Entradas

, ,

LA CASA ROCIERA

EXPLORANDO LA IDENTIDAD DE EL ROCÍO

En el corazón de la provincia de Huelva yace una joya arquitectónica única: la aldea de El Rocío en Almonte. Este enclave, rico en tradición y espiritualidad, ofrece una interesante perspectiva sobre el urbanismo y la arquitectura vernácula.

Sus calles de arena, sus edificaciones de líneas simples y su diseño urbano orgánico nos transportan a tiempos pasados, cuando la vida se desenvolvía en armonía con la naturaleza circundante.

Originariamente las casas de El Rocío eran un ejemplo perfecto de la arquitectura vernácula. Construidas principalmente con materiales locales como madera, barro y caña, estas viviendas reflejaban la sabiduría ancestral de adaptarse al entorno.

Hoy en día, las viviendas se renuevan con materiales más duraderos y modernos, pero sin perder su esencia. Sus fachadas encaladas brillan bajo el sol.

ORIGEN DE LA ALDEA

La aldea de El Rocío tiene sus raíces en una mezcla de historia, tradición y devoción religiosa. Su origen se remonta al siglo XIII, cuando se construyó una pequeña ermita en honor a la Virgen del Rocío. 

A lo largo de los siglos, El Rocío se convirtió en un importante centro de peregrinación mariana en Andalucía, atrayendo a miles de fieles cada año, especialmente durante la Romería del Rocío, una de las celebraciones religiosas más grandes y populares de España.

El desarrollo de la aldea estuvo estrechamente ligado a la devoción a la Virgen del Rocío y al flujo constante de peregrinos que visitaban el santuario. Con el tiempo, se construyeron casas, tabernas y otros servicios para atender las necesidades de los visitantes, dando lugar a la formación de una comunidad permanente en torno al santuario.

LA CASA ROCIERA

La estructura tipológica de la casa rociera se emparenta con la arquitectura doméstica almonteña, que tiene en la casa agrícola su mejor ejemplo, basado en la entrada única por el frente del edificio, tres crujías paralelas a fachada, con corral y alpende al fondo, generalmente sin salida por ser medianero al fondo con otra casa.

La choza rociera, articulada por el eje que la atraviesa desde la puerta al corral, se acopla con un esquema ordenadamente inverso al de la casa agrícola almonteña, en la disposición de los usos domésticos dentro de una doble o triple crujía interiores.

En su interior, primero las chozas y luego las casas rocieras, albergan el programa funcional propio de un medio rural de ocupación masiva y temporalmente puntual coincidiendo con la romería, peregrinaciones y demás celebraciones. Tradicionalmente, frente al mero lugar de descanso, cobra mucha importancia el espacio común del salón, inmediato a la entrada, donde se lleva a cabo la vida diaria con una concurrida afluencia de personas: recepción, reunión y fiesta.  El patio y el corral o cuadras, incluían la cocina y aseos, hoy estructurados más convencionalmente. En muchos casos el corral posterior, donde cabía la cuadra, era un cercado que incluía un pequeño huerto, hoy desaparecido.

La evolución de la choza hasta la casa rociera reciente bebe de referencias como las de las barriadas onubenses del arquitecto Alejandro Herrero o el conocidísimo poblado de Esquivel  obra de Alejandro de la Sota (fotografía abajo). 

Casas de una sola planta han cedido el paso a las de dos alturas, que arriba multiplican sus dormitorios y cuartos de baño y definen más claramente los usos de las respectivas estancias y dependencias, más privadas que las de la planta baja.

La fachada, comúnmente, tiene una resolución urbana doméstica, de huecos verticales con rejas, apariencia regionalista y abundante iconografía de la Virgen y otros temas rocieros, muchos resueltos con la habitual presencia de la cerámica. Las cubiertas suelen ser inclinadas con teja árabe (o incluso machihembradas industriales) o cubiertas planas con azotea a la andaluza, en detrimento de las soluciones vegetales con cubierta de castañuela, enea o cañizo y soportada por una estructura de palos como el de las primitivas chozas.

Los porches delanteros suelen delimitarse con pretiles bajos de fábrica, que sirven de banco y que los aldeanos llaman poyos. También se utilizan rollizos de madera, que además sirven para el atado de caballos delante de la puerta de la casa, en el centro de la fachada.

En contraposición a la fachada principal, la trasera doméstica se hace hacia un callejón de aspecto netamente rural, con tapias ciegas y portones para el acceso de carruajes y animales. Esta fachada de tono menor, se corresponde en paralelo con la de las casas de enfrente, configurando una calle puramente de servicio.

Mención especial merecen las parcelas en esquina, que pueden abrir huecos en las dos fachadas principales y tener porche en ambas fachadas.

LA CIUDAD INSTANTÁNEA DE IBIZA

¡VAYA EXPERIMENTO!

Así comienza la historia: André Ricard y Daniel Giralt-Miracle, miembro responsable de la ADI/FAD, proponen a la isla de Ibiza como sede del congreso bienal del ICSID de 1971.

Y así es como hace casi medio siglo, la isla de Ibiza comenzó a convertirse en el escenario de un experimento arquitectónico audaz y visionario: la Ciudad Instantánea.

Diseñada por el arquitecto José Miguel de Prada Poole, esta construcción efímera desafió las normas urbanísticas tradicionales y se erigió como un símbolo de vanguardia. Se consideró construir un campamento para los estudiantes que no tuvieran suficiente dinero para costearse el alojamiento, por lo que se pensó en una Ciudad Instantánea, a la manera de asentamientos como el de las reuniones de la Isla de White. El presupuesto era de 150.000pesetas (900 EUROS), por lo que recurrir a cualquier tipo de material tradicional era totalmente inviable. La ciudad estaba dividida en cuatro zonas en la que destaca la de la ciudad Neumática, dónde cada habitante se construye su propio refugio según sus necesidades particulares entre el repertorio establecido de antemano.

EL ORIGEN Y LA IDEA

Carlos Ferrater le encarga a José Miguel de Prada Poole este proyecto, por lo que contacta con la empresa de plásticos Aiscondel, que hasta ese momento solo había usado su PVC en la fabricación de flotadores hinchables. Para persuadirles del patrocinio deben hacer una prueba de carga y demostrar la viabilidad del proyecto. Convencerles de que su plástico es capaz de aguantar una estructura aireportada capaz de albergar cientos, quizá miles de personas en su interior. Prada Poole, que ya ha experimentado con este tipo de construcciones neumáticas, les propone una junta con grapas que mejora las prestaciones del adhesivo a doble cara que usaban. Así, solamente habría que invertir en los sistemas eléctricos, ventiladores y motores.

La ciudad estaba dividida en cuatro zonas en la que destaca la de la ciudad Neumática, dónde cada habitante se construye su propio refugio según sus necesidades particulares entre el repertorio establecido de antemano. Se desarrolla los planos de la disposición global de la ciudad: una sala común, un centro sanitario, un recinto de asistencia al diseño y un sistema de control de basuras; así como una «calle» principal a la que se acoplarían otras calles secundarias y cada una de las habitaciones de los asistentes.

A los estudiantes se les proporciona una grapadora, una cinta métrica, un rotulador y unas tiras de plástico de 1,20 metros de ancho y de longitud variable en función de si la habitación que van a construir albergará a dos, cuatro o seis personas. También se les entrega una «cartilla constructiva», en la que Prada Poole ha dibujado los detalles técnicos para unir las piezas entre ellas y a las «calles».

LA CONSTRUCCIÓN

Quince mil metros cuadrados de cloruro de polivinilo y un millón de grapas después, la Ciudad Instantánea emergió en la Cala Sant Miquel de Ibiza. Su sistema constructivo era simple: geometría básica, ventilación, espacios comunes y la participación activa de la comunidad. Los habitantes agregaron sus propias estructuras, como el pabellón del árbol y el hinchable tricónico.

Opciones generales:

 1 – Los colores. Hay una serie de colores para elegir aunque se aconsejan colores suaves para las células y combinaciones de colores para los conductos de suministro para la posterior identificación dentro del conjunto.


2 – Material. El material utilizado es PVC calandrado y autoextinguible, de 0,2 mm de espesor para las células y 0,3 mm para las zonas comunes, suministrado en rollos de 1,20 m de ancho. El material es donación de la empresa AISCONDEL.

Ejecución de las juntas:

Las juntas se ejecutan con grapas y cinta adhesiva según una serie de parámetros, como tiras de cinta menores de 50 cm, solapes de 1,5 cm al menos…

Puertas y ventanas:

Las ventanas son sólo para casos de agorafobia ya que dentro de la ciudad la iluminación es suficiente. Las ventanas no deben ser mayores de 30 cm, ya que la tensión acumulada en los bordes puede producir deformaciones y problemas en la estructura.

Otras especificaciones:

Existen otras especificaciones dentro de la estructura principal como la identificación de las células, el control de basuras, protocolos de emergencia o incendio y fiabilidad ante rotura, debido al caudal de 75000 m3/hora de los ventiladores para mantener en pie la estructura. Todo el conjunto tardaría entre 20 y 30 minutos en desinflarse por completo. 

EL CONGRESO

Del 14 al 16 de octubre de 1971, la Instant City se convirtió en el epicentro del Congreso del ICSID. Una bóveda de aire coloreada se alzó orgánicamente junto a la vegetación. Pero esta no era solo una construcción física; era un experimento de vida en comunidad, un llamado a la imaginación y una respuesta creativa al régimen político de la época.

EL LEGADO

La Ciudad Instantánea dejó una huella imborrable. Fue un lugar de nuevas experiencias colectivas, donde el trabajo se convertía en comunicación y el ocio en creación. Hoy, su legado perdura como un recordatorio de que la arquitectura puede ser más que estructuras estáticas: puede ser un espectáculo total, una manifestación artística y una experiencia vital.

El interior se organiza en torno a un patio central con un claustro con bóvedas de arista y arquería sobre columnas de mármol.

Acabamos esta entrada con las palabras de Pedro Torrijos en su artículo de JotDown:

“Sin embargo, ya es 20 de octubre de 1971 y todos bajan de nuevo a la playa para asistir al desmantelado de la ciudad instantánea. Se necesitan dos días para el total deshinchado de la estructura y el reciclaje de sus sistemas de construcción y uso.

Al final no queda nada. Tan solo un árbol y el recuerdo de una experiencia. Porque durante un mes de 1971, en Ibiza se vivió una experiencia única, fascinante y efímera, casi instantánea. Se construyó una ciudad soportada por un material que no se veía, que no pesaba y que apenas existía. Una ciudad que no dejó huella en el terreno, pero viviría para siempre en la memoria.

Como un sueño.”

Referencias:

Artículo de Elías Barczuk Pasamán en Archdaily

‘Construir castillos con el aire: la Ciudad Instantánea de Ibiza’ de Pedro Torrijos para Jot Down.

Instant City de Office of Architecture in Barcelona OAB

Artículo “LA CIUDAD INSTANTÁNEA [1972] José Miguel de Prada Poole” del blog Arqueología del futuro.

Artículo “LA CIUDAD INSTANTÁNEA [1972] del blog Arqueología del pauladeante.wordpress.

75 AÑOS DEL EDIFICIO DEL AYUNTAMIENTO DE HUELVA

Huelva adquiere la condición de capital de provincia en 1833, en disputa con Ayamonte y Moguer, gracias a su privilegiada ubicación como puerto natural en la ría del Tinto y el Odiel y enclave idóneo para las minas, cuya actividad impulsaron el cambio de pequeño pueblo marinero a ciudad portuaria e industrial. Acompáñanos en esta breve historia por el desarrollo de la ciudad.

DE LA ZONA ALTA DE LOS CABEZOS AL LLANO

En el siglo XV, cuando los Guzmanes, señores de Niebla se trasladan a Huelva, ésta empieza a crecer en población. En el siglo XVI, ya hay documentos de que Huelva se dividía en 4 barrios: la plaza de arriba (San Pedro), el pozo de Vizcaíno (Plaza San Francisco), la plaza de abajo (de las Monjas)  y la Vega.

Plano de Huelva con los cabezos. 1875. Museo de Huelva.

Si el primitivo cabildo se había situado en lo alto del cabezo de San Pedro, en la segunda mitad del s. XVII el centro de gravedad de la población se traslada a las calles Concepción y Palacios, con el paulatino desmantelamiento del castillo.

Planta del castillo de Huelva. 1768. Archivo general de la Casa Medina Sidonia.

La supresión de órdenes religiosas y la desamortización de sus bienes repercuten en Huelva. Los conventos de la Merced, San Francisco y la Victoria pasan a ser edificios que se destinan a cubrir las necesidades de inmuebles para organismos públicos. Era necesario dotar a la ciudad con urgencia de edificios públicos e infraestructuras acorde a su nueva capitalidad. El convento de la Merced se usa como cuartel y después como Instituto. El de San Francisco se usa como cárcel y hospicio. Y el de la Victoria se demuele para construir casas particulares. 

Plano de Francisco Coello. 1869. Cartoteca del Centro Geográfico del Ejército, Madrid.

La vieja sede del Cabildo en San Pedro es sustituida por una nueva casa del Ayuntamiento (1840) en la calle Puerto. Tenía una fachada sencilla en la que venía a destacar un amplio balcón con tres arcos de medio punto y la iluminación mediante cuadro faroles. En las fotografías que se conservan se aprecia el escudo de Huelva en hierro forjado sobre el frontón que remata el edificio y que lo distingue del resto de la calle.

Sede del Ayuntamiento en la calle Puerto

La revolución industrial y la llegada de capital británico a las minas tienen una vital importancia en el desarrollo de Huelva que, en 1876, deja de ser villa y recibe el título oficial de ciudad. El aumento de población se acelera, triplicándose en 50 años. En 1900 contaba con 21.500 habitantes.

En estos años se construyen además de los muelles, las dos estaciones de tren, el Hotel Colón, el barrio Reina Victoria, el Hospital provincial, el Casino, el mercado de El Carmen, la plaza de toros, el Matadero y el paseo hacia la Punta del Sebo.

Plano de Huelva y el Puerto de Huelva. José Albelda.

Si la visita del rey Alfonso XII y la celebración del IV Centenario en 1892, aceleraron los trabajos para mejorar los edificios públicos, los años previos a la Guerra Civil suponen un estancamiento económico para la ciudad, sin apenas actuaciones públicas.

En los años 40 se termina el dilatado proceso iniciado a principios de siglo de expropiaciones de casas y parte de los conventos de las Agustinas y San Francisco, que sirvió de cárcel, para la construcción del Ayuntamiento, el Gobierno Civil y el edificio de Hacienda.

Y la apertura de la Gran vía, una de las grandes operaciones urbanísticas de la época y que pretendía crear un gran eje oficial en la ciudad, con edificios monumentales a pesar de la escasez del momento.

EL AYUNTAMIENTO EN LA GRAN VÍA

Ubicado en la plaza de la Constitución, el actual Ayuntamiento, que ahora cumple 75 años, se construyó para sustituir al de la calle Puerto por estar muy deteriorado y se levantó el nuevo sobre parte del solar del antiguo convento de San Francisco.

En la obra del actual Ayuntamiento hay que destacar la participación de Francisco Sedano Arce, arquitecto del Catastro, a quien debemos grandes ejemplos de racionalismo, como el chalet Clauss y los edificios para la Junta de Obras del Puerto; y Mateo Gayá Prado, arquitecto municipal.

Para el diseño del nuevo ayuntamiento siguieron las fórmulas historicistas del régimen franquista, en estilo neoherreriano, pretendiendo dar una idea de fortaleza institucional. Se inspiraron en el Ministerio del Aire de Madrid, del arquitecto Gutiérrez Soto.

Las obras comenzaron en 1942 y se prolongaron hasta 1949. El responsable de éstas y de la definición final del proyecto fue el arquitecto Alejandro Herrero Ayllón.

El edificio se desarrolla en dos plantas, con una fachada muy simétrica. La planta baja revestida de granito y, el nivel superior, compuesto por una sucesión de pilastras que enmarcan los balcones y paños de ladrillo visto. La cubierta, oculta al exterior por un peto, está revestida de pizarra y de ella sobresalen las dos torres laterales, coronadas por afilados chapiteles piramidales. El centro de la fachada está presidido por un reloj.

El interior se organiza en torno a un patio central con un claustro con bóvedas de arista y arquería sobre columnas de mármol.

, , ,

POTENCIAL DE MEJORA DE SAN JUAN DEL PUERTO Y LAS MARISMAS DEL TINTO

Después de resultar ganadores del primer premio en el concurso convocado por el Ayuntamiento de San Juan del Puerto para la Rehabilitación de las antiguas instalaciones ferroviarias para Centro de Interpretación de las Marismas y Salinas del Tinto, hoy analizamos las potencialidades del entorno.

PUESTA EN VALOR DEL ENTORNO

Hace unos años que San Juan del Puerto busca volver a mirar al río Tinto y sus marismas. Desde finales del siglo XIX hasta la actualidad, esa conexión entre la ciudad y el río se ha visto truncada por la presencia de la línea férrea de Riotinto, que transcurre paralela al río creando una barrera entre el municipio y su valioso entorno natural.

Los primeros trabajos para la construcción de esta línea comenzaron en 1873, y algunos años más tarde, cuando se dieron cuenta de la importancia estratégica de San Juan del Puerto en el tráfico de mercancías y personas, se levantó un pequeño apeadero. Viendo que no era suficiente, en el año 1900 se erigió una Estación.

El edificio, de titularidad municipal y catalogado por el PGOU, se destina a Centro de Interpretación de las Marismas y Salinas del Tinto, sirviendo de elemento de puesta en valor, interpretación y puerta de entrada al mismo. Se rehabilitará como espacio dotado de contenido, audiovisual y documental, que servirá para transmitir al visitante la importancia del enclave natural, patrimonial y cultural donde se ubica. Servirá como punto de entrada a una serie dotaciones y actividades distribuidas por el hábitat natural que conformará un programa amplio y atractivo al futuro usuario local, provincial y nacional, proyectándose hacia el futuro como un motor de desarrollo municipal, cimentado sobre los principios de sostenibilidad, innovación, accesibilidad, autosuficiencia energética, y baja huella de carbono.

Junto a la Estación, la Nave de Carga del Muelle se propone como edificio de apoyo para bar-cafetería del Centro de Interpretación, así como de los futuros espacios libres dotacionales de ocio y juegos, utilizando la plataforma elevada del Muelle como terraza-mirador hacia el entorno natural dispuesto al Sur.

Dichas intervenciones se ubican a ambos lados del acceso de la pasarela peatonal; elemento clave e iniciador de esta reconexión entre el municipio y su entorno. Desde su construcción se facilita y potencia el cruzar la vía desde el núcleo urbano. Tras la pasarela se continuó con la recuperación de otro punto clave: el Muelle del Tinto, un lugar emblemático para los sanjuaneros por la importancia que tuvo para el municipio la actividad marítima en siglos anteriores. Hoy en día se trata de un centro municipal de actividades náuticas, gracias a la reciente construcción de un pantalán para embarcaciones ligeras. Además, aún puede verse un pavimento sobre pilotes de madera conocido como “los palitos” que sirvió para ampliar el embarcadero hacia el río en el período de 1905 a 1919 en el que se produjo una renovación del ferrocarril.

Todas estas intervenciones junto con las que ocupan esta propuesta y las posibles que pudieran realizarse en el futuro seguirán generando un redescubrimiento y reconocimiento por parte de la ciudadanía del entorno natural de las Marismas, Salinas y el propio río Tinto. Todo este entorno se trata de un espacio natural único, enmarcado en el estuario del Tinto, que nos acerca el agua del Atlántico en cada subida de marea, siendo una de las pocas representaciones de este tipo de hábitat en Andalucía. Todo esto no hace más que conectar a la población con el germen primitivo de su fundación como municipio, el río Tinto y su marisma, recuperando la unión y el sentir que les pertenece y dejando atrás el sentimiento de desapego y alejamiento que el trazado férreo generó como barrera física y virtual que se prolongó durante casi siglo y medio en aras del progreso.

PROYECCIÓN DE FUTURO

Todas las ideas que marcan esta proyección de futuro, tienen el carácter de propuestas con visión a largo plazo. Son ideas que surgen después de un profundo análisis del municipio y todo su entorno, y de analizar todas sus potencialidades presentes y futuras

PROPUESTAS

, , ,

CENTRO DE INTERPRETACIÓN DE LAS MARISMAS Y SALINAS DEL TINTO

Primer premio en el concurso convocado por el Ayuntamiento de San Juan del Puerto para la Rehabilitación de las antiguas instalaciones ferroviarias para Centro de Interpretación de las Marismas y Salinas del Tinto.

HISTORIA DE LOS EDIFICIOS: IMPORTANCIA Y NECESIADAD DE LA REHABILITACIÓN

La antigua Estación de Rio Tinto, representa uno de los edificios más emblemáticos del municipio de San Juan del Puerto (Huelva). Se construyó como estación de viajeros de la línea férrea que unía Huelva y Riotinto tras la concesión de las minas de Riotinto, en el año 1873,  a la compañía The Rio Tinto Company Limited, y la construcción de la infraestructura ferroviaria entre la mina y el puerto de Huelva. El trazado ferroviario estuvo en funcionamiento hasta 1984.

El edificio de la estación fue adaptado a Centro de Interpretación de las Marismas y Salinas del Tinto hace más de una década mediante un proyecto de adaptación, dotándolo del aspecto y acabados actuales. La falta de uso tras su adaptación, así como el vandalismo, llevaron al deterioro y estado actual de dicha dotación, debiéndose proceder al cegado de huecos para evitar la ocupación continuada de la misma. Últimamente ha sido utilizado como almacén de material y útiles destinados a la construcción de la pasarela que cruza la línea de ferrocarril, que se inauguró en febrero de 2018, y que sobrevuela y desembarca al sur de la Estación.

La Nave de Carga se construyó como Almacén de Mercancías de la línea férrea entre Huelva y Riotinto. Albergó una carpintería y, en la actualidad, está siendo usada de forma privada para almacenamiento y establo.

La plataforma del Muelle de Carga constituía el muelle maniobras del Almacén de Mercancías, ambos elevados y dispuestos a la misma altura que los vagones que transitaban por la vía para facilitar las labores de carga y descarga. Presentaba un ramal propio para estas labores. En la actualidad, está siendo usado como cercado para animales de compañía.

La subvención concedida, procedente de la Línea 1 del Programa de Impulso a la Rehabilitación de Edificios Públicos de Entidades Locales (PIREP), marca los requisitos para devolver a la Estación a su estado óptimo para su uso como Centro de Interpretación de las Marismas y Salinas del Tinto (Edificio 1) y la Nave de Carga (Edificio 2) para que sea usada como cafetería y apoyo al Centro de Interpretación.

EL ENTORNO

Los dos edificios que se van a rehabilitar se encuentran en paralelo al trazado de las vías, en la margen sur. Entre ambas edificaciones se dispone una pasarela peatonal de reciente construcción, que cruza sobre las vías y conecta la Estación con el municipio de San Juan del Puerto. 

En la zona sur del trazado de vías se extienden las marismas de la ría del Tinto, de gran riqueza medioambiental, las antiguas Salinas de San Juan del Puerto y el antiguo Muelle de Carga del mineral. En paralelo a la vía férrea discurre un camino que puede entenderse como vía paisajística.

PUESTA EN VALOR DEL ENTORNO

Hace unos años que San Juan del Puerto busca volver a mirar al río Tinto y sus marismas. Desde finales del siglo XIX hasta la actualidad, esa conexión entre la ciudad y el río se ha visto truncada por la presencia de la línea férrea de Riotinto, que transcurre paralela al río creando una barrera entre el municipio y su valioso entorno natural.

El edificio de la estación, de titularidad municipal y catalogado por el PGOU, se destina a Centro de Interpretación de las Marismas y Salinas del Tinto, sirviendo de elemento de puesta en valor, interpretación y puerta de entrada al mismo. Se rehabilitará como espacio dotado de contenido, audiovisual y documental, que servirá para transmitir al visitante la importancia del enclave natural, patrimonial y cultural donde se ubica.

Junto a la Estación, la Nave de Carga del Muelle se propone como edificio de apoyo para bar-cafetería del Centro de Interpretación, así como de los futuros espacios libres dotacionales de ocio y juegos, utilizando la plataforma elevada del Muelle como terraza-mirador hacia el entorno natural dispuesto al Sur.

Dichas intervenciones se ubican a ambos lados del acceso de la pasarela peatonal; elemento clave e iniciador de esta reconexión entre el municipio y su entorno. Desde su construcción se facilita y potencia el cruzar la vía desde el núcleo urbano. Tras la pasarela se continuó con la recuperación de otro punto clave: el Muelle del Tinto, un lugar emblemático para los sanjuaneros por la importancia que tuvo para el municipio la actividad marítima en siglos anteriores. Hoy en día se trata de un centro municipal de actividades náuticas, gracias a la reciente construcción de un pantalán para embarcaciones ligeras. Además, aún puede verse un pavimento sobre pilotes de madera conocido como “los palitos” que sirvió para ampliar el embarcadero hacia el río en el período de 1905 a 1919 en el que se produjo una renovación del ferrocarril.

Todas estas intervenciones junto con las que ocupan esta propuesta y las posibles que pudieran realizarse en el futuro seguirán generando un redescubrimiento y reconocimiento por parte de la ciudadanía del entorno natural de las Marismas, Salinas y el propio río Tinto.

EDIFICIO 1 - ANTIGUA ESTACIÓN

La antigua Estación de San Juan del Puerto se rehabilitará para su uso como Centro de Interpretación de las Marismas y Salinas del Tinto, con el objetivo de que sea un edificio de consumo nulo, es decir, que utilice sólo energía procedente de fuentes renovables.

Manteniendo la estética y la volumetría de la Estación original, se interviene en el edificio para dotarlo con los estándares de calidad que marca el Código Técnico de la Edificación.

El edificio original tiene planta rectangular, se compone de dos crujías paralelas al trazado de las vías, con cubierta de teja a dos aguas. Presenta cuatro huecos en la fachada norte y sur y otros dos en cada una de las fachadas laterales. Tiene un porche en la fachada norte, la más próxima a las vías, que le confiere su tradicional imagen de estación.

La construcción de la pasarela peatonal ha modificado las condiciones del entorno y es necesario crear un nuevo acceso en la fachada sur, con una marquesina simétrica a la existente: zona de sombra, punto de llegada y de estancia de los visitantes. Se creará un banco corrido en la terraza sur para que los visitantes puedan observar el paisaje de la marisma.

El interior se dejará diáfano para su uso como zona expositiva con la salvedad de la inclusión de un aseo adaptado y punto de Información.

Se renovará la cubierta por completo debido a su mal estado de conservación, aprovechando la ocasión para dotarla de aislamiento y asegurar su impermeabilización. Se eliminará la tablazón existente del techo para dejar las vigas de cubiertas vistas y dotar de mayor calidad al espacio expositivo.

Se aprovechará la cubierta para la colocación de paneles fotovoltaicos, con capacidad suficiente de autogeneración eléctrica y almacenamiento suficiente con baterías. De esta manera, el edificio se encaminará hacia un consumo nulo.

EDIFICIO 2 - NAVE DE CARGA

Con esta intervención se pretende que este edificio sirva de apoyo al Centro de Interpretación, destinándolo a Bar.

La intención es mantener la estética y la volumetría existentes, manteniéndose los acabados exteriores, dotando el interior de las condiciones necesarias de habitabilidad, funcionalidad y salubridad. La carpintería se renovará, y se repondrán los acabados deteriorados dando un tratamiento antihumedad a las partes bajas de los muros de cerramiento.

Se trata de un edificio de pequeñas dimensiones, con muros de carga y cubierta de teja a dos aguas. Las fachadas presentan unos grandes huecos: el oeste se renovará como puerta de acceso, mientras que las otros serán grandes ventanales acristalados.

Al igual que en el Centro de Interpretación, se renovarán los faldones de cubierta, se repondrán todas las instalaciones y se dotará de confort térmico al espacio interior, mediante las instalaciones de climatización y renovación del aire interior. Se dotará de red de conexión a internet y, en la cubierta se dispondrán paneles fotovoltaicos.

, , ,

LA CASA DE BLAS INFANTE EN ISLA CRISTINA

NUESTRA PROPUESTA

Nuestra propuesta plantea una vuelta a los orígenes, a descubrir la esencia constructiva de la casa que habitó Blas Infante durante su estancia en Isla Cristina entre los años 1923 a 1931, donde tuvo sede su notaría y que él consideraba “su patria” por haber nacido allí sus dos hijas.

La casa, de estilo neomudéjar, tiene dos plantas de altura y sigue la tipología de las viviendas notables de la época: ventanas salientes, cancela del tipo sevillano, azulejería, etc. Su elemento más característico es la fachada de ladrillo visto, donde destacan los dos balcones de la planta superior con ajimez (ventana arqueada, dividida en el centro por una columna), únicos entre las viviendas de Isla Cristina. Influenciado por sus viajes a Marruecos, el interior estaba decorado al estilo morisco.

PUESTA EN VALOR DEL BIEN CATALOGADO

El estado actual de la vivienda presenta alteraciones que se han ido realizando con el paso de los años. La vivienda original partía de tres crujías, teniendo la tercera un saliente en la medianera, donde se encontraba originalmente la escalera. Es nuestra intención devolver la vivienda a su estado original, eliminando la escalera actual que le imprime a la casa un carácter de uso como si fueran dos apartamentos independientes, en vez de como un único espacio.

Se propone la eliminación de las particiones interiores, que desvirtúan la continuidad de los espacios, y las construcciones posteriores que dan a la calle Catalanes y que carecen de valor.

Una vez depurado el volumen original, se centran los esfuerzos en la puesta en valor de la fachada, la restauración de los forjados y la recuperación del patio original de la vivienda.

La fachada, elemento característico de la vivienda y que ha permanecido prácticamente invariable a lo largo de los años, se limpia y se retiran los elementos que generan caos (como el cableado aéreo, la antena, etc.). Se propone mantener los elementos singulares que le aportan carácter, como son los postes para el cableado, la placa que distingue la casa como “asegurada de incendio” y el azulejo conmemorativo.

Además de restaurar la cerrajería existente, se renuevan las carpinterías exteriores para mejorar su eficiencia energética y se recupera la ventana con arco superior de los ajimez.  

Debido a su mal estado de conservación, se hace necesario la demolición de los forjados y se propone la reconstrucción con la misma tipología, con vigas de madera, alfarjías y entrevigado cerámico.

El patio es el epicentro de la vida de la casa andaluza: sus paredes blancas, sus azulejos sevillanos, el agua del pozo. Una vez retirada la higuera que lo tiene colonizado, el patio vuelve a relucir con sus paredes llenas de macetas. Se mantienen los huecos de ventanas que nos permiten ver el patio. Es un lugar que nos invita a estar en su interior.

Para apoyar esta edificación original, se amplía la vivienda aprovechando la disponibilidad del solar colindante ubicado en el nº 8 de la calle Catalanes. Se construye una pieza de dos alturas, con fachada hacia la calle Sevilla, que contiene los espacios servidores (ascensor accesible, núcleo de aseos, instalaciones, archivo/almacén) y que sirve de charnela entre la vivienda original y la ampliación.

Si volumen original se dedica fundamentalmente a espacios expositivos abiertos al público, con una oficina en la primera crujía y zona de atención al público a continuación del zagúan, que organice la llegada de visitantes; en la ampliación se construye una sala de uso mixto, equipada para impartir cursos, conferencias, charlas o servir como espacio expositivo adicional y volcada al nuevo patio trasero.

Esta sala polivalente se plantea con una estructura metálica continua y una partición móvil acristalada que permite que, una vez abierta, la partición quede oculta en el armario adosado a fachada, y la sala y el patio se fundan como un único espacio continuo. 

La propia estructura metálica se convierte en una pérgola vegetal que favorece el uso del patio en los meses de verano y la creación de una zona intermedia entre el uso interior y exterior.

COHERENCIA DE LA INTERVENCIÓN

Teniendo la fachada de ladrillo como punto de partida y el volumen original de la vivienda como eje vertebrador de la propuesta, obtenemos un espacio expositivo muy versátil,  con una sucesión de  salas contiguas que permiten un recorrido libre por la planta y facilita el futuro proyecto museístico.

Aprovechando la disponibilidad del solar anexo, se construye una pieza de dos plantas de altura, que alberga los espacios servidores, permite la accesibilidad de la planta alta y es donde se ubican los aseos e instalaciones, para que estos usos no distorsionen el volumen original.

Se amplía el espacio expositivo con una sala multiusos en planta baja que se puede abrir completamente al patio trasero. Esta ampliación da fachada a las calles Sevilla y Catalanes y se remata con una cubierta vegetal, que sirve como zona de esparcimiento de planta alta o espacio expositivo exterior.

En el diseño de las fachadas se han tomado elementos de celosías tradicionales llevados a un diseño contemporáneo. En la fachada a la calle Sevilla se replica el ajimez original, con el diseño de un hueco alargado, que se parte en dos por un pilar metálico. De un lado, en el patio, el hueco exterior remarcado por la pérgola vegetal y del otro, la ventana interior sobre el armario donde se recogen las instalaciones y la partición plegable. De esta manera, la realidad del nuevo espacio construido se divide en dos por ese gran ventanal móvil, igual que el hueco del ajimez queda partido por la columna de fundición.

INTEGRACIÓN CON EL ENTORNO

La casa de Blas Infante se encuentra en el nº 7 de la calle Diego Pérez Pascual, antigua calle Real, y forma parte de la “Ruta de Blas Infante” que es un recorrido por la Isla Cristina peatonal, donde se desarrolló la vida laboral, social y cultural de Blas Infante.

Ya se está llevando a cabo una puesta en valor de toda la ruta, desde el muelle, la plaza de Las Flores, y el Paseo del Chocolate. Nuestra propuesta, además, abre el nuevo patio a las calles Sevilla y Catalanes, creando un triángulo cultural con vértice en la plaza de Las Flores, pasando por la biblioteca e integrando este nuevo contenedor cultural en esas dos calles, ya peatonales del centro histórico, pero con un carácter más secundario y que se verían revitalizadas.

La gran puerta trasera permite la realización de actividades al aire libre, con acceso desde la calle Catalanes y de forma independiente al del resto de la casa si fuera necesario.

PAREADOS DOS FLORES

DOS FLORES son dos viviendas pareadas exentas situadas en un enclave privilegiado con vistas al mar.

Si la ubicación de cualquier proyecto es fundamental para su definición, en este caso lo es aún más; el mar se convierte en el principal foco hacia el que mira el edificio, enmarcado en este caso por un conjunto de pinos de gran porte que se encuentran en la parcela y que se conservan como elementos de sombra.

LOS CLIENTES

En una tipología pareada las premisas de partida se duplican. El resultado final debe satisfacer a dos familias que parten de necesidades diferentes. La primera familia, con dos hijos adultos, busca espacios familiares, que permitan la reunión de todos y las futuras incorporaciones. La segunda familia, sin hijos, busca espacios cómodos y abiertos para disfrutar las estancias en la playa y reunirse con amigos.

Sin embargo, les une un único objetivo: poder divisar el mar desde los máximos puntos posibles, y esa es la idea que genera toda la casa.

LA PROPUESTA

Si recordamos los 5 puntos de la arquitectura de Le Corbusier y miramos el edificio de nuevo, se reconoce la influencia de los mismos en la separación estructura/fachada. La fachada pasa como una piel por delante de la estructura y es recorrida por una ventana panorámica que permite la visión hacia el exterior desde cualquier punto de la casa.

También tiene cierta influencia, volumétrica y conceptual, de una de las viviendas más conocidas de la historia de la Arquitectura, ´La Casa de la Cascada’ de Frank Lloyd Wright y sus grandes terrazas en voladizo. Los elementos programáticos que requieren privacidad se han adosado a la medianera entre las dos viviendas y se ha liberado la planta para que la relación interior/exterior sea algo más que una anécdota.

MATERIALES

El exterior de las viviendas se ha revestido con mortero de cal, material tradicional que aporta confort térmico a la vez que deja transpirar a las viviendas. En el interior podemos encontrar materiales nobles como el mármol o la caliza.

La cubierta inclinada oculta las instalaciones y, coronando el conjunto, la chimenea adquiere especial protagonismo por la reminiscencia naval.

,

LA CASA DE LA PARRA

Si habéis visto nuestros anteriores proyectos de vivienda sabréis que siempre hablamos de varios conceptos que aparecen como denominador comun en nuestras obras: la luz (directa o indirecta) que da sentido a las estancias, la conexión de los espacios (nos gusta que el exterior penetre en la casa y la casa salga al patio), el uso de materiales tradicionales (madera, piedra natural, mortero de cal) que nos traigan al presente la esencia del pasado, y el patio (siempre el patio) como centro de las miradas y de la vida de la casa.

Si los ingredientes son los mismos, os preguntaréis:

¿Qué es lo que hace a las casas diferentes entre sí?

LOS HABITANTES

Cada familia tiene unas necesidades diferentes, según su trabajo, el número de miembros que la integran o la edad de los mismos. Hay que pensar en los espacios de forma que puedan ir evolucionando a la vez que lo hace la familia.

La Casa de la Parra será el hogar de 4 personas. En el momento de diseño: un matrimonio con dos hijos pequeños, que buscan espacios amplios de juego y estudio, pero que son conscientes de las necesidades de independencia que surgirán en un futuro.

Se proyectan 3 dormitorios y un estudio. Los dormitorios incluyen zona de estudio individual para un futuro, pero el estudio puede ser utilizado en la actualidad como zona de teletrabajo de los padres incluso como sala de cine en los ratos libres.

El salón, amplio y diáfano, da salida directamente al patio que permite extender la zona de juego en las épocas del buen tiempo. La cocina integra una mesa para pasar tiempo en familia mientras se cocina y generar un punto de encuentro a la hora de comer.

LA UBICACIÓN Y LA MORFOLOGÍA

Una vivienda aislada y otra entre medianeras exigen un tratamiento diferente desde el proyecto, al igual que sucede con la forma de la parcela. Para nosotros las parcelas irregulares suponen un reto y un mayor diálogo entre la casa y el solar donde se construye.

La Casa de la Parra agrega dos parcelas para concebir un espacio doméstico privado entre medianeras. La forma de las mismas es irregular, rematándose al fondo con un pequeño fondo de saco a una cota inferior conectado por un pequeño pasillo. Ha sido esa anomalía en el parcelario la que ha definido la ubicación del salón polivalente, de la piscina e incluso el pequeño sótano al fondo de la parcela es fruto del desnivel existente. Un diálogo directo del programa con el parcelario que no podíamos obviar.

CASA DE LA PARRA - Sección CASA DE LA PARRA - Sección constructiva

EL PATIO

Para nosotros el patio es una estancia más de la vivienda y de las más importantes, pues junto con la cocina y el salón conforma los llamados espacios públicos: los que utiliza la familia para reunirse, entre ellos o con otras personas. Lejos de ser un espacio vacío, estamos firmemente convencidos que debe ser un espacio rico en cualidades.

La Casa de la Parra se ancla a un gran patio extendido como zona de estancia y ocio. El «umbral» entendido como la transición entre el interior y el exterior está protagonizado por la parra que da nombre a la casa. Una gran pérgola que recoge la fachada del patio en toda su longitud y es el soporte de la parra que da verdor, frescor y sombra a la casa.

Más allá de la parra está la piscina adosada a una pronunciada irregularidad de la medianera, y la barbacoa. Ésta se diseña desde el proyecto para crear un elemento único e integrado, que lejos de ser un elemento de uso puntual, se concibe como un punto de reunión y que se remata con un gran banco para charlar mientras se asa la comida. 

EL ENTORNO

Si ya hemos hablado de los habitantes, de la ubicación y la morfología y por supuesto del patio, ¿qué nos falta?: El entorno.

El entorno entendido como la localidad o zona dentro de la localidad, que rodea a la vivienda. Las otras casas, su  estética, su historia, su cultura… Sin el entorno una casa no se entiende. Es el entorno el que genera su fachada, ya sea por integración o por diferenciación. 

La Casa de la Parra se ubica en un entorno diverso, aparentemente homogéneo, rodeado de viviendas de una o dos plantas de carácter rural, pero que tras un análisis profundo nos devuelve una imagen diferente. Las viviendas circundantes han ido sufriendo pequeños cambios que han ido desvirtuando su carácter tradicional y ha cortado el hilo temporal que permite entender la evolución de la ciudad.

La Casa se abstrae de esas actuaciones y se mueve atrás en el tiempo hasta recuperar los orígenes: fachadas blancas, de ritmos verticales, y pretil de remate que oculta la cubierta de tejas a dos aguas, al modo de las casas señoriales.

El acceso a la vivienda se sitúa descentrado, en este caso por exigencias de la pronunciada pendiente descendente de la calle, y focaliza las miradas recuperando un elemento típico: el ventanuco de ventilación de los «doblaos» de la zona. Aquí se trata de una apertura que permite la entrada de luz en el zaguán, iluminándolo aún cuando la puerta se encuentra cerrada. La puerta se enmarca con un recrecido al modo de las portadas antiguas. La blancura del encalado solo se ve alterada por la aparición de un zócalo de protección de mármol blanco que tiene su réplica en la tira de mármol que decora y remata el pretil.

La cerrajería rebusca en la tradición y recupera las rejas de barrotes redondos, pletinas y líneas simples que no eclipsen la belleza de las líneas puras.

La chimenea de la casa adquiere una nueva funcionalidad. Su carácter dominante visualmente esconde una doble función: por un lado equilibra la cubierta al contar con una gran potencia visual frente al gran paño de teja y por otro lado, recoge las antiestéticas instalaciones de climatización que plagan los tejados de las ciudades. Es así como aparece un tiro alargado que emerge del faldón acaparando las miradas desde el patio.

LOS MATERIALES

Como sucede en la mayoría de las viviendas andaluzas, los grandes paños encalados adquieren el máximo protagonismo. En la Casa de la Parra conviven con el zócalo de mármol hacia la calle y con remates en piedra caliza en el patio. Solería de gres de gran formato colocados en el interior dan la sensación de amplitud por la reducción del número de juntas entre piezas y las puertas de madera natural aportan equilibrio y calidez.

El punto de vegetación lo aportan la parra en la pérgola y el arriate que circunda el patio, acompañando sin interferir en su día a día.

Es sorprendente que, utilizando los mismos materiales se puedan obtener diferentes resultados.

,

CASA EUROPA

Casa EUROPA es el sueño que, durante mucho tiempo, lleva persiguiendo su propietario. La idea es proyectar una vivienda que cubra todas sus necesidades en el presente y las que puedan surgir en el futuro en una única intervención. Es por ello que se plantea una casa de grandes dimensiones, con múltiples y diferentes espacios, que puedan absorber esos posibles usos.

DÓNDE

La vivienda se ubica en una zona residencial de viviendas aisladas, con parcelas cercanas a los 1000 m2 de superficie, que se dispersan entre pinares y campos de golf. 

Las dimensiones de la parcela permiten la existencia de diferentes espacios exteriores donde se podrán ubicar una piscina, zona de barbacoa, terrazas y espacios ajardinados que complementen los espacios interiores y creen un micro universo dentro de la misma parcela.

La parcela cuenta con una proporción rectangular, y dimensiones aproximadas de 20 x 50 metros, la entrada a la misma se sitúa al oeste, y origina la planta en L de la vivienda y la implantación de ésta en la parcela. De este modo se consigue que los espacios de vida exteriores estén orientados al sureste, así como los grandes paños acristalados que los conectan con las estancias interiores.

QUÉ (NECESITAN)

El cliente quiere construirse la casa de su vida, que sea capaz de acoger y abarcar sin problema las diferentes situaciones que se le puedan presentar a lo largo de los años: la vida en pareja, tener hijos, visitas eventuales o estancia permanente de sus padres, reuniones familiares y de amigos, celebraciones, prácticas deportivas, etc…

Además de todo lo anterior, el propietario es aficionado a los automóviles, le gusta cuidarlos y aparcarlos en un espacio diseñado y cuidado, que se aleje de la imagen de un simple garaje.

CÓMO

El proyecto parte de una planta en forma de L, en la que su lado más corto se encuentra paralelo al lindero de la parcela desde donde se produce la entrada. Este acceso se realiza desde un punto intermedio, mediante una pasarela que nos dirige hacia la casa. En este recorrido dejamos a la izquierda un primer “patio” hacia el que se abre el salón-comedor controlando el acceso a la vivienda. A la derecha, se encuentra una zona ajardinada delimitada por un gran muro blanco, que esconde tras de sí otro pequeño patio, esta vez de servicio y que sirve de apoyo al lavadero-despensa que se encuentra anexo a la cocina.

Una vez entramos a la casa, nos encontraremos en un punto intermedio entre la cocina y el salón-comedor, dos espacios conectados pero con posibilidad de independizarse mediante una cristalera con perfilería de acero negro. Esta zona es el corazón de la vivienda, a través del cual se producen las conexiones al resto de espacios interiores y exteriores. 

Otra gran cristalera, situada al este, conecta el salón y la cocina con la gran terraza trasera, cubierta por una pérgola bioclimática y en la que se encuentra ubicada la piscina. La idea es que esta zona funcione como salón exterior durante algunas épocas del año.

En el lado más largo de L, con grandes aberturas al sur protegidas por un vuelo y pequeñas al norte, se ubica la zona de dormitorios. A esta zona de noche se accede desde el salón a través de un pasillo acristalado que actúa como distribuidor, y que regala hermosas vistas antes de dormir y una vez que sales del dormitorio por las mañanas.

Los dormitorios y baños se ventilan e iluminan mediante ventanas horizontales en la fachada norte, buscando una mayor privacidad y creando una sucesión de aberturas que pretende que se lean como un único elemento. Tan solo el dormitorio principal se abre también al sur, mediante un ventanal que inserta la imagen del agua y el sonido de su cascada dentro de la habitación.

En el sótano encontramos dos espacios principales diferenciados. Por un lado, la zona de aparcamiento de coches, con un diseño e iluminación muy cuidados que potencien y acompañen la belleza de estos vehículos. En el otro, y justo debajo de la cocina y salón-comedor, se ubica un espacio multifuncional que servirá como zona de reuniones y celebraciones, cine, etc… Además de estos dos espacios principales también se colocan en esta planta los cuartos de instalaciones, trasteros y demás espacios auxiliares de la edificación.

Por último, cabe destacar que la cubierta de la casa tiene un papel fundamental. En ella se ubica una pequeña estancia cubierta que funcionará como gimnasio y que usará toda la cubierta como zona de práctica deportiva exterior. En esta planta nos encontramos un elemento muy particular dentro del volumen ortogonal de la vivienda: un muro curvo que homenajea al de la conocida Casa Malaparte. El muro sirve como elemento que dotará de sombra y protección de vistas y vientos a una zona que funcionará como solárium, y que se conecta con la zona de piscina gracias a una interrupción del peto de ladrillo que se transforma en un paño de vidrio.

MATERIALES

Debido a las dimensiones de la casa, se utilizan materiales sencillos y económicos cuyo mantenimiento sea el mínimo posible y que garanticen su resistencia y durabilidad al cabo de los años. En toda la vivienda se utiliza el cerramiento de fábrica tomada y enfoscada con mortero de cal tradicional, con la posibilidad de dejar el mortero al natural sin pintura. Se utilizan elementos pétreos naturales para rematar alféizares y pretiles, así como el propio hormigón visto de la estructura para vuelos y elementos de protección de las ventanas. Éstas estarán fabricadas en PVC en color gris claro y con vidrios de alta eficiencia. En el interior se utilizan materiales naturales como la madera y la piedra natural junto con elementos de gres porcelánico de gran formato.

En general podemos concluir que utilizamos muy pocos elementos para construir esta vivienda, y todos ellos pueden encontrarse en un radio de menos de 50 km favoreciendo la viabilidad económica de la construcción y su sostenibilidad.

SECCIÓN CONSTRUCTIVA Sección RENDER

Una casa para el presente, pero sobre todo para el futuro. Dinámica, versátil y atemporal. El sueño de hoy que acogerá los sueños del mañana.

,

CASA IBAQ

QUIÉN

Casa IBAQ nace para ser el primer hogar de una pareja joven que inicia su vida en común. Debe responder a sus necesidades actuales y tiene que ser versátil para asumir las futuras.

Hemos concebido la casa como germen de los espacios exteriores y éstos espacios exteriores como extensión de la casa. Su situación en la parcela la hace funcionar como una vivienda exenta, aunque se trate de una pareada.

DÓNDE

La parcela, de tamaño moderado, se sitúa en una de las principales áreas de crecimiento de la ciudad de Palos de la Frontera, en una zona residencial cuya tipología principal es la de viviendas pareadas y aisladas.

Actualmente, es la zona más demandada por la población joven de la localidad para construir su primera vivienda e independizarse.

La casa se sitúa en una zona elevada, en una calle con cierta pendiente, en la que su fachada trasera, orientada al noreste, mira hacia una de las vías principales vías de entrada a la ciudad. La fachada principal se encuentra orientada al suroeste, y eso explica la ubicación de la piscina en esta zona, así como la aparición de un gran voladizo, compuesto por una pérgola bioclimática, cubriendo la terraza delantera.

QUÉ (NECESITAN)

Los clientes necesitan una casa funcional y versátil, de esta forma, el salón-comedor y la cocina se entienden como el núcleo de la vivienda y se orientan al sur. Se abren al jardín con la interposición de una gran terraza previa a la piscina. Se busca la idea de conectar estos espacios interiores con los exteriores, de modo que se multiplique la superficie útil y las posibilidades de uso.

En la parte trasera de la planta baja se ubica una gran zona de estudio. El teletrabajo ha llegado para quedarse y la casa reserva un espacio a tal fin. Éste se vuelca y se abre hacia el jardín, de manera que puedan trabajar en un espacio al aire libre, reservado y tranquilo.

En la planta alta se ubican los espacios más privados. El dormitorio principal, con vestidor y baño propio, que se orientan hacia la parte delantera de la vivienda. Existen también otros dos amplios dormitorios, que se sitúan en la parte trasera. A todos ellos se accede mediante un distribuidor situado justo en el centro de la planta, evitando así la aparición de pasillos y aprovechando al máximo la superficie construida.

En planta sótano se encuentra la zona de garaje, al que se accede directamente desde el exterior mediante una rampa. Se reserva parte del sótano para acoger reuniones familiares o instalar una sala de cine casera. Los cuartos de instalaciones y almacenaje se ubican aquí para liberar la superficie sobre rasante para otros usos productivos.

CÓMO

La idea principal del proyecto es la de potenciar todos los espacios interiores y exteriores, conectándolos entre sí y sacando el máximo partido a la reducida edificabilidad permitida.

Para poder conseguir esto, se opta por una solución muy sencilla: ubicar la entrada principal a la casa en un punto intermedio de la fachada lateral (este). De este modo, y con una escalera de ida y vuelta vinculada a un espacio distribuidor frontal, se eliminan los pasillos y se resuelve el acceso a todas las estancias disminuyendo en gran medida los metros útiles que se suelen ocupar en los espacios servidores. Además, con esta solución, conseguimos que todas las estancias puedan abrirse y volcarse a los espacios exteriores adyacentes.

MATERIALES

Como es habitual en nuestros proyectos, se busca que el mantenimiento sea el mínimo posible. En la planta baja, se utiliza un ladrillo cara vista de color negro con carpinterías de PVC en el mismo color, creando un basamento oscuro en toda la construcción y disminuyendo notablemente el mantenimiento de las partes más castigadas por el tiempo y el uso. En planta alta, y como contraste, utilizamos la fachada de fábrica tomada y enfoscada con mortero de cal tradicional, pintada con pintura al silicato en color blanco puro y con elementos pétreos naturales para rematar alféizares y pretiles. En esta planta se utilizan carpinterías de PVC en color blanco para potenciar aún más el contraste entre amblas plantas. Solo un elemento interrumpe y une ambas plantas, y es la fracción de fachada, en planta alta, que da continuidad a la puerta de entrada en la baja.

En el interior se utilizan materiales naturales como la madera y la piedra natural junto con elementos de gres porcelánico de gran formato.

SECCIÓN CONSTRUCTIVA Sección RENDER

Una casa que se expande al exterior duplicando metros útiles y aprovechando al máximo los espacios generados, aunando usos y posibilidades. Una casa que contrasta, con el blanco y el negro de su aspecto exterior, como antítesis de toda la gama de grises que ofrecen los posibles usos de sus espacios interiores y exteriores.

,

CASA FUCO

QUIÉN Y QUÉ NECESITAN

Casa Fuco es una vivienda unifamiliar aislada para una pareja con dos hijos preadolescentes. Necesitaban una casa sencilla y funcional donde poder convivir los cuatro, pero en la que cada uno tuviera su espacio e independencia. Por ello se plantea un diseño en el que los espacios de día se encuentran en planta baja, así como la habitación principal con vestidor y baño incorporado. En planta alta se ubican los dos dormitorios de los niños, con la escalera como elemento central y con una terraza propia cada uno. 

Esto permite a la familia mantener la independencia y que la vivienda funcione únicamente en la planta baja cuando los hijos se vayan a estudiar o se independicen. Aprovechando la cimentación, que busca anclar la vivienda al cabezo y consolidar la estabilidad de éste, se coloca un espacio multifuncional en este nivel, que se apoya en un patio inglés para garantizar la luz y ventilación natural, así como para poder acceder desde el exterior.

DÓNDE

La parcela se ubica en una de las últimas zonas de expansión de la localidad. Situada en el suroeste y con cierta desconexión con la ciudad, esta área de crecimiento se desarrolla mediante una tipología de viviendas unifamiliares aisladas y pareadas, una rara avis en Moguer.

El solar se encuentra sobre un cabezo natural que posee una altura de unos 5 metros sobre una de las avenidas principales de entrada a la ciudad. Debido a su altura posee unas hermosas vistas hacia el campo al sur y hacia el núcleo urbano al norte.    

CÓMO

La idea principal que da forma al proyecto es bastante sencilla: dos Z, una en planta baja y otra simétrica en planta alta. De este modo, en planta baja se crean espacios al aire libre cubiertos: uno hacia el norte, que protege el recorrido hasta la entrada a la vivienda; el otro, al sur, funciona como nexo de unión entre la zona interior y la zona exterior de piscina, generando una terraza cubierta que seguramente funcionará como el salón-comedor exterior de la vivienda durante gran parte del año. Al igual que en planta baja, en planta primera al efectuar la simetría en esa Z, se generan dos terrazas, una al norte y otra al sur. Esta vez se tratan de terrazas descubiertas que actúan como extensiones de los dormitorios individuales.

Accedemos a la parcela desde el norte y un camino pavimentado, que sirve también de estacionamiento de vehículos, nos conduce a la entrada de la casa. El acceso está centrado en la planta, lo cual nos permite separar la zona de día y de noche: a la izquierda el dormitorio principal tipo suite con baño y vestidor, a la derecha la cocina, el comedor y el salón. Estas piezas se conciben como un único espacio que mira al sur y se abre a la zona exterior de piscina y barbacoa.

 

En el eje central encontramos la escalera que conecta las tres plantas y que se rodea de dos espacios a doble altura coronados con sendos lucernarios cenitales: uno sobre el comedor y otro sobre la cocina. Se genera así una continuidad espacial y visual de los espacios de día, mientras los recorridos de circulación se plantean como algo liviano que cruza los espacios a doble altura a modo de galerías.

Al subir la escalera llegamos al punto central de la planta alta, en el distribuidor se ubica el baño que dará servicio a los dormitorios individuales y un espacio de almacenamiento común. Los dormitorios se sitúan a ambos lados, uno al norte con vistas cercanas al jardín delantero y zona de acceso a la parcela, y vistas lejanas al núcleo urbano. El dormitorio al sur tiene vistas en primer plano a la zona de la piscina y lejanas hacia el campo de Moguer. Ambos dormitorios están dimensionados de forma generosa para que no solo funcionen como zonas para dormir o estudiar, además cada uno posee una terraza exterior privada, que amplifica enormemente la versatilidad de ambos espacios.   

Se plantea una planta semisótano con un pequeño salón multiusos que coincide en planta con el núcleo central de la construcción. Además, se proyecta un patio inglés que dota de luz y ventilación a este espacio en sótano, y que también sirve como alternativa para acceder a esta planta de manera independiente desde el exterior favoreciendo su funcionamiento de forma autónoma.

MATERIALES

Este proyecto continúa nuestra filosofía a la hora de construir. Se trata de resolver el proyecto con materiales naturales y de fácil adquisición, que abaraten y agilicen la construcción y apuesten por la sostenibilidad, tanto del medio ambiente en general como de la economía local.

En el exterior se utiliza el mortero de cal, la piedra caliza y carpinterías de PVC en color blanco.  Y en el interior se utilizan materiales naturales como la madera y la caliza, además del vidrio

SECCIÓN CONSTRUCTIVA Sección RENDER

Un recurso formal sencillo, como es la superposición de dos Z simétricas, generan una sucesión de espacios cubiertos y descubiertos que enriquecen el programa formal de la casa y mejoran notablemente su funcionamiento.

,

CASA ARACENA

QUIÉN

Casa Aracena es una vivienda unifamiliar entremedianeras para una pareja con dos hijos jóvenes. Cuando contactaron con el estudio vivían en un piso pequeño, con deficiencias en iluminación natural y sin espacios exteriores. Tras pasar el confinamiento en una vivienda de esas características, deciden ponerla a la venta y construirse un nuevo hogar que mejore su calidad de vida y que les aporte todas esas cosas de las que carecían en su anterior vivienda.

DÓNDE

El solar donde pretenden construir se sitúa en la parte trasera de una casa familiar, donde actualmente existe una pequeña bodega-garaje autoconstruida. Uno de los condicionantes de partida es que la planta baja debía seguir teniendo ese uso, pero a su vez ser compatible con la construcción de una planta alta donde se ubicaría la nueva vivienda. Por tanto, debíamos derribar la construcción existente, y plantear una planta baja que albergue una bodega-garaje con conexión con la casa familiar en planta baja y con la nueva vivienda en planta alta.

QUÉ (NECESITAN)

Las necesidades estaban muy claras: una casa práctica, que funcione bien y que les aporte todo aquello que les faltaba en su anterior vivienda: interiores muy luminosos y ventilados, y espacios exteriores donde poder relajarse o hacer deporte.

CÓMO

La planta baja es el punto de conexión de toda la intervención. Se entiende como espacio de unión de ambas familias albergando el garaje común y la zona de celebraciones familiares.

En la planta alta se construye la nueva vivienda. Con la zona de noche, compuesta por el dormitorio principal y dos dormitorios individuales para los niños, que se vuelcan hacia la calle con orientación este. Esta zona de noche se encuentra separada de la de día mediante el paquete de servicio, de tal forma que los espacios de salón-comedor y cocina se abren hacia el patio trasero, que sirve de colchón con la otra casa. En este patio trasero, en planta alta, nos encontramos con una terraza a la que se accede desde el salón, y que busca una expansión del espacio de vida hacia el exterior. En la terraza se colocan elementos naturales, plantas y un estanque, que actúan como telón de fondo de la casa y proporcionan frescor y relajación a estos espacios.

En la cubierta se plantea un pequeño castillete que sirve de gimnasio, pero que puede abrirse completamente hacia la azotea de modo que toda la parte superior de la vivienda puede ser utilizada como zona de esparcimiento y deporte. En esta planta se plantea un lucernario que ilumina la escalera de acceso y simultáneamente el salón-comedor y el pequeño pasillo de conexión entre las zonas de día y noche. También servirá como chimenea de ventilación de toda la vivienda ya que estará automatizado para poder abrirse o cerrarse en función de las necesidades.

LOS MATERIALES

El presupuesto disponible para la ejecución de la obra nos obliga a buscar y seleccionar cuidadosamente los materiales a emplear. La casa se resuelve con materiales naturales y de fácil adquisición, todos disponibles en un radio inferior a 30 km, lo que favorece el control del presupuesto.

En el exterior se utiliza el mortero de cal, la piedra caliza y carpinterías de madera.  Y en el interior se utilizan materiales naturales como la madera, la caliza y el hormigón visto, junto con elementos de gres porcelánico y vidrio.

SECCIÓN CONSTRUCTIVA Sección RENDER

Este proyecto es un ejemplo de cómo, con poca inversión y con un objetivo claro, se puede mejorar tu calidad de vida. Y para ello, la arquitectura ofrece infinidad de recursos; solo hay que saber elegir bien.

,

CASA TRASPICOS

QUIÉN

Casa Traspicos es una vivienda unifamiliar entremedianeras para una pareja joven a la que le gusta pasar mucho tiempo en casa. Con ese objetivo en el horizonte se plantea una casa cómoda y multifuncional; con diferentes espacios para hacer deporte, para el relax, para reunirse con amigos…

DÓNDE

La parcela, de pequeñas dimensiones, se sitúa en el extrarradio de la ciudad de Moguer, en una zona residencial que se ha desarrollado durante los últimos años, y que supone una de las principales áreas de crecimiento de la población en la actualidad. La casa se sitúa en la última hilera de viviendas de esta zona, mirando directamente a la carretera de circunvalación. Su fachada, junto con las colindantes, forma una de las instantáneas de la ciudad hacia el exterior. Es por eso que optamos por una fachada sobria y ordenada, que dialogue con las fachadas colindantes y que refleje, en cierto modo, el carácter de pureza de la vivienda tradicional de Moguer.

QUÉ (NECESITAN)

Los clientes quieren pasar tiempo en su hogar sin sacrificar ocio y tiempo libre en compañía. Para eso necesitan espacios diáfanos que puedan albergar un amplio abanico de actividades.

Así, en planta baja, se sitúa el espacio principal de la vivienda, que es el salón-comedor-cocina-patio. Unimos la palabra ‘patio’ a todo lo anterior porque físicamente puede unirse mediante una gran corredera minimalista de 3 hojas, que podrán mover libremente y conectar o desconectar los diferentes espacios en función de las necesidades de cada momento. El patio se remata al fondo con un estanque generando un lugar de estancia casi mágico.

En planta sótano se encuentran la zona de garaje y salón multifuncional, así como espacios de almacenamiento e instalaciones. Los coches acceden el garaje mediante un montacoches; se opta por esta solución para no agotar el espacio de sótano al introducir una rampa.

En la planta alta se ubican los espacios más privados. Los dormitorios, con vestidor asociados, se ocultan tras un gran frontal de madera que dialoga con la escalera empotrada que continúa subiendo hasta la cubierta.

Arriba se generan espacios de ocio al aire libre, incluyendo gimnasio abierto, jacuzzi y zona de esparcimiento y relax.

CÓMO

Se parte de la idea de crear una casa con grandes espacios interconectados, que favorezcan la movilidad y la sensación de amplitud espacial.

Esta premisa toma especial importancia en una casa que se levanta en una parcela de pequeñas dimensiones. La conexión se realiza en cada planta y entre las plantas. La caja de escalera lleva vinculada una doble altura sobre el salón que traslada la luz que penetra por el lucernario que la corona. La escalera, que parte desde el sótano, va perdiendo solidez a la vez que sube en altura y cuando llega a la cubierta se ha convertido en una sucesión de peldaños empotrados en la pared que parecen levitar y dejan pasar la luz entre ellos.

LOS MATERIALES

En nuestros proyectos tratamos de establecer un equilibrio entre materiales naturales tradicionales y otros más actuales y tecnológicos, y esta casa es un claro ejemplo de ello. Por un lado, utilizamos la fachada de fábrica tomada con mortero de cal tradicional con elementos pétreos naturales para remates de zócalo, alféizares y pretiles. Y por otro lado se utilizan carpinterías de última tecnología y con grandes prestaciones a nivel de eficiencia energética. Cabe destacar la pieza que conecta el salón con el patio, una gran corredera minimalista de 7×3 m que permite utilizar y conectar los espacios en función de las necesidades de cada momento.

En el interior se utilizan materiales naturales como la madera y la piedra natural junto con elementos de gres porcelánico de gran formato.

El exterior, hermético y contenido, se deshace en un juego de espacios y conexiones interiores bañadas por la luz. En ocasiones, las apariencias engañan.

,

CASA FUENTES

QUIÉN

En esta ocasión nos contactan unos clientes con un encargo muy especial: construir el domicilio familiar con dos viviendas independientes, una para ellos en planta baja, y otra para la familia de su hija en planta primera.

DÓNDE

Poseen una parcela en una de las calles principales de acceso el casco histórico, cuyas dimensiones y características nos trasladan al Moguer señorial de anchas fachadas y grandes huecos verticales.

QUÉ (NECESITAN)

Las viviendas tienen requisitos diferentes. Los hijos ya no conviven con los padres, así éstos necesitan una vivienda funcional y accesible que pueda acoger puntualmente la visita de alguno de los hijos. Su vivienda se ubicará en planta baja y contará con un dormitorio de invitados adicional al principal. Lo más importante para ellos es la cocina, entendido como lugar de reunión de toda la familia.

Sin embargo, la vivienda destinada a la familia de la hija necesita mayor número de dormitorios, pensando en un futuro aumento de miembros en la familia. Debe ser una vivienda versátil y moderna. En ella el núcleo de la casa se ha trasladado hasta el salón, vinculado a la cocina y a una gran terraza, que se convierte en el espacio sobre el que bascula toda la vivienda.

Ambas viviendas confluyen en el sótano, donde se encuentra el aparcamiento y un gran salón de reuniones para las celebraciones familiares.

CÓMO

Uniendo las premisas de partida (quién, dónde y qué), nos sentamos a reflexionar. Como es habitual en nuestros proyectos nos gusta echar la vista atrás y analizar los orígenes. Aquí la referencia está en las casas señoriales que poblaban Moguer en el siglo XIX y de las que aún quedan numerosos ejemplos repartidos por la ciudad. Será necesario actualizarlas al siglo XXI pero la semilla ya está.

Se genera un gran patio al fondo de la parcela que conecta directamente con la cocina familiar de planta baja y al que se vuelca la cocina, el comedor y el salón de la planta primera mediante la interposición de una gran terraza que funcionará como espacio exterior usable de la planta alta. Las estancias de cocina, salón y comedor se vuelcan hacia esa terraza, y se dividen mediante particiones móviles, que servirán para unir o separar los espacios en función de las necesidades de cada momento. Se busca que las estancias de servicio (lavaderos y despensas) se abran a patios secundarios.

La principal actualización es la reinterpretación de la cocina, ya no es un espacio secundario como ocurría anteriormente, sino que se desplaza hasta ocupar el lugar central de la vida diaria por su carácter acogedor.

LOS MATERIALES

Se conserva la fachada blanca encalada tradicional con zócalo oscuro y peto protector con doble vierteaguas, el siglo XXI asoma en el hormigón visto del vuelo del balcón de planta primera. Los materiales nobles se combinan con el acero inoxidable para mantener el espíritu sin renunciar a la contemporaneidad.

La cubierta vegetal de la zona de servicio de planta baja lleva el jardín a planta primera, huyendo de los patios duros e inhóspitos.

LA ENERGÍA

En estas viviendas se apuesta por el autoconsumo y la búsqueda del consumo casi nulo de energía. Los vuelos han sido estudiados para permitir la entrada del sol en invierno y protegerse de él en verano. La distribución facilita la ventilación cruzada y la elección de los aislamientos y el tratamiento de los puentes térmicos se ha cuidado al extremo (algo común en todos nuestros proyectos).

La demanda eléctrica de las viviendas es elevada con la colocación del montacoches y el ascensor. Es por ello que, adicionalmente se instalará un sistema solar fotovoltaico de apoyo al consumo de electricidad.

La eficiencia energética debe pensarse desde la primera línea, con medios pasivos y activos.

,

CASA HATO

Un diamante en bruto

Ocasionalmente cae en nuestras manos un diamante en bruto como éste.

A priori vemos una parcela muy irregular, con unas medianeras singulares que dicen mucho de las idas y venidas en su historia.

Una segunda lectura nos desvela una oportunidad interesante: la obligación de “romper la caja” y establecer un orden y una jerarquía donde parece que no la hay.

EL PARCELARIO

Casa Hato se alza en una parcela fruto de un trazado medieval en la ladera de un cerro.

El parcelario que se genera en un trazado medieval dista mucho de las parcelas ortogonales a las que estamos acostumbrados hoy en día. Existe un juego de herencias, segregaciones y ventas parciales que dan como resultado un parcelario complejo, que esconde detrás una historia urbanística muy interesante.

Las viviendas que ocupan estas parcelas tienen una antigüedad superior a los 100 años y en la actualidad se asemejan poco a sus orígenes. Han crecido y cambiado según las necesidades de sus habitantes, pero siempre manteniendo un esqueleto bien definido: un sistema de muros de carga paralelos a fachada y un forjado intermedio de rollizos y tablazón de madera, o de bóvedas de revoltones.

CONSERVANDO EL ESPÍRITU

Los tiempos han cambiado y los sistemas constructivos han evolucionado. Ya no tiene sentido construir muros de carga de 60 centímetros de espesor, pues la resistencia mecánica y la inercia térmica se alcanzan con menos espesor. Se ha mejorado en salubridad y habitabilidad, con espacios abiertos y volcados al exterior. Pero no todo cambia: el espíritu de la vivienda medieval, reflejado en la morfología de la parcela nos lleva a reflexionar sobre los materiales y sistemas constructivos a emplear.

Más que nunca, la ubicación de la escalera marca el éxito del proyecto. Hemos tomado la decisión de mantener la ubicación original en el centro de la planta, y que sirva como objeto ordenador de la misma. Además, la nueva escalera se vincula a un patio que permite la iluminación de los espacios intermedios de la planta y convierten la escalera en el eje vertebrador de la propuesta.

Dada la escasa anchura de la parcela se opta por llevar los muros de carga al perímetro, de esta forma se libera la planta y se flexibiliza la distribución.

EL PROGRAMA

Casa Hato distribuye su programa en dos plantas. La planta baja acoge el programa mínimo de vivienda: dormitorio, vestidor, baño, cocina y salón-comedor, de tal forma que la planta primera queda reservada para las visitas de la familia con tres dormitorios adicionales y un baño. Se genera de esta forma una doble privacidad y la comodidad de ubicar todo el programa residencial en planta baja en el día a día.

LAS VISTAS

Casa Hato cuenta con un desnivel ascendente de dos metros y medio desde la fachada hasta el fondo de la parcela, que se rematan con las vistas sobre la iglesia parroquial.

El proyecto se ejecuta a diferentes cotas para minimizar la intervención sobre el terreno y crea dos zonas diferenciadas de patio: el patio de descanso vinculado al salón-comedor y el patio de recreo que incorpora una edificación auxiliar con barbacoa incluida.

La planta primera reduce su superficie construida para ganar una terraza con una perspectiva inigualable del conjunto parroquial y los patios.

La mirada se concentra en el juego establecido entre la terraza-mirador y los patios. Dominando la composición desde el patio destaca el tiro de la chimenea.

LA LUZ

Casa Hato presenta una orientación norte-sur, situando la fachada principal al sur. La anchura de la parcela, que en algunos puntos no alcanza los 5 metros, resulta en una proporción muy alargada con significativos problemas de iluminación en la zona central.

La vinculación de la escalera al patio de luz aporta iluminación directa al pasillo en planta baja. En planta alta, se ha generado una galería que discurre sin tocar las medianeras y que se ilumina cenitalmente por un conjunto de lucernarios que derraman luz por los resquicios entre las medianeras y la galería hasta llegar a planta baja. Creando un juego de luces cambiante según el momento del día.

ACTUALIZANDO LOS MATERIALES

La morfología de la parcela y lo acertado de los sistemas constructivos tradicionales nos conducen a una reinterpretación de los mismos. Se mantiene la tipología de forjados abovedados; la planta baja se cubre con un forjado unidireccional de bovedillas cerámicas vistas que contrasta con los paramentos blancos y los suelos de madera.

Igualmente, se recuperan de la vivienda existente los suelos de baldosa hidráulica y se reutilizarán en las zonas de exterior en recuerdo de la vivienda familiar.

La decisión por parte de la propiedad de conservar el pozo existente, que se encuentra en uno de los quiebros de la parcela, ofrece la oportunidad perfecta de integrarlo en el salón-comedor creando así una segunda entrada de luz.

Dicho quiebro del pozo genera la ubicación idónea para la chimenea, que recupera la estética de las chimeneas de antaño, con un tiro inclinado blanco que se remata con pequeñas aberturas para la salida del humo.

La estrecha fachada se dota de personalidad sin alterar la estética del entorno. Se utilizan colores oscuros para la carpintería, tal y como reclama la normativa urbanística, que amplían su presencia a la cerrajería y marco de los huecos, incluyendo los peldaños de acceso. El zócalo de mármol blanco es el broche perfecto que completa el efecto.

Cada casa tiene su propia personalidad, los buenos proyectos sólo buscan sacarla a la luz.

Items de portfolio