijos se vayan a estudiar o se independicen. Aprovechando la cimentación, que busca anclar la vivienda al cabezo y consolidar la estabilidad de éste, se coloca un espacio multifuncional en este nivel, que se apoya en un patio inglés para garantizar la luz y ventilación natural, así como para poder acceder desde el exterior.

DÓNDE

La parcela se ubica en una de las últimas zonas de expansión de la localidad. Situada en el suroeste y con cierta desconexión con la ciudad, esta área de crecimiento se desarrolla mediante una tipología de viviendas unifamiliares aisladas y pareadas, una rara avis en Moguer.

El solar se encuentra sobre un cabezo natural que posee una altura de unos 5 metros sobre una de las avenidas principales de entrada a la ciudad. Debido a su altura posee unas hermosas vistas hacia el campo al sur y hacia el núcleo urbano al norte.    

CÓMO

La idea principal que da forma al proyecto es bastante sencilla: dos Z, una en planta baja y otra simétrica en planta alta. De este modo, en planta baja se crean espacios al aire libre cubiertos: uno hacia el norte, que protege el recorrido hasta la entrada a la vivienda; el otro, al sur, funciona como nexo de unión entre la zona interior y la zona exterior de piscina, generando una terraza cubierta que seguramente funcionará como el salón-comedor exterior de la vivienda durante gran parte del año. Al igual que en planta baja, en planta primera al efectuar la simetría en esa Z, se generan dos terrazas, una al norte y otra al sur. Esta vez se tratan de terrazas descubiertas que actúan como extensiones de los dormitorios individuales.

Accedemos a la parcela desde el norte y un camino pavimentado, que sirve también de estacionamiento de vehículos, nos conduce a la entrada de la casa. El acceso está centrado en la planta, lo cual nos permite separar la zona de día y de noche: a la izquierda el dormitorio principal tipo suite con baño y vestidor, a la derecha la cocina, el comedor y el salón. Estas piezas se conciben como un único espacio que mira al sur y se abre a la zona exterior de piscina y barbacoa.

 

En el eje central encontramos la escalera que conecta las tres plantas y que se rodea de dos espacios a doble altura coronados con sendos lucernarios cenitales: uno sobre el comedor y otro sobre la cocina. Se genera así una continuidad espacial y visual de los espacios de día, mientras los recorridos de circulación se plantean como algo liviano que cruza los espacios a doble altura a modo de galerías.

Al subir la escalera llegamos al punto central de la planta alta, en el distribuidor se ubica el baño que dará servicio a los dormitorios individuales y un espacio de almacenamiento común. Los dormitorios se sitúan a ambos lados, uno al norte con vistas cercanas al jardín delantero y zona de acceso a la parcela, y vistas lejanas al núcleo urbano. El dormitorio al sur tiene vistas en primer plano a la zona de la piscina y lejanas hacia el campo de Moguer. Ambos dormitorios están dimensionados de forma generosa para que no solo funcionen como zonas para dormir o estudiar, además cada uno posee una terraza exterior privada, que amplifica enormemente la versatilidad de ambos espacios.   

Se plantea una planta semisótano con un pequeño salón multiusos que coincide en planta con el núcleo central de la construcción. Además, se proyecta un patio inglés que dota de luz y ventilación a este espacio en sótano, y que también sirve como alternativa para acceder a esta planta de manera independiente desde el exterior favoreciendo su funcionamiento de forma autónoma.

MATERIALES

Este proyecto continúa nuestra filosofía a la hora de construir. Se trata de resolver el proyecto con materiales naturales y de fácil adquisición, que abaraten y agilicen la construcción y apuesten por la sostenibilidad, tanto del medio ambiente en general como de la economía local.

En el exterior se utiliza el mortero de cal, la piedra caliza y carpinterías de PVC en color blanco.  Y en el interior se utilizan materiales naturales como la madera y la caliza, además del vidrio

SECCIÓN CONSTRUCTIVA Sección RENDER

Un recurso formal sencillo, como es la superposición de dos Z simétricas, generan una sucesión de espacios cubiertos y descubiertos que enriquecen el programa formal de la casa y mejoran notablemente su funcionamiento.

,

CASA ARACENA

QUIÉN

Casa Aracena es una vivienda unifamiliar entremedianeras para una pareja con dos hijos jóvenes. Cuando contactaron con el estudio vivían en un piso pequeño, con deficiencias en iluminación natural y sin espacios exteriores. Tras pasar el confinamiento en una vivienda de esas características, deciden ponerla a la venta y construirse un nuevo hogar que mejore su calidad de vida y que les aporte todas esas cosas de las que carecían en su anterior vivienda.

DÓNDE

El solar donde pretenden construir se sitúa en la parte trasera de una casa familiar, donde actualmente existe una pequeña bodega-garaje autoconstruida. Uno de los condicionantes de partida es que la planta baja debía seguir teniendo ese uso, pero a su vez ser compatible con la construcción de una planta alta donde se ubicaría la nueva vivienda. Por tanto, debíamos derribar la construcción existente, y plantear una planta baja que albergue una bodega-garaje con conexión con la casa familiar en planta baja y con la nueva vivienda en planta alta.

QUÉ (NECESITAN)

Las necesidades estaban muy claras: una casa práctica, que funcione bien y que les aporte todo aquello que les faltaba en su anterior vivienda: interiores muy luminosos y ventilados, y espacios exteriores donde poder relajarse o hacer deporte.

CÓMO

La planta baja es el punto de conexión de toda la intervención. Se entiende como espacio de unión de ambas familias albergando el garaje común y la zona de celebraciones familiares.

En la planta alta se construye la nueva vivienda. Con la zona de noche, compuesta por el dormitorio principal y dos dormitorios individuales para los niños, que se vuelcan hacia la calle con orientación este. Esta zona de noche se encuentra separada de la de día mediante el paquete de servicio, de tal forma que los espacios de salón-comedor y cocina se abren hacia el patio trasero, que sirve de colchón con la otra casa. En este patio trasero, en planta alta, nos encontramos con una terraza a la que se accede desde el salón, y que busca una expansión del espacio de vida hacia el exterior. En la terraza se colocan elementos naturales, plantas y un estanque, que actúan como telón de fondo de la casa y proporcionan frescor y relajación a estos espacios.

En la cubierta se plantea un pequeño castillete que sirve de gimnasio, pero que puede abrirse completamente hacia la azotea de modo que toda la parte superior de la vivienda puede ser utilizada como zona de esparcimiento y deporte. En esta planta se plantea un lucernario que ilumina la escalera de acceso y simultáneamente el salón-comedor y el pequeño pasillo de conexión entre las zonas de día y noche. También servirá como chimenea de ventilación de toda la vivienda ya que estará automatizado para poder abrirse o cerrarse en función de las necesidades.

LOS MATERIALES

El presupuesto disponible para la ejecución de la obra nos obliga a buscar y seleccionar cuidadosamente los materiales a emplear. La casa se resuelve con materiales naturales y de fácil adquisición, todos disponibles en un radio inferior a 30 km, lo que favorece el control del presupuesto.

En el exterior se utiliza el mortero de cal, la piedra caliza y carpinterías de madera.  Y en el interior se utilizan materiales naturales como la madera, la caliza y el hormigón visto, junto con elementos de gres porcelánico y vidrio.

SECCIÓN CONSTRUCTIVA Sección RENDER

Este proyecto es un ejemplo de cómo, con poca inversión y con un objetivo claro, se puede mejorar tu calidad de vida. Y para ello, la arquitectura ofrece infinidad de recursos; solo hay que saber elegir bien.

,

CASA TRASPICOS

QUIÉN

Casa Traspicos es una vivienda unifamiliar entremedianeras para una pareja joven a la que le gusta pasar mucho tiempo en casa. Con ese objetivo en el horizonte se plantea una casa cómoda y multifuncional; con diferentes espacios para hacer deporte, para el relax, para reunirse con amigos…

DÓNDE

La parcela, de pequeñas dimensiones, se sitúa en el extrarradio de la ciudad de Moguer, en una zona residencial que se ha desarrollado durante los últimos años, y que supone una de las principales áreas de crecimiento de la población en la actualidad. La casa se sitúa en la última hilera de viviendas de esta zona, mirando directamente a la carretera de circunvalación. Su fachada, junto con las colindantes, forma una de las instantáneas de la ciudad hacia el exterior. Es por eso que optamos por una fachada sobria y ordenada, que dialogue con las fachadas colindantes y que refleje, en cierto modo, el carácter de pureza de la vivienda tradicional de Moguer.

QUÉ (NECESITAN)

Los clientes quieren pasar tiempo en su hogar sin sacrificar ocio y tiempo libre en compañía. Para eso necesitan espacios diáfanos que puedan albergar un amplio abanico de actividades.

Así, en planta baja, se sitúa el espacio principal de la vivienda, que es el salón-comedor-cocina-patio. Unimos la palabra ‘patio’ a todo lo anterior porque físicamente puede unirse mediante una gran corredera minimalista de 3 hojas, que podrán mover libremente y conectar o desconectar los diferentes espacios en función de las necesidades de cada momento. El patio se remata al fondo con un estanque generando un lugar de estancia casi mágico.

En planta sótano se encuentran la zona de garaje y salón multifuncional, así como espacios de almacenamiento e instalaciones. Los coches acceden el garaje mediante un montacoches; se opta por esta solución para no agotar el espacio de sótano al introducir una rampa.

En la planta alta se ubican los espacios más privados. Los dormitorios, con vestidor asociados, se ocultan tras un gran frontal de madera que dialoga con la escalera empotrada que continúa subiendo hasta la cubierta.

Arriba se generan espacios de ocio al aire libre, incluyendo gimnasio abierto, jacuzzi y zona de esparcimiento y relax.

CÓMO

Se parte de la idea de crear una casa con grandes espacios interconectados, que favorezcan la movilidad y la sensación de amplitud espacial.

Esta premisa toma especial importancia en una casa que se levanta en una parcela de pequeñas dimensiones. La conexión se realiza en cada planta y entre las plantas. La caja de escalera lleva vinculada una doble altura sobre el salón que traslada la luz que penetra por el lucernario que la corona. La escalera, que parte desde el sótano, va perdiendo solidez a la vez que sube en altura y cuando llega a la cubierta se ha convertido en una sucesión de peldaños empotrados en la pared que parecen levitar y dejan pasar la luz entre ellos.

LOS MATERIALES

En nuestros proyectos tratamos de establecer un equilibrio entre materiales naturales tradicionales y otros más actuales y tecnológicos, y esta casa es un claro ejemplo de ello. Por un lado, utilizamos la fachada de fábrica tomada con mortero de cal tradicional con elementos pétreos naturales para remates de zócalo, alféizares y pretiles. Y por otro lado se utilizan carpinterías de última tecnología y con grandes prestaciones a nivel de eficiencia energética. Cabe destacar la pieza que conecta el salón con el patio, una gran corredera minimalista de 7×3 m que permite utilizar y conectar los espacios en función de las necesidades de cada momento.

En el interior se utilizan materiales naturales como la madera y la piedra natural junto con elementos de gres porcelánico de gran formato.

El exterior, hermético y contenido, se deshace en un juego de espacios y conexiones interiores bañadas por la luz. En ocasiones, las apariencias engañan.

,

CASA FUENTES

QUIÉN

En esta ocasión nos contactan unos clientes con un encargo muy especial: construir el domicilio familiar con dos viviendas independientes, una para ellos en planta baja, y otra para la familia de su hija en planta primera.

DÓNDE

Poseen una parcela en una de las calles principales de acceso el casco histórico, cuyas dimensiones y características nos trasladan al Moguer señorial de anchas fachadas y grandes huecos verticales.

QUÉ (NECESITAN)

Las viviendas tienen requisitos diferentes. Los hijos ya no conviven con los padres, así éstos necesitan una vivienda funcional y accesible que pueda acoger puntualmente la visita de alguno de los hijos. Su vivienda se ubicará en planta baja y contará con un dormitorio de invitados adicional al principal. Lo más importante para ellos es la cocina, entendido como lugar de reunión de toda la familia.

Sin embargo, la vivienda destinada a la familia de la hija necesita mayor número de dormitorios, pensando en un futuro aumento de miembros en la familia. Debe ser una vivienda versátil y moderna. En ella el núcleo de la casa se ha trasladado hasta el salón, vinculado a la cocina y a una gran terraza, que se convierte en el espacio sobre el que bascula toda la vivienda.

Ambas viviendas confluyen en el sótano, donde se encuentra el aparcamiento y un gran salón de reuniones para las celebraciones familiares.

CÓMO

Uniendo las premisas de partida (quién, dónde y qué), nos sentamos a reflexionar. Como es habitual en nuestros proyectos nos gusta echar la vista atrás y analizar los orígenes. Aquí la referencia está en las casas señoriales que poblaban Moguer en el siglo XIX y de las que aún quedan numerosos ejemplos repartidos por la ciudad. Será necesario actualizarlas al siglo XXI pero la semilla ya está.

Se genera un gran patio al fondo de la parcela que conecta directamente con la cocina familiar de planta baja y al que se vuelca la cocina, el comedor y el salón de la planta primera mediante la interposición de una gran terraza que funcionará como espacio exterior usable de la planta alta. Las estancias de cocina, salón y comedor se vuelcan hacia esa terraza, y se dividen mediante particiones móviles, que servirán para unir o separar los espacios en función de las necesidades de cada momento. Se busca que las estancias de servicio (lavaderos y despensas) se abran a patios secundarios.

La principal actualización es la reinterpretación de la cocina, ya no es un espacio secundario como ocurría anteriormente, sino que se desplaza hasta ocupar el lugar central de la vida diaria por su carácter acogedor.

LOS MATERIALES

Se conserva la fachada blanca encalada tradicional con zócalo oscuro y peto protector con doble vierteaguas, el siglo XXI asoma en el hormigón visto del vuelo del balcón de planta primera. Los materiales nobles se combinan con el acero inoxidable para mantener el espíritu sin renunciar a la contemporaneidad.

La cubierta vegetal de la zona de servicio de planta baja lleva el jardín a planta primera, huyendo de los patios duros e inhóspitos.

LA ENERGÍA

En estas viviendas se apuesta por el autoconsumo y la búsqueda del consumo casi nulo de energía. Los vuelos han sido estudiados para permitir la entrada del sol en invierno y protegerse de él en verano. La distribución facilita la ventilación cruzada y la elección de los aislamientos y el tratamiento de los puentes térmicos se ha cuidado al extremo (algo común en todos nuestros proyectos).

La demanda eléctrica de las viviendas es elevada con la colocación del montacoches y el ascensor. Es por ello que, adicionalmente se instalará un sistema solar fotovoltaico de apoyo al consumo de electricidad.