Garaje Béjar

Rehabilitación de un local en desuso en la planta baja de un edificio singular en el centro de Huelva para uso de garaje. Se distribuyen en el interior un total de 13 plazas de aparcamiento para turismos y 2 para motos. El edificio, rara avis en su calle, es uno de los pocos que conservan las dos alturas características del centro de Huelva. Después de la intervención, se devuelve el alzado a su estado original, proyectado en 1961.

AÑO: 2021
MATERIALES: Placo PPF 15, Sika Monotop.

GARAJE SPORT

Hoy en día no se entiende la vida en las ciudades sin la presencia del coche y el consiguiente problema de aparcamiento que, en el caso de los centros históricos, llega a ser una de las principales preocupaciones de sus habitantes.

En este proyecto se rehabilita un local en desuso y que anteriormente había sido un gimnasio, para un nuevo uso como aparcamiento privado de vehículos en el centro de Huelva, en la calle Béjar.

El local presentaba una tipología estructural idónea para el programa a desarrollar debido a que fue concebido, según los planos del proyecto de edificación original de 1961, como un aparcamiento llamado “Garaje Sport”. La intervención parte por demoler las particiones interiores que servían al programa del gimnasio y dejar el local diáfano, así como por abrir un hueco en fachada suficiente para el paso cómodo de vehículos, devolviendo la fachada a su estado original.

EL EDIFICIO

Hoy en día no se entiende la vida en las ciudades sin la presencia del coche y el consiguiente problema de El edificio, rara avis en su calle, es uno de los pocos que conservan las dos alturas características del centro de Huelva. El local en el que intervenimos ocupa toda la planta baja, en fondo de saco, con una superficie construida de 328 m2.

Las tres primeras crujías, sobre las que se desarrolla el programa de la vivienda de planta primera, están resueltas con pilares y forjados de hormigón armado. Las siguientes cuatro crujías, de una sola altura, están resueltas con pilares de hormigón y cerchas metálicas que soportan una cubierta ligera a dos aguas.

Se distribuyen en el interior un total de 13 plazas de aparcamiento para turismos con unas dimensiones de 2,30×4,40m, así como una calle de circulación de vehículos de 4,20 m de ancho. Cuenta también con 2 plazas de aparcamiento para motos y un cuarto de limpieza.

LA LUZ COMO NUEVO INVITADO

Todos los que conocían el edificio antes de su rehabilitación saben que se trataba de un lugar oscuro. En un local con más de 26 m de fondo, la única luz natural provenía de la ventana de la fachada.

Una vez liberado de las tabiquerías que formaban las salas del gimnasio anterior, el mayor reto al que nos enfrentamos fue el tratamiento de la cubierta existente para dejar pasar la luz hacia el interior del garaje y cambiar por completo la percepción al entrar.

Después de sanearla, se precede a pintar el interior de la cubierta y las cerchas metálicas de color blanco y se introducen unos lucernarios, todo para potenciar la presencia de la luz natural en el interior.

Por debajo, se suspende un ligero entramado metálico, que sirve de soporte a la instalación eléctrica y a las luces de emergencia.

SEGURO FRENTE AL FUEGO

El aparcamiento cumple con la normativa vigente, prestando especial atención a la seguridad de los usuarios y a la dispersión del humo durante la evacuación en caso de incendio. Para ello se instalan unas rejas de ventilación integradas en los huecos de la fachada, que complementan las dos chimeneas de ventilación que existían al fondo del local.

La protección pasiva de la cubierta metálica se consigue protegiendo todo el perímetro con una doble placa de yeso laminado PPF15 de Placo y aplicando una pintura ignífuga sobre las cerchas metálicas.

Arquitecto técnico: Antonio Rivas Pérez
Finalización de obra: 2021
Superficie construida: 328 m2
Constructora: Copeinsur S.L.
Materiales: Placo, Sika.
Situación: Huelva (Huelva)

Mario Gómez Mogeda

Arquitecto técnico

Leer, carnaval, los cómics, los juegos de mesa, fútbol, NBA… Su listado de aficiones es más alto que él.

No le gusta la playa porque sólo entiende la arena y el agua acompañada de cemento.

La fama no le sube a la cabeza, porque no llega. Ve el mundo a escala 1:10.

Y, además, es aparejador.

Antonio Rivas Pérez

Arquitecto técnico

Su llegada al estudio siempre marca la hora de tomar un café.

Aporta experiencia y sosiego al equipo. 

El verano es su mejor época. Le gusta mucho cocinar y en las obras es en donde está en su salsa. 

Es aparejador y, además, arquitecto técnico.

Paula González González

Arquitecta

Le encanta dar paseos con su perra, siempre acompañada de sus animadas playlist de pop.

Su amor por las novelas de romance histórico es igualado solo por su conocimiento de los últimos acontecimientos de la sociedad. 

No le gusta nada llegar tarde a los sitios, por lo que si no llega a tiempo, ¡Houston, tenemos un problema!

Antonio Olaya

Antonio Olaya Camacho

Socio arquitecto

Nació en el blanco Moguer. En Sevilla y en Venezia aprendió mucho de lo que sabe.

En la naturaleza se siente bien. Disfruta del aroma de un libro, del sonido de un lápiz tocando el papel…

Es padre por duplicado y le gusta leer cuentos. La prisa no va con él porque él va más lento.

Es una A de AHAUS.

Henar Herrero Soriano

Socia arquitecta

Cómoda encuadrando detrás de una cámara, fotografiando edificios. Sensible con la sostenibilidad.

Siempre deja un dedo de café en la taza y garabatea croquis en servilletas de bar.

Le gustan las series y las escaleras bonitas. Adora hacer listas.

Es la H de AHAUS.

Ana Gómez Mogeda

Socia arquitecta

Siempre a caballo entre el Andévalo y la costa.

Adicta a la ortografía y a las tablas de Excel. No se resiste a una buena normativa.

En su mochila hay más objetos que en el almacén de Amazon, pero siempre se olvida las gafas de sol.

Y, además, es arquitecta.

Es una A de AHAUS.