Pareados dos flores

Pareados Dos Flores son dos viviendas pareadas exentas. Se concibe el diseño como un barco con grandes terrazas mirando al mar y una gran ventana panorámica que recorre todo el perímetro.

Se reconocen en ella los 5 Puntos de la Arquitectura de Le Corbusier. Por ejemplo, en la separación entre la estructura y la fachada.
OBRA FINALIZADA en enero 2022.
MATERIALES: Mortero de cal, mármol y caliza.

DOS FLORES son dos viviendas pareadas exentas situadas en un enclave privilegiado con vistas al mar.

Si la ubicación de cualquier proyecto es fundamental para su definición, en este caso lo es aún más; el mar se convierte en el principal foco hacia el que mira el edificio, enmarcado en este caso por un conjunto de pinos de gran porte que se encuentran en la parcela y que se conservan como elementos de sombra.

LOS CLIENTES

En una tipología pareada las premisas de partida se duplican. El resultado final debe satisfacer a dos familias que parten de necesidades diferentes. La primera familia, con dos hijos adultos, busca espacios familiares, que permitan la reunión de todos y las futuras incorporaciones. La segunda familia, sin hijos, busca espacios cómodos y abiertos para disfrutar las estancias en la playa y reunirse con amigos.

Sin embargo, les une un único objetivo: poder divisar el mar desde los máximos puntos posibles, y esa es la idea que genera toda la casa.

LA PROPUESTA

Si recordamos los 5 puntos de la arquitectura de Le Corbusier y miramos el edificio de nuevo, se reconoce la influencia de los mismos en la separación estructura/fachada. La fachada pasa como una piel por delante de la estructura y es recorrida por una ventana panorámica que permite la visión hacia el exterior desde cualquier punto de la casa.

También tiene cierta influencia, volumétrica y conceptual, de una de las viviendas más conocidas de la historia de la Arquitectura, ´La Casa de la Cascada’ de Frank Lloyd Wright y sus grandes terrazas en voladizo. Los elementos programáticos que requieren privacidad se han adosado a la medianera entre las dos viviendas y se ha liberado la planta para que la relación interior/exterior sea algo más que una anécdota.

MATERIALES

El exterior de las viviendas se ha revestido con mortero de cal, material tradicional que aporta confort térmico a la vez que deja transpirar a las viviendas. En el interior podemos encontrar materiales nobles como el mármol o la caliza.

La cubierta inclinada oculta las instalaciones y, coronando el conjunto, la chimenea adquiere especial protagonismo por la reminiscencia naval.

Siguiente proyecto

Mario Gómez Mogeda

Arquitecto técnico

Leer, carnaval, los cómics, los juegos de mesa, fútbol, NBA… Su listado de aficiones es más alto que él.

No le gusta la playa porque sólo entiende la arena y el agua acompañada de cemento.

La fama no le sube a la cabeza, porque no llega. Ve el mundo a escala 1:10.

Y, además, es aparejador.

Antonio Rivas Pérez

Arquitecto técnico

Su llegada al estudio siempre marca la hora de tomar un café.

Aporta experiencia y sosiego al equipo. 

El verano es su mejor época. Le gusta mucho cocinar y en las obras es en donde está en su salsa. 

Es aparejador y, además, arquitecto técnico.

Paula González González

Arquitecta

Le encanta dar paseos con su perra, siempre acompañada de sus animadas playlist de pop.

Su amor por las novelas de romance histórico es igualado solo por su conocimiento de los últimos acontecimientos de la sociedad. 

No le gusta nada llegar tarde a los sitios, por lo que si no llega a tiempo, ¡Houston, tenemos un problema!

Antonio Olaya

Antonio Olaya Camacho

Socio arquitecto

Nació en el blanco Moguer. En Sevilla y en Venezia aprendió mucho de lo que sabe.

En la naturaleza se siente bien. Disfruta del aroma de un libro, del sonido de un lápiz tocando el papel…

Es padre por duplicado y le gusta leer cuentos. La prisa no va con él porque él va más lento.

Es una A de AHAUS.

Henar Herrero Soriano

Socia arquitecta

Cómoda encuadrando detrás de una cámara, fotografiando edificios. Sensible con la sostenibilidad.

Siempre deja un dedo de café en la taza y garabatea croquis en servilletas de bar.

Le gustan las series y las escaleras bonitas. Adora hacer listas.

Es la H de AHAUS.

Ana Gómez Mogeda

Socia arquitecta

Siempre a caballo entre el Andévalo y la costa.

Adicta a la ortografía y a las tablas de Excel. No se resiste a una buena normativa.

En su mochila hay más objetos que en el almacén de Amazon, pero siempre se olvida las gafas de sol.

Y, además, es arquitecta.

Es una A de AHAUS.